15|10|2021

Santilli, el sprint final: toda la carne a las brasas del conurbano

03 de septiembre de 2021

03 de septiembre de 2021

Casi cuerpo a cuerpo con Manes, el precandidato larretista dedica sus últimos esfuerzos a la pelea por un botín de 4,5 millones de votos. Cierre a todo GBA.

El sur del conurbano es una de las grandes apuestas de Diego Santilli en el tramo final de la campaña para las elecciones del 12 septiembre. Esta semana visitó Quilmes y Florencio Varela y analiza su cierre de campaña en Lanús, lugar en el que montó su búnker político desde que se lanzó al otro lado del Puente Pueyrredón. En su equipo aseguran que lo anima las encuestas - no las muestra - y la influencia que irradia el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sobre buena parte del área metropolitana. Aún así, la Tercera chica, con distritos radicales como Brandsen y Magdalena, al igual que parte del interior, se le hace cuesta arriba y, por eso, les juega un pleno a los grandes centros urbanos y al poder territorial de los intendentes del PRO. 

 

Parte del comando político que rodea al precandidato a diputado nacional de Es Juntos sabe también que Facundo Manes ya identificó en el conurbano la mayor musculatura del aparato de campaña amarilla y que, por eso, decidió reforzar su presencia en esa región. Es más, el médico definió su cierre de campaña en Quilmes, junto a la plana mayor de la Unión Cívica Radical (UCR) y el peronismo inorgánico que lo acompaña. En el fondo, ambos se juegan la disputa por persuadir a unas 4,2 millones de personas en condiciones de votar y la posibilidad de ganar entre cinco y siete bancas de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. 

 

Santilli tiene mejor instalación en Lanús, Lomas de Zamora y Esteban Echeverría, mientras que disputa cierto equilibrio en Quilmes. "Vamos a ganar, pero El Enano nos puede complicar un poco", confió un dirigente del PRO al tanto de la estrategia que desplegarán en todo el territorio. Se refiere puntualmente al legislador de Cambio Federal Fernando Pérez, que encabeza una de las listas locales de Manes en la ciudad costera y aporta cierta estructura política desde el radicalismo. Un antecedente que puede graficar la dificultad del PRO para ganar ampliamente en el distrito que gobierna Mayra Mendoza se remonta al enfrentamiento entre el intendente Gustavo Posse y el diputado Maximiliano Abad por la conducción bonaerense del histórico partido. Si bien el sanisidrense cayó en las urnas internas, logró imponerse en todo el sur del conurbano por el 53% de los votos morados gracias al aparato de Pérez y su socio político, Pablo Domenechini

 

Acaso por eso, una de las apuestas de Santilli y su jefe político, Horacio Rodríguez Larreta, es mostrar a Martiniano Molina. Caído en desgracia frente al kirchnerismo en 2019 y premiado con la cabeza de lista de la Tercera sección electoral, sigue siendo una figura taquillera para intentar achicar lo que, entienden, será una nueva derrota en una sección en la que el peronismo domina con persistencia histórica. "Estamos arriba en la interna, pero en las generales seguimos cinco puntos abajo del kirchnerismo", coincidieron en admitir dos dirigentes de peso del PRO. 

 

El escenario de derrota actual, a dos meses y medio de los comicios generales, es leído con cierto optimismo en el campamento santillista teniendo en cuenta que, en 2019, la entonces gobernadora María Eugenia Vidal cayó por 15 puntos en toda la provincia y por 30 en la Tercera sección. "Estamos mucho mejor", amplió un integrante del equipo del exjefe comunal de Quilmes. Cree que el desplazamiento de Mauricio Macri de la campaña del conurbano y su reemplazo por Rodríguez Larreta beneficiará a Santilli. "Con el gobierno de Macri estábamos mejor, pero sigue teniendo una imagen negativa en muchos distritos", surfeó la misma fuente, que esquivó, en una charla con este medio, hacer referencia a los desatinos de Cambiemos en el sillón del poder.  

 

En cualquier caso, quienes diseñan la estrategia de Santilli en el sprint final adelantan que el precandidato intensificará las visitas a varios distritos del conurbano y que el cierre podría darse en Lanús o Tres de Febrero. La idea será reeditar la fotografía que se sacaron en la presentación de listas en La Plata. Además de Santilli y los principales precandidatos y precandidatas de Es Juntos, estarán los jefes comunales de peso que lo respaldan, como Néstor Grindetti, Julio GarroDiego Valenzuela, Guillermo Montenegro y Héctor Gay, además de figuras nacionales como el propio Rodríguez Larreta, la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y el presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo. También se espera la presencia del jefe comunal Jorge Macri, que, pese a ser un referente central en el amado de la oposición sobre todo en la Primera sección, es visto por sus pares con cierto recelo. En algunas ciudades creen que da menos de lo que debería, tal vez por una prolongación de la pelea que tuvo con Santilli por la cabeza de la boleta nacional, una acusación que en Vicente López rechazan de plano.