26|7|2022

El palo más fuerte: la respuesta feminista a Pérsico vino del Evita

02 de julio de 2021

02 de julio de 2021

La intendenta de Moreno, Mariel Fernández, salió al cruce de las declaraciones misóginas del dirigente.

Bajo un razonamiento difícil de explicar, el líder del Movimiento Evita y secretario de Economía Social, Emilio Pérsico, volvió a cuestionar el sistema de tarjetas alimentarias de ayuda social. En su argumentación apuntó contra el “control matriarcal” y justificó a aquellos hombres que abandonan el hogar. Al cruce de sus declaraciones salió la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, también miembro del Movimiento Evita. “No hay matriarcado allí donde el varón se borró de sus responsabilidades”, afirmó.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Las declaraciones de Pérsico se dieron en el marco de una exposición virtual durante el encuentro anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE). “En la Argentina la ayuda social se dividió principalmente en dos puntas: los niños y los ancianos y, en general, siempre la que tiene las tarjetas de ayuda social en el barrio es la mujer” señaló el dirigente social y siguió: “Eso destruyó, hizo que la mayoría de las familias sean matriarcales y, si la que conduce es la mujer y el chabón piró, la única forma que tiene para volver a su casa es agarrar cinco giles y llevarse cinco celulares a cinco mil pesos cada celular o vender droga y caer en las enfermedades sociales”.

 

“Eso ha destruido el tejido social y hace que después estos compañeros tengan, como dicen los empresarios, una muy baja empleabilidad”, remató Pérsico. En un momento en el que ya no se dejan pasar ese tipo de afirmaciones, con estadísticas que refutan cada una de las palabras del líder del Movimiento Evita, la respuesta vino de su propio espacio político.

 

Las declaraciones trajeron rispidez dentro del Movimiento Evita. A través de sus perfiles en redes sociales, Mariel Fernández sostuvo que de ninguna manera aprueba los dichos de Pérsico en relación al rol de las mujeres de los sectores más vulnerados de la sociedad. “Hay que seguir reflexionando sobre algunos conceptos; no hay matriarcado allí donde el varón se borró de sus responsabilidades”, afirmó. “Las mujeres son las que garantizan que los recursos vayan al sostenimiento de las familias. Ese no es un lugar de poder, esto habla de que las tareas de crianza no son compartidas, que las tareas de cuidado todavía no son asumidas por los varones”, le explicó a su compañero.

 

La intendenta planteó que “el debate acerca de los subsidios no debe ser en estos términos”, que se necesitan programas de ingreso que impliquen trabajo y que esa es una responsabilidad del Estado. “De ninguna manera las víctimas de este sistema son las culpables”, marcó.

 

Para cerrar, afirmó que se necesita que “las mujeres estén en los lugares reales de poder y decisión: en los movimientos populares, los partidos políticos, los gabinetes de gobierno nacional y provincial. El camino es con todas, todos y todes. Sin mujeres y diversidades no hay transformación posible”.

 

En la actualidad, el 70% de las familias monoparentales está a cargo de las mujeres que crían solas a sus hijos y a sus hijas. A eso se suman las mayores dificultades para conseguir empleo, ingresos más bajos y un peso tres veces mayor en el tiempo que dedican a tareas de cuidado.

 

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, calificó las declaraciones de Pérsico como “una barbaridad”. “El compañero pidió unas disculpas, pero no sobre su mirada, que es muy machista”, afirmó en declaraciones radiales.

 

“La idea del ‘macho proveedor’ es donde se conjugan las distintas violencias por motivos de género. Es lo que nos tiene en vilo a las mujeres todos los días y se nos va la vida en ello”, dijo Gómez Alcorta en referencia a los femicidios y agregó, parafraseando al dirigente social: "Esas mujeres no desean criar solas a sus hijos, lo hacen porque el chabón piró, se fue”.