05|9|2021

Qué tiene el peronismo porteño para enfrentar a Vidal en el reino PRO

06 de julio de 2021

06 de julio de 2021

Sin tanques para competir con la opositora más taquillera, pretende sumar una cuarta banca en Diputados. Paritaria de cinco lapiceras y una fija: Santoro.

El legislador porteño Leandro Santoro se perfila cada vez más como el candidato puesto para encabezar la boleta de diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires del Frente de Todos, que irá a la elección con el objetivo principal de conseguir cuatro bancas en la Cámara baja. El armado se discute entre el presidente Alberto Fernández, el jefe de la bancada, Máximo Kirchner, y los principales actores oficialistas del distrito, el asesor presidencial Juan Manuel Olmos, el sindicalista Víctor Santa María, el senador Mariano Recalde y el ministro de Turismo, Matías Lammens. La mesa de la rosca electoral porteña no incluye a ninguna mujer.  

 

Aunque la Ciudad es hostil al peronismo, el Frente de Todos tiene chances de sumar una banca más este año en ese distrito. Sucede que el oficialismo pone en juego en esta elección las tres bancas que consiguió en las elecciones 2017, cuando compitió con el sello de Unidad Porteña y cosechó el 21% de los votos, mientras Vamos Juntos consiguió el 50% y Evolución, con Martín Lousteau a la cabeza, obtuvo el 12%.

 

El acuerdo posterior entre Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta cambió el escenario. Con el espacio radical ahora integrado a Juntos por el Cambio, la elección se polarizará y, como publicó Letra P, en el Frente de Todos confían en que eso provocará un crecimiento del espacio. El porcentaje de votos que barajan en la mesa del oficialismo en la Ciudad está a mitad de camino entre el 21%, de 2017, y el 35% que logró Lammens como candidato a jefe de Gobierno en 2019, colgado de la boleta presidencial de Fernández.

 

Si el porcentaje de votos se ubicara “entre 28 y 30” puntos, como imaginan, en el Frente de Todos de la Ciudad, el espacio sumaría una cuarta banca a las que hoy están en manos de Gabriela Cerruti, Carlos Heller y Gisela Marziotta, que asumió en enero de 2020 en reemplazo de Daniel Filmus.

 

Los diferentes actores del espacio en la Ciudad pujan por sus lugares. Santoro lograría, hasta el momento, una adhesión cuasi unánime. Hombre de confianza del Presidente, es de origen radical y fue candidato a vicejefe de Gobierno porteño de Recalde en 2015. Su desempeño en los medios convence a la Casa Rosada, que lo ve como una figura que podría confrontar bien con María Eugenia Vidal, que encabezará la lista de diputados de Juntos por el Cambio.

 

“Leandro es un buen representante de la identidad del Frente de Todos. Está bien con todos los sectores y es muy bueno en el debate”, apunta una fuente del oficialismo con asiento en la Ciudad. Aunque en La Cámpora no cayó bien su cuasi lanzamiento prematuro, la figura de Santoro hoy genera pocas objeciones. El Presidente lo recibió este lunes a solas en la Casa Rosada.

 

Los nombres que siguen están en diputa. Según puso saber Letra P, Kirchner promueve la continuidad de Cerruti y Heller, pero la diputada hizo saber en privado que tiene pocas intenciones de renovar su mandato. El presidente del Banco Credicoop, en cambio, tiene un tercer lugar casi asegurado.

 

Por su parte, Santa María quiere que Marziotta retenga su lugar, algo que la Casa Rosada considera “muy poco probable”. La diputada suena hoy entre los principales dirigentes nacionales del Frente de Todos con injerencia en la Ciudad como posible cabeza de la lista de legisladores porteños.

 

En ese marco aparece sobre la mesa el nombre de Cecilia Nicolini. La asesora del Presidente consiguió mucha visibilidad por su trabajo en el cierre de acuerdos con los laboratorios extranjeros por la compra de vacunas. Su nombre suena en la Casa Rosada aunque el Presidente valora mucho su labor en la gestión y tampoco estaría dispuesto a perderla para mandarla al Congreso. Nicolini cuenta, además, con el aval de Cristina, que la destacó varias veces en privado. Pero en el entorno de la funcionaria aseguran que está concentrada en su tarea de gestión y que no piensa “en candidaturas ni en elecciones”.

 

La lista es corta y los nombres son muchos. También desde la Casa Rosada, Olmos impulsa para el segundo lugar de la boleta a la legisladora María Rosa Muiños, vicepresidenta del Partido Justicialista de la Ciudad. Muiños no tiene posibilidad de renovar su banca en la Legislatura, por lo que Olmos promueve su pase al Congreso Nacional. En el peronismo porteño sostienen que es poco probable que el jefe de asesores del presidente consiga un lugar en la lista de diputados nacionales y, además, conserve la banca de su agrupación, Nuevo Espacio de Participación (NEP), en la Ciudad. Algo similar sucede con Santa María, que también busca que Santiago Roberto retenga su banca de en la Ciudad.

 

El acuerdo se terminará de cerrar entre el Presidente y Kirchner, que a su vez revalidará los acuerdos que cierre, por abajo, Recalde con Olmos y Santa María. Si se liberara otro lugar para una mujer en la lista, La Cámpora podría promover a Lorena Pokoik, legisladora del espacio a quien también se le vence el mandato a fin de año y que tampoco tiene posibilidades de renovar.

 

Por último, en la discusión de la Ciudad también entrará Lammens. El ministro quiere conservar su lugar en Turismo y Deportes y se abre de la disputa por las listas nacionales, pero quiere discutir el armado de la lista del Frente de Todos en la Legislatura. Lammens asumió el mes pasado la presidencia del Frente Grande en la Ciudad y cree que el Frente de Todos tiene que alimentar la identidad amplia que forjó en 2019, sin replegarse tanto sobre el PJ de la Ciudad, que manejan Recalde y Olmos.

 

El Frente de Todos pone en juego seis bancas en la Legislatura y tiene expectativas de sumar otras dos. Los legisladores que finalizan su mandato este año son Santoro, Pokoik, Muiños, Roberto, Victoria Montenegro y Juan Manuel Valdés. Los dos últimos son candidatos a renovar sus mandatos.