09|10|2021

“Clara García debe ser senadora: es una continuidad de Lifschitz”

19 de julio de 2021

19 de julio de 2021

El histórico dirigente del PS se ilusiona con la reedición del FAP y el retorno de Rubén Giustiniani, pero marca la cancha. Sorpresa por las listas en Rosario. 

Referente de la conducción partidaria y exdiputado nacional por el antiguo Frente Amplio Progresista, Juan Carlos Zabalza respalda la precandidatura de Clara García para el Senado de la Nación y dice que hay chances de evitar la interna con Rubén Giustiniani. Ratifica el acompañamiento del PS al gobierno de Pablo Javkin y dice que el intendente rosarino tiene las condiciones para ser uno de los jefes políticos de la provincia, pero que los liderazgos se construyen.

 

-Se reedita el Frente Amplio Progresista, se reincorpora Rubén Giustiniani. ¿Cómo ve el futuro del espacio?

 

-Desde lo anímico y sentimental, reencontrarnos en un camino común con Rubén es positivo. Más allá de que él está en otra estructura política, conocemos su forma de actuar y pensar y hay convergencias en valores que son imprescindibles para construir una Argentina mejor y socialmente más justa e igualitaria. La pérdida de Miguel Lifschitz y lo que ha representado en la provincia de Santa Fe particularmente y en la política nacional es un golpe extremadamente duro, pero existe una convicción en el seno de nuestra fuerza para seguir impulsando el Frente.

 

-Ese camino común, sin embargo, ya tiene dos precandiaturas al Senado de la Nación.  

 

-Todavía estamos en etapas de negociaciones. Trataremos de buscar una idea de unidad en las listas. Para nosotros, Clara García tiene que ser senadora, su candidatura tiene un sentido muy especial porque es una continuidad de la política de quien iba a ser el candidato, que fue Miguel Lifschitz. Como socialistas reivindicamos ese lugar y a Clara como una mujer de una activa participación en la política, compartiendo siempre los valores éticos que le han dado vida a la Argentina y con una actitud y comprensión de los problemas de las mayorías que creo que es imprescindible para ocupar una banca en el Senado.

 

-¿Puede ser un problema para el FAP arrancar con esa competencia interna?

 

-No dramatizo, al contrario, porque los socialistas tenemos muy en claro que el camino pasa por la construcción de un Frente Amplio, lo más democrático y lo más fuerte posible.

 

-¿Ve a Javkin como uno de los nuevos líderes?

 

-Los liderazgos se construyen. Hay que entender la pluralidad, convocarla y, obviamente, marcar un rumbo, una construcción política. Pablo tienen muchas condiciones para ser uno de los lideres indiscutidos en la provincia de Santa Fe y, además, la propia gestión de la Municipalidad de Rosario, por la trascendencia que tiene la ciudad, así lo significa, pero no es momento de discutir una cabeza: tenemos que ver cómo ponemos todas las cabezas al servicio de la construcción de un Frente Amplio Progresista que verdaderamente pueda ser una alternativa en Santa Fe.

 

-Javkin planteó una disputa interna sobre la lógica del Frente. ¿Son tensiones subsanables?

 

-Ratifico la voluntad del socialismo de acompañara la gestión de Pablo Javkin. La política lamentablemente está muy tensionada, desde adentro y desde afuera y hay muchos factores que juegan para generar una instancia que mucha gente de la ciudadanía bien intencionada no comprende y por eso a veces se aleja de la política. Los que estamos en la actividad política tenemos una responsabilidad indelegable, si no es participable por parte de la ciudadanía se vuelve una carga para la ciudadanía y eso es lo que hay que tratar de evitar porque después vienen las desesperanzas y las salidas para cualquier lado.

 

-¿Le preocupa que el PS no haya acordado una lista única para el Concejo en Rosario?

 

-Estoy muy sorprendido, porque había un acuerdo previo. Es un caso raro en la marcha de nuestro partido, que además venía de desarrollar una interna, muy rescatable como forma de funcionamiento.

 

​​​​​​​-¿Hay diálogo hoy con Eduardo Di Pollina?

 

-Si hay madurez en ambos lados se puede seguir adelante. Lo que ha sucedido es parte de una realidad que preocupa pero que da fuerzas a quienes pensamos en una propuesta alternativa para Argentina y obviamente de seguir sustentándola en Santa Fe por afuera de los partidos que hoy están enmarcados en esta absurda polarización política que se vive, y creemos que sigue siendo válido el camino y tenemos confianza en el pueblo santafesino.