12|11|2021

El triunfo menos pensado apaga las internas y cambia el mapa electoral

13 de septiembre de 2021

13 de septiembre de 2021

Los resultados sorprendieron en el búnker de Costa Salguero. Gestos y mensajes para los próximos 60 días. Entre la cautela y la unidad para llegar a noviembre.

María Eugenia Vidal comenzó a sellar este domingo su regreso a la Ciudad de Buenos Aires con una victoria en las primarias porteñas que confirmó uno de los mejores pronósticos que tenía su equipo para estas elecciones. La sorpresa no vino del distrito que eligió para evitar una nueva derrota después de 2019, sino en las victorias que sumó Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires y en otras 18 provincias. En la medida que se fueron conociendo los resultados, los dirigentes que se reunieron en el búnker de Costa Salguero pasaron de la cautela a una euforia contenida por la sorpresa que les provocó el alcance nacional de la victoria de estas primarias. 

 

Con el 96,05% de las mesas escrutadas, Vidal se impuso por el 32,94% de los votos y dejó en segundo lugar al aspirante del Frente de Todos, Leandro Santoro, que llegó al 24,62% de los sufragios. Sin embargo, la competencia interna de los tres aspirantes de JxC casi casi lega al 50% y superó al Frente de Todos por el doble.

 

Poco después de las 22, el equipo de campaña de Vidal no salía de su sorpresa ante los resultados en distintos puntos del país y especialmente en la provincia de Buenos Aires, donde el macrismo esperaba una victoria exigua del Frente de Todos. Las urnas rompieron una vez más los pronósticos. Victoria Tolosa Paz no pudo ganarle a la sumatoria del exvicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli y su contrincante interno, Facundo Manes, por el radicalismo. La emergencia de la victoria de JxC es un espejo incómodo para la mudanza anticipada de Vidal, pero empoderó a Santilli en su estreno bonaerense y demostró que fue un acierto el Plan Canje que había planeado el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta

 

Esos datos pusieron en marcha la maquinaria que había preparado el macrismo en el Centro de Costa Salguero, el bunker histórico de JxC en la capital. Y Vidal se mostró con toda la lista con un discurso que buscó proyectarse a nivel nacional. "Sabemos que esta no es una elección definitiva. Esta noche hubo un primer paso, esta noche algo cambió, algo empezó a pasar. Esta noche empezamos a ver cómo millones de argentinos a pesar de las angustias fueron a las urnas y dijeron queremos algo distinto, no pudieron con nosotros", celebró la exgobernadora en un escenario a cielo abierto ante un auditorio de unas 500 personas. 

 

"Esta noche los votos dijeron falta menos para tener un bloque que impida la mayoría oficialista y defienda la Constitución y la República”, arengó la exgobernadora rodeada de sus competidores de la interna. Detrás suyo, estaban Mauricio Macri y Rodríguez Larreta, y Vidal eligió expresamente agradecerle el respaldo a su mentor. Ninguno de los dos habló sobre las tablas de la nueva victoria. 

 

La lista de Vidal sumó casi 568.000 votos y se quedó con el primer lugar de JxC. Su competidor, el exministro Ricardo López Murphy, de Republicanos Unidos, arañó los 194.000 votos y alcanzó el 11% de los sufragios. Detrás quedó el exsecretario de Salud, Adolfo Rubinstein, de la lista radical Adelante Ciudad, que sumó casi 69.000 votos y cosechó el 4%. De este modo, los tres socios de la alianza que gobierna la capital desde 2007 llegaron al 48,22% y le sacaron 24 puntos de ventaja al Frente de Todos, en un distrito donde el peronismo unido había alcanzado al 30% en las ejecutivas de 2019. 

 

El reparto de los discursos en el escenario reflejó la correlación de fuerzas que quedó plasmada en la lista de JxC. López Murphy tuvo espacio para celebrar su victoria, bastante lejos de Vidal, pero suficiente para quedar en el cuarto lugar de la lista detrás de Vidal, Martín Tetaz y Paula Olivetto. El bulldog no sólo llega por los votos, sino por un cambio en el reglamento interno que le permitió evitar quedar más relegado por paridad de género. El pacto implicó que el diputado Fernando Iglesias, que estaba cuarto en la lista, quedara relegado al sexto, un puesto que hace dos meses le resultaba inaceptable. 

 

En el momento de las celebraciones hablaron Vidal, Oliveto, Iglesias y Tetaz. Luego de López Murphy pareció el momento de Rubinstein, pero Tetaz le dio la palabra a Emmanuel Ferrario, ahora primer candidato a legislador porteño. El representante de Adelante Ciudad no pudo decir una sola palabra y quedó cruzado de brazos en el escenario.

 

Así como las urnas confirmaron los mejores pronósticos que tenía JxC para la capital, también lo hicieron para le evolución de su fuga de votos por derecha, liderada en la Ciudad por el economista ultraliberal Javier Milei. El primer precandidato a diputado nacional de “La Libertad Avanza” llegó al 13,38% de los sufragios y superó en cuatro puntos a las mejores proyecciones que le otorgaban las encuestas que barajaban en el gobierno porteño.

 

La opción de ultraderecha dejó en cuarto lugar a la izquierda trotskista. Las dos ofertas que compitieron dentro del Frente de Izquierda de los Trabajadores Unidad (FITU) llegaron al 6,2% y configuraron un nuevo escenario para esa fuerza, que fue casi duplicada por Milei. Por el contrario, en territorio bonaerense, el FITU dejó atrás a José Luis Espert y Carolina Píparo, todo un dato para JxC sobre la licuación de esa fuga de votos que era un riesgo hasta este resultado. 

 

Los resultados no dejaron de sorprender a los socios de JxC por la magnitud de la derrota que afrontó el FdT. En el búnker de campaña advierten que restan dos meses para llegar a las generales de noviembre, pero el alcance nacional de la victoria puede sumar nuevos alianzas para mantener o aumentar la ventaja. En la coalición opositora seguirán con detalle los movimientos que haga el Gobierno para desandar la derrota, pero el nuevo mapa de votos también ordenará las internas hasta el desenlace del 14 de noviembre. 

 

Rodríguez Larreta quedó empoderado por el éxito del enroque que promovió entre Vidal y Santilli, pero también la titular del PRO, Patricia Bullrich, tuvo lo suyo. Luego de renunciar a competir en una interna porteña con la exgobernadora, se dedicó a tejer el armado nacional que este domingo rindió sus frutos.

 

Esos dividendos dejan a la exministra en otro lugar dentro de la contienda silenciosa que sigue latiendo dentro del PRO. La UCR no logra salir del segundo plano en una disputa que recién comienza, pero que arrancó con Manes derrotado por un competidor macrista recién llegado al territorio bonaerense. 

 

López Murphy es otro de los grandes ganadores de este domingo. Volvió a presentarse luego de haber obtenido el 1,4% hace una década y con 70 años se transformó en un socio necesario para que Vidal transite los próximos dos meses. El exministro entrará con esa fuerza a la Mesa Nacional de JxC, que en esta jornada tuvo un búnker propio para sorpresa de Rodríguez Larreta y el equipo vidalista, que vieron cómo Bullrich y los jefes de la UCR y la Coalición Cívica buscaban diferenciarse.