02|12|2021

Entre desconfianzas mutuas, Domínguez y el agro cierran la novela de la carne

28 de septiembre de 2021

28 de septiembre de 2021

El ministro de Agricultura sumó gobernadores aliados a la reunión con la Mesa de Enlace. Busca una gran foto de familia. Schiaretti, no. Clave, la letra chica.

"El problema que tiene la dirigencia política es que no entiende al campo argentino, la mayoría son de la Capital Federal”. Con esas palabras, Julián Domínguez se refería el pasado 25 de agosto a la relación entre el gobierno y el campo en un panel de la Experiencia IDEA Agroindustria. A su lado estaba Luis Basterra, el entonces ministro de Agricultura desplazado de las negociaciones por la carne. A poco más de un mes de ese evento, el ahora funcionario buscará darle un cierre al conflicto por los cupos de exportación, rodeado de dirigentes de la Mesa de Enlace y con algunos gobernadores, en un clima de desconfianzas mutuas.

 

Las reuniones técnicas entre funcionarios, representantes de las cuatro entidades del agro y frigoríficos avanzaron en los trazos gruesos de una liberación del mercado de exportación de carne bovina. Es un hecho que la vaca conserva, ese animal que se vende a China y que explicó parte del boom exportador de los últimos años, quedará afuera del cupo del 50% versus las cantidades exportadas en 2020. Así, con la cuota Hilton, la carne kosher que compra Israel y la vaca vieja que se lleva China, el cupo "real" estaría en torno al 84%.

 

Sin embargo, la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), Confederaciones Rurales Argentina (CRA) y Coninagro quieren conocer la letra chica del anuncio antes de prestarse a la foto de familia que Domínguez prepara con algunos gobernadores ganaderos (al cierre de esta nota, en el mediodía del martes, el cordobés Juan Schiaretti no había sido invitado). "Queremos que se libere el cepo, si no es en su totalidad, en buena proporción, y que la vaca conserva quede excluida", dijo Carlos Achetoni, presidente de FAA. "Es un avance, pero Sociedad Rural pidió que se libere todo. Si no, el entuerto administrativo es muy fuerte", describió una fuente de esa entidad.

 

Ese "entuerto administrativo" tiene que ver con el decreto que impide exportar siete cortes populares. Esa norma, de no modificarse, impediría exportar toda la vaca que compra China. "Ellos quieren el costillar", describieron en las entidades agropecuarias. También quedaría por resolver si podrán exportar las vacas que los frigoríficos compraron para acopio. Son cuestiones de letra chica que definirán la importancia real del anuncio. En el entorno de Domínguez no quieren validar ningún acuerdo final hasta presentárselos a la dirigencia agropecuaria. Hay desconfianzas mutuas: si de un lado esperan tener detalles de la apertura del comercio antes de dar el visto bueno, del otro no quieren adelantar nada finito que la dirigencia agropecuaria pueda operar en los medios.

 

En términos políticos, Domínguez busca sumar un anuncio fuerte a una semana de tomar posesión del ministerio. Tomó la negociación que encabezaban, hasta el lunes de la semana pasada, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. Puso la resolución del conflicto cárnico al tope de sus prioridades de gestión y mostró, el fin de semana, reuniones con el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, para marcar el respaldo a la metodología y las medidas en las que se trabaja. "No tengo dudas de que está trabajando en la misma línea que veníamos nosotros, de mantener una dinámica compatible entre precios internos y exportaciones de carne", dijo Español a Futurock. Habrá, en esa dirección, un compromiso con los precios internos. Sería firmado, no de palabra, e incluiría también el abastecimiento a las carnicerías y no solo a los supermercados.

 

La presencia de gobernadores en la reunión de este martes por la tarde también es un dato relevante. La Mesa de Enlace inició un roadshow por las provincias en los últimos meses y se entrevistó con los mandatarios provinciales. Si Omar Perotti, de Santa Fe, y Gustavo Bordet, de Entre Ríos, habían criticado el cierre de exportaciones ni bien se concretó, luego buscaron flexibilizarlo por lo bajo y comenzaron a notar que caía la actividad en sus frigoríficos. Ellos dos y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, estarán en la juntada. Schiaretti, hasta el momento, no había sido convocado. "Hubo posturas en contra y otros gobernadores a favor. Creo que ahora tiene que ver el resultado de las PASO, pero es bueno que nos hayan entendido y hoy estén validando nuestra postura", dijo Achetoni.

 

Perotti y Domínguez presidieron este martes por la mañana el Consejo Federal Agropecuario y el gobernador dio puntas sobre la resolución del conflicto cárnico. "Todos saben cual ha sido nuestra posición desde el inicio y uno celebra que, en esta instancia, se haya tomado fundamentalmente con rigor técnico para establecer las coincidencias en el stock ganadero, en el total de la faena y en la producción de carne", dijo el santafesino. "En Santa Fe hay 10.000 puestos de trabajo directamente vinculados a la exportación; 5.000 en los frigoríficos que se destinan al consumo; esto es un número muy importante de trabajadores de la carne”, agregó. “Celebro la racionalidad técnica con la que se está resolviendo el tema de la carne vacuna", sostuvo.

 

Domínguez también se reserva otro anuncio. El lunes por la tarde se reunió con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para avanzar con el proyecto de ley para inversiones que se negocia con el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA). El texto está tensionado en varios frentes. Del lado del oficialismo, Guzmán buscaba, antes del recambio de Gabinete, el aval de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Del lado empresario, los ejecutivos remarcaban que ningún acuerdo de largo plazo podría efectivizarse con las restricciones a las exportaciones en la agenda inmediata.