26|10|2021

“Al subestimarla, a Losada la amplificaron”

14 de septiembre de 2021

14 de septiembre de 2021

El cerebro detrás de la bomba electoral de la periodista, vencedora en JxC en Santa Fe. Estrategia en tiempo récord de alto impacto con resultados máximos. 

“Al subestimarla, la amplificaron”, le dice a Letra P Lucio Guberman, el consultor político que lideró el equipo que logró posicionar a Carolina Losada como una de las favoritas para ocupar una banca en el Senado de la Nación por Santa Fe. El domingo, Juntos por el Cambio se impuso por diez puntos sobre el Frente de Todos en la provincia y, de las cuatro boletas que disputaron la interna, la de la periodista rosarina fue la más votada. En 60 días de campaña no se guardó nada, salió a la cancha a confrontar con líderes propios y ajenos, se teflonó ante las críticas y le exprimió todo el jugo posible a los errores de sus competidores.

 

-¿Cómo se planificó la campaña?

 

-Lo primero fue anclar su identidad política. En un contexto de grieta muy fuerte, era una de las dimensiones de campaña más importantes. Estaba claro que era una candidata de JxC, como periodista era muy crítica del kirchnerismo, pero apenas arrancó la campaña Federico Angelini se posicionó como el candidato elegido por Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich Mauricio Macri. Ahí la decisión fue salir a buscar, más que los votos del macrismo oficial, los anticristinistas. Nuestra hipótesis fue que había mucha gente indignada porque Cristina (Fernández) está en un lugar que no le corresponde. Creían que era cosa del pasado y volvieron a verla en la primera fila del Gobierno como vicepresidenta. Esa idea se terminó expresando en el afiche con la foto de Carolina al frente y la vicepresidenta atrás. Ahí hay un coraje notable de Losada, que mostró que, aun siendo alguien nuevo en política, se animaba a ese mensaje con esa foto. Esa valentía permitió que hubiera una campaña política y no solo una campaña publicitaria.

 

-La primera instancia fue a hablarle a CFK. ¿La segunda fue directamente hablarle a Mauricio Macri?

 

-Hay algo previo que habilita poder hablar con Macri. Losada dice en un programa de televisión que, si Angelini gana, su banca en la Cámara de Diputados le va a quedar al kirchnerismo. Esa noche nos empiezan a llegar los audios de WhatsApp de Angelini diciendo que Losada mentía. Eso le permite salir a ella a contestarle en redes sociales y plantear que la discusión por la banca se podría judicializar y que el riesgo es real. Esa jugada, que inicialmente parecía chiquita, terminó siendo un error estratégico grave de Angelini. Decir que el otro miente técnicamente se conoce como una respuesta de negación frente a una crisis. Si uno tiene una situación que no quiere que se haga pública, de las siete estrategias de contestación, la mentira es una de las más fuertes, porque anula critica, pero, al mismo tiempo, es muy frágil. Si hay algo de verdad en lo que uno negó, la negación se rompe. En este caso, aún constitucionalistas como (Ricardo) Gil Lavedra salieron a decir que era posible que se judicializara la disputa por la banca y fue lo que permitió, cuando vino Macri a Rosario a darle el apoyo explícito Angelini, hacerle la carta abierta cuestionándole el apoyo a un candidato que ponía una banca de JxC al alcance del kirchnerimo.

 

-¿Es cierto que después de esa carta abierta Macri la llamó por teléfono?

 

-Sí. Le dijo que ella tergiversaba los hechos y ella le explicó el caso y que las posibilidades de que (Cesira) Arcando se quedara con la banca eran reales.

 

-¿Fue más difícil confrontar con el gobernador Omar Perotti?

 

-Cuando la campaña intentó tematizar la inseguridad en la provincia, fue hacia Perotti. Él estuvo más astuto que los otros interpelados por Losada y la dejó pasar, que es una de las respuestas más eficaces.

 

«No hay mejor forma de hacer avanzar una campaña que haciendo a la gente hablar sobre los temas de esa campaña»

-Pero cuando dijo que los chicos en Santa Fe sueñan con ser narcos o sicarios, tuvo mucho impacto.

 

-Sabíamos que esa frase era polémica, pero el contragolpe era un proyecto de Losada y Anita Martínez que se llama Infancia Protegida, que busca que las infancias sean un bien jurídico protegido. Si lo contábamos en términos técnicos y jurídicos, no íbamos a tener un título. Con esa frase la criticaron mucho, pero, al subestimarla, la amplificaron y generaron la ventana de oportunidad para decir algo en positivo. No hay mejor forma de hacer avanzar una campaña que haciendo a la gente hablar sobre los temas de esa campaña.

 

-Hacia el final de la campaña hubo un mensaje de Carolina con un tono sexual y la criticaron mucho.

 

-Hubo gente que nos manifestó abiertamente que no le había gustado, pero la construcción de una campaña tiene muchos elementos. Si lo único que vende es una pose física, como lo de Cintia Fernández, probablemente uno termine con poca cosecha electoral. Una viralización no asegura después sacar los votos si no se construye un sentido político. ¿Por qué la gente habría de votarte? Hay algo que está claro: si no te conocen no te votan, pero que te conozcan no asegura que te voten. Para Losada, esa fue una pieza más dentro de una campaña que tenía muchos ingredientes.

 

-¿Fue un problema que no hubiera hecho el cambio de domicilio y, por ejemplo, no poder votarse?

 

-Fue raro que se insistiera tanto en la cuestión de la extranjería, porque el requisito constitucional es haber nacido en la provincia y estaba cumplido y en toda su carrera en Buenos Aires siempre reivindicó su rosarinidad. Obviamente que fue una discusión en la campaña y uno de los integrantes de la mesa de análisis planteó una cosa que nos despejó el temor: en las casas, en los balcones no se ven banderas de Santa Fe colgadas, se ven banderas argentinas. De hecho, la lista que más insistió con eso fue la de José Corral, que salió cuarta.

 

-En noviembre cambia el contrincante. ¿Cambia la estrategia?

 

-Ahora toca volver al inicio, a la pelea con el kirchnerismo, a dejar atrás a Cristina y ver cómo trabajamos la provincialización de la campaña. Evidentemente a Perotti le queda más cómodo provincializarla y hablar de Billetera Santa Fe y del Boleto Educativo Gratuito que de los temas nacionales. Inclusive, Perotti tiene incomodidades con temas nacionales como el cierre de exportación de carne, la ley de biocombustible... Todos estos temas serán parte del análisis de cómo seguir la campaña.