14|11|2021

La cúpula de Juntos se sacó la foto familiar para el segundo tiempo

28 de septiembre de 2021

28 de septiembre de 2021

Los socios partidarios mostraron la unificación de campañas. Sin Santilli ni Manes, dieron el primer paso para diversificar discursos y territorios.

El primer objetivo de la cúpula de Juntos será sostener de cara a noviembre los 3.260.051 sufragios que obtuvieron las listas de Diego Santilli y Fancundo Manes e intentar persuadir a otros sectores de aportar un "voto útil" para mantener la diferencia con el Frente de Todos. Para eso, como adelantó Letra P, sus integrantes ratificaron la unidad de los distintos partidos y confirmaron que amalgamarán sus campañas. De todos modos, dividirán la provincia de Buenos Aires de acuerdo a los ámbitos de mayor influencia de cada uno y relanzarán la campaña la próxima semana con los nombres responsables en las ocho secciones electorales. 

 

"No hubo ganadores ni perdedores, sino que todos tenemos un objetivo en común, que es el de ganar en noviembre para seguir consolidando una oposición responsable en el Congreso y una alternativa superadora de cara a 2023", aseguraron a través de un comunicado los integrantes de la mesa provincial de la oposición, luego de una reunión de una hora y media en Vicente López con foto familiar como gran objetivo.

 

Entre los presentes estuvieron el anfitrión y presidente del PRO, Jorge Macri; el intendente de Lanús y jefe de campaña de Santilli, Néstor Grindetti; el senador y presidente de la Coalición Cívica, Andrés de Leo; de manera virtual el diputado y titular de la Unión Cívica Radical, Maximiliano Abad, y en representación de los intereses de Santilli y Manes el legislador porteño Agustín Forchieri y el convencional radical Gastón Manes, respectivamente. 

 

De esta forma, la dirigencia de Juntos pidió "redoblar esfuerzos" para fidelizar la porción del electorado que votó por alguna de las dos listas el 12 de septiembre y sumar sectores que no apostaron por el peronismo. "La enorme mayoría de quienes votaron una tercera opción nos van a elegir esta vez", se entusiasmó uno de los participantes de la reunión para dar a entender que buscarán un voto útil para mantener a raya al Frente de Todos. 

 

En la trastienda de la confección del comunicado definieron también que volverán a reunirse la semana próxima con un mapa de la provincia de Buenos Aires sobre la mesa, en el que marcarán un jefe o una jefa de campaña por cada una de las secciones electorales y referentes en cada uno de los distritos, que serán designados de acuerdo a los resultados de las elecciones primarias. Así, por ejemplo, habrá cuatro postulantes del PRO al frente de las campañas en la Primera, la Segunda, la Tercera y la Octava y cuatro de la UCR en el resto.

 

De todos modos, sectores vinculados al peronismo inorgánico que no participaron de la reunión de hoy descreen de la posibilidad de ampliar y piden mayor apertura en la mesa de decisiones para encontrar nuevas estrategias segmentadas por territorios, ante un oficialismo que ya puso en marcha su Plan Remontar. Creen que Juntos ganó la elección por la diversidad de la competencia interna. Acaso por eso, hay quienes pidieron modificar el acuerdo interno sellado en el cierre de listas para bajar el piso del 40% y que la distribución de bancas sea más "equilibrada", algo que el PRO y la UCR descartaron de plano. "Eso rompería los acuerdos en todos lados y sería un desastre", contraargumentó un dirigente de peso en el radicalismo.

 

Además, según pudo saber este medio, el equipo de Santilli analiza que con el recuento definitivo la interna va a terminar 60.3% para el exvice jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y 39.7% para el neurólogo, lo que significaría un leve crecimiento de Santilli. De confirmarse, el radicalismo en alianza con el peronismo inorgánico no entraría en el esquema de binomios, sino que repartirán dos y uno.

 

“Los resultados de las elecciones fueron una sorpresa y un logro de todo el equipo, gracias a que nos animamos a dar una competencia interna que nos fortaleció”, aseguró Macri tras el encuentro, mientras que Abad reforzó la idea al remarcar que "Juntos es más fuerte desde su diversidad de identidad”. "Tenemos cincuenta días para confirmar lo que las urnas señalaron hace dos semanas, cuidar cada voto, defender una idea de país y priorizar lo más importante, la dignidad y el futuro de Argentina" concluyó el dirigente radical.