10|5|2022

ConArgentina, el cerebro del neurólogo

10 de agosto de 2021

10 de agosto de 2021

Es la usina de pensamiento de Facundo Manes. Cranea proyectos en paralelo a la campaña. ADN de sus integrantes. Gestiones, más allá de lo teórico.

Luego de un inicio de campaña con fuertes cortocircuitos internos en Juntos, Facundo Manes apunta a reencauzar su tranco proselitista bajo el perfil propositivo con el que buscó embanderar su irrupción en política. Así es que en las últimas horas dio a conocer sus primeras dos iniciativas (una ley de capital mental y otra de salud mental), mientras ajusta los engranajes de su maquinaria discursiva según el territorio a desembarcar: en los bastiones del interior, el eje es “vincular el conocimiento al sector productivo”; en el conurbano, hablar de “la ciencia al servicio de una mejor prevención del delito”.

 

Para transformar esos postulados en iniciativas concretas, la ONG que el precandidato radical conformó el año pasado, ConArgentina, se vuelve clave: se posiciona como la usina de pensamiento para moldear proyectos ajustados a la prédica del neurólogo en paralelo a su campaña. Voces del entorno de Manes detallaron a Letra P que el think tank donde confluyen alrededor de 50 profesionales de diversas ramas avanza en proyectos de ley orientados a la economía del conocimiento y el desarrollo productivo.

 

Ya en su primera foto con la cúpula radical, y bajo el lema de “discutir ideas”, Manes eligió desembarcar en el Comité Nacional con un póker de profesionales con fichaje en ConArgentina: el científico Fernando Stefani, el joven politólogo Augusto Salvato, la antropóloga Laura González y Viviana Dirolli, quien ejerció como directora ejecutiva en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) hasta su salida reciente, cuando se conoció su precandidatura a diputada provincial por la Segunda sección detrás del intendente de Rojas, Claudio Rossi, bajo la escudería de Dar el Paso.

 

En esa comitiva también estaba Gastón Manes. Convencional radical, el hermano de Facundo es otro miembro de ConArgentina que, en el esquema de campaña, integra la mesa política en la que confluyen el titular de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, la titular del GEN, Margarita Stolbizer y Emilio Monzó.

 

Pero el compromiso de miembros del think tank de Manes hacia su postulación no solo se traduce en presencia en listas o en la rosca, sino fundamentalmente en dotar de un marco propositivo al candidato. “Facundo no es un administrador, es un médico”, admiten en su entorno para justificar el aporte desde diversas áreas a su construcción como político.

 

Dentro de ConArgentina, figuran miembros como Eduardo Levy Yeyati, economista de raíz radical, ADN Cippec y de consulta frecuente por el gobierno macrista. Además, aparece la primera ministra de Salud de la gestión bonaerense de María Eugenia Vidal, Zulma Ortíz, quien fue removida por la entonces gobernadora PRO tras firmar la adhesión en 2016 al protocolo para atención de personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

 

Además, interactúan en la órbita de ConArgentina otros profesionales, como el economista Martín Rapetti (también Cippec) y Carlos Pallotti, reconocido empresario de la industria del software que en diciembre de 2015 asumió a cargo de la Subsecretaría de Desarrollo Tecnológico de la Nación, área que se creaba con la llegada del gobierno de Mauricio Macri. “Es la hora de potenciar la industria tecnológica argentina y convertirla en uno de los principales motores de la economía”, señaló Pallotti en aquel momento. Dos años más tarde, al acelerar la gestión Cambiemos el proceso de ajuste y reducción del Estado, la cartera de Desarrollo Tecnológico fue suprimida.

 

De todas formas, Pallotti siguió en el radio cambiemista. Ya fuera del esquema nacional, desembarcó en Mendoza para asesorar en el campo tecnológico al gobierno provincial, por entonces comandado por el titular de la UCR nacional, Alfredo Cornejo.

 

Por estos días, Pallotti suena fuerte en el mundo Manes. En el entorno del neurólogo lo mencionan como un nexo clave a la hora de ir un paso más delante de lo meramente propositivo, al oficiar de puente para concretar convenios marco entre el sector público y el privado para la generación de puestos de trabajo en el área de la tecnología. Estado-Empresas-Tecnología-Trabajo es la alquimia que oficia de eje rector en la retórica de campaña de Manes.

 

En ese sentido, mencionaron un reciente convenio de cooperación y capacitación entre el municipio de Balcarce –hoy al mando del radical Esteban Reino- para el desarrollo de proyectos y de las capacidades de los recursos humanos en busca de cubrir una demanda de 170 empleos. “Es trabajo con sueldos dolarizados”, enfatizan cerca de Manes para ponderar el rol de Palotti para acercar las partes, considerando su cartera de contactos con empresas de tecnología locales y multinacionales.

 

Tras exaltar esas cucardas, marcan que la figura del también expresidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos tendrá su injerencia de avanzar con convenios de similar tenor en otros dos distritos al mando de radicales: Lincoln y Chacabuco.

 

“Pasaron 100 años, y nuestro destino sigue dependiendo en gran medida del precio de los granos. Queda claro entonces que hicimos algo mal. Nos dicen país en desarrollo desde hace mucho tiempo, pero en realidad somos un país estancado”, apuntó en la conferencia inaugural de ConArgentina en 2020 Fernando Stefani, especialista en el campo de la nanotecnología y la microscopía que supo arremeter contra el “recorte de manera planificada” ejecutado por el gobierno macrista. Stefani acompañó a Manes en su primer encuentro con la cúpula radical y es mencionado dentro del grupo de referencia del neurólogo. Esa perspectiva de “país estancado” es precisamente una de las marcas retóricas indelebles de los primeros pasos de Manes para mostrarse como camino de salida.