PRETEMPORADA 2021

El plan del FdT para achicar la brecha en dos distritos imposibles

Vicente López y San Isidro son bastiones inexpugnables de JxC. El peronsimo los sabe perdidos. Estrategias de unidad y mirada optimista hacia 2023.

Hay distritos que el Frente de Todos sabe que son imposibles. Dos casos testigo son Vicente López, gobernado por Jorge Macri, y San Isidro, donde manda el barón radical Gustavo Posse. Por eso, en esos cotos inexpugnables de Juntos por el Cambio, el peronismo buscará crecer en este turno electoral y sumar en la legislativa para la madre de todas las batallas, el Senado de la provincia de Buenos Aires, con la mira en 2023, cuando ninguno de los dos caciques podrá presentarse a la reelección.

 

Macri, que además preside del PRO bonaerense, gobierna Vicente López hace diez años. Fue electo en 2011 tras vencer al histórico Enrique “Japonés” García. Desde entonces, su caudal electoral creció y es hoy en día uno de los intendentes con mejores resultados en su territorio. En la elección de 2019, ganó por más de 30 puntos de diferencia sobre el peronismo. En San Isidro, Posse hace y deshace desde 1999, cuando sucedió en la intendencia a su padre fundador de la dinastía, Melchor. En la pasada elección, le sacó 20 puntos al Frente de Todos.

 

En ambos distritos, la expectativa del peronismo no está puesta en ganar, sino en achicar las diferencias lo máximo posible y afianzar candidatos para 2023 y sumar el mayor caudal de votos posible a la sección para lograr el mayor objetivo del gobernador Axel Kicillof para su primer test de medio término: revertir la relación de fuerzas en el Senado, controlado por la oposición.

 

En Vicente López, en 2019 el Frente de Todos logró unificarse y evitar la interna partidaria. Bajo esa receta, logró hacer, como les gusta decir a sus referentes locales, “la mejor elección desde el regreso de la democracia”. El resultado fue 62% para Juntos por el Cambio, 27% para la coalición peronista. Por primera vez, ingresaron cuatro representantes de la oposición en el Concejo Deliberante y uno en el Consejo Escolar. “Esa elección marcó el camino; queremos continuar en la misma línea y seguir creciendo”, aseguró un dirigente del PJ local a Letra P.

 

Actualmente, el Concejo Deliberante de Vicente López tiene sólo dos bloques, el del Frente de Todos con siete miembros y el de Juntos por el Cambio con 17. Este año, el FdT pone en juego tres de esas bancas y aspira a ganar cuatro. “Con ocho, la relación cambia en el Concejo: se puede llamar a sesiones extraordinarias o convocar a funcionarios a que vengan a exponer”, explican sus voceros y marcan que el objetivo es llegar a 30 puntos. “Con eso, achicamos, sumamos a la lista seccional y nos afianzamos para competir en 2023”, se ilusionan.

 

Ante la imposibilidad de ser reelecto y su intención de pelear por la gobernación de la provincia, hace años que Jorge Macri construye a su sucesora, la actual concejala y exdiputada nacional Soledad Martínez. La estrategia peronista es insistir con la candidatura de Lorenzo Beccaría, que fue el candidato a intendente en 2019 y es quien más canches tiene de encabezar la lista para el Concejo este año y, con mayor instalación pública, volver a pelear en 2023.

 

En el caso de San Isidro, en la pasada elección el Frente de Todos no logró llegar a la unidad y compitieron en las PASO dos listas. La ganadora de la interna, encabezada por Federico Gelay, y la otra, liderada por Fernanda Miño, actual secretaria de Integración Socio Urbana del Ministerio de Desarrollo Social. En la elección general, Juntos por el Cambio obtuvo el 47.75% de los votos y el Frente de Todos, el 26.31%. Sin embrago, en el distrito se da una particularidad, ya que existe un partido vecinalista con alta aceptación en el electorado. Se trata del frente ConVocación Cívica, que obtuvo el 20% de los votos y consolidó un bloque de siete concejales. Sin embrago, el Frente de Todos lo minimiza. “No nos sacan un voto, están a la derecha de Posse; todo lo que suman es el desgaste del intendente”, afirman.

 

San Isidro tiene dos referentes de peso dentro de la coalición de gobierno, el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, y la ministra de Gobierno de la provincia,  Teresa García. La interna entre los sectores es compleja. Se suma, además, la dirigencia local de La Cámpora y el Frente Renovador, entre otras.

 

En el distrito reconocen que, en el marco actual, deberán trabajar por la unidad de cara a la elección legislativa, aunque admiten que no será fácil. Esta semana, el concejal de La Cámpora Marcos Cianni anunció que unifica bloque con el Frente de Todos en un “gesto” hacia la unidad del espacio. “No es momento de disputas partidarias; hay que hacer los esfuerzos necesarios para llegar a una lista única”, aseguran en su entorno.

 

Dirigentes del peronismo local explicaron a Letra P que trabajarán para achicar el corte de boleta distrital, que suele rondar el 10%, y esperan, de mínima, repetir la elección de 2019. “Con eso, mantenemos una mayoría opositora en el Concejo Deliberante y sumaríamos dos lugares en el Consejo Escolar, algo histórico”, señalan. Además, miran con buenos ojos la imposibilidad de Posse de ser reelecto. “El votante de San Isidro tiene una fuerte cultura de corte, no creemos que Macarena (Posse) herede los votos del padre, como pasó entre Gustavo y Melchor. Ahí se nos abre una oportunidad que nos pone en otra discusión”.

 

premios eikon: empresarios de la comunicacion piden mayor intervencion en el debate politico
la asacop llega a la plata con la participacion de destacados exponentes de la politica

También te puede interesar