22|11|2021

La mesa (demasiado) chica de los lunes: sin mujeres, sin interior y el enigma K

04 de junio de 2021

04 de junio de 2021

El espacio 100% masculino que lideran Máximo Kirchner, Massa y Kicillof genera ruido en la tropa propia. ¿A quién representa Katopodis?

La ya conocida como "mesa de los lunes" -aunque a veces se reúne los martes- genera al menos incomodidad entre no pocas figuras del Frente de Todos que quedaron afuera o no se sienten representadas por sus integrantes. Desde diferentes sectores le restan peso o la cuestionan. Los desencantados y las desencantadas con la iniciativa esgrimen que no es una “mesa de campaña o de cierre” (para la confección de listas) y le critican la falta representatividad en varios aspectos, entre ellos, la composición 100% masculina, la ausencia de referentes de los intendentes de la Primera sección electoral y la falta de cupo interior.

 

Se trata de la mesa que armaron Máximo Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof e integran, además, los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; de Vivienda, Jorge Ferraresi, y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, más algún invitado circunstancial. La cita es una vez por semana en La Plata. Allí se discute política y gestión de cara al proceso electoral. La mesa se trasladó la semana pasada a la Residencia de Olivos para que participara también el presidente Alberto Fernández.

 

Guste o no su conformación, a nadie en el peronismo se le escapa el peso de esas reuniones, por dos factores: la presencia de los tres actores políticos más importantes de la provincia en el oficialismo (Kirchner, Massa y Kicillof) y la periodicidad de los encuentros, le da una dinámica de continuidad. Sin embrago, con el correr de las semanas, los cuestionamientos en las otras mesas, las más chicas y menos orgánicas, fueron incrementándose. Uno de los planteos que más se escucha es que esa no es ni “la mesa de campaña” ni la “mesa de cierre de listas”, sino que es un marco en el que los dirigentes se están reuniendo para buscar algún tipo de coordinación a poco de comenzar el proceso electoral y de articular la política y la gestión nacionales con las de la provincia de Buenos Aires.

 

“Si la madre de todas las batallas para esta elección es revertir la minoría en el Senado provincial, ¿cómo no hay ningún representante del interior?”, se pregunta un legislador del peronismo, en referencia a la importancia que tiene para el oficialismo lograr buenos resultados en las secciones Primera, Cuarta, Quinta y Séptima, que en esta elección eligen representantes para la Cámara alta. “Ninguno de los que está ahí sentado entiende nada de la dinámica política del interior”, cuestiona otro, más enojado.

 

Aunque con menos fuerza, también se escuchan las voces de dirigentes de la Primera. “¿Quién dijo que Katopodis nos representa?”, cuestiona un intendente de esa sección y se pregunta si el ministro es entendido como referente de los jefes comunales o del albertismo. “A diferencia de la Tercera, donde (Martín) Insaurralde ejerce una comandancia, en la Primera eso no está claro ni definido”, asegura un referente territorial y pone en la cancha al alcalde de Hurlingham, Juan Zabaleta, y al de Merlo y presidente del PJ, Gustavo Menéndez.

 

También se oye en las mesas de café platenses el cuestionamiento por la falta de mujeres en esas reuniones. “Si fuera oficialmente una mesa de campaña, hoy por hoy no puede no haber sentada una representante mujer”, afirma alguien que piensa que la vicegobernadora Verónica Magario, alguna intendenta o alguna ministra, como Teresa García, debería ser parte.

 

Sergio Berni, por ejemplo, no se va a encuadrar en esa mesa”, sostiene un funcionario provincial, que agrega que, además de esa, hay otros espacios de encuentro con el mismo o mayor peso y que en Lomas de Zamora tampoco están conformes con que Insaurralde no sea un miembro pleno.

 

“Hoy no hay una mesa de campaña, por más importante que sea la de los lunes. Antes que eso, tiene que haber una mesa de cierre de listas y esa tradicionalmente el kirchnerismo la pone en funcionamiento unos diez días antes de la fecha límite. Además, sea como sea la mesa, las listas, como siempre, van a pasar en última instancia por el tamiz de Cristina”, sostiene un operador de peso a la hora de los cierres y les resta importancia a estos encuentros.

 

Aunque nadie quiera hablar públicamente de candidaturas ni de elecciones, en el submundo de la política y sus mesas es un tema ineludible. Hay una coincidencia en la diversidad del Frente de Todos: la mayoría de la dirigencia coincide en la necesidad urgente de un liderazgo político provincial claro que empiece a bajar línea, ordene el desorden y encauce la estrategia electoral.