30|11|2021

Lo que buscaba Fernández: reunión, foto y guiños de Georgieva

14 de mayo de 2021

14 de mayo de 2021

La jefa del FMI se entrevistó con el Presidente durante una hora y media. "Fue una reunión muy constructiva", le dijo la funcionaria. Cierra la gira.

ROMA (Enviada especial) "Por fin nos vemos", le dijo este viernes al presidente Alberto Fernández la directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, al saludarlo en el hotel Sofitel de esta ciudad, donde se aloja el mandatario argentino en el cierre de la gira que desarrolla desde el domingo y se estiró un día respecto del plan original justamente para permitir esta cita, que corona el tour. Al salir, no esquivó a la prensa: dijo que la reunión fue "muy constructiva" y que con el mandatario argentino discutió "cómo seguir trabajando para comprometernos en avanzar hacia un programa" de entendimiento.

 

Georgieva llegó a las 8.58, dos minutos antes de la hora anunciada para el comienzo del encuentro. El Presidente estaba en su habitación y bajó apenas la titular del FMI ingresó a una de las salas del hotel dispuesta para la reunión. Tras el saludo inicial, Fernández y la funcionaria se acercaron a una antesala, donde posaron para la foto delante de la bandera argentina. Luego volvieron a ingresar a la sala para comenzar el cónclave, que fue a solas durante una hora y media. 

 

Georgieva se retiró del hotel a las 10.36. Al salir, hizo declaraciones a los medios argentinos enviados a cubrir la gira. “Fue gratificante conocer al Presidente finalmente en persona. Fue una reunión muy constructiva. Discutimos la situación en Argentina, lo que pasa en América Latina y cómo podemos seguir trabajando de manera constructiva para comprometernos en avanzar hacia un programa", concedió. Minutos después, Fernández usaría términos similares para describir el encuentro y agregaría que planteó la necesidad de alcanzar un acuerdo "lo más rápido posible, pero no cualquier acuerdo". "Un camino de solución que no postergue al pueblo argentino", dijo que le pidió.

 

 

En paralelo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió en una sala contigua junto a la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kozack. La funcionaria del Fondo, a cargo de las negociaciones con Argentina, y el funcionario argentino, que se habían reunido en Roma el miércoles y el jueves, se sumaron a la charla entre Fernández y Georgieva en el último tramo del encuentro.  

 

 

Después de la reunión con el Presidente, Georgieva partió rumbo al Vaticano para participar del seminario que organiza la Pontificia Academia de las Ciencias, en el que también estará Guzmán.

 

El encuentro era un objetivo de máxima prioridad para el Gobierno, que aspira a inaugurar una nueva etapa en las gestiones que viene realizando con el organismo en favor de una reestructuración favorable de la deuda tomada por la administración de Mauricio Macri. La comitiva del Gobierno que termina este viernes la gira por Europa no esperaba un anuncio económico posterior a la reunión, pero considera que era, en sí misma, “una bisagra” en la relación y que podría allanar el camino para destrabar otras negociaciones, como la que espera la Argentina en relación a la deuda con el Club de París

 

Los equipos de Presidencia y del FMI buscaban lugares en las agendas para compatibilizar el aterrizaje de Georgieva en Roma con el comienzo del seminario que se celebrará en la Pontificia Academia de Ciencias (PAC), del que participarán la titular del FMI y Guzmán, entre otras figuras de la economía mundial. "Si coincidimos en Roma, podríamos vernos", había dicho el Presidente respecto de la titular del Fondo.  

 

El que tuvo lugar este viernes fue el primer encuentro cara a cara entre el Presidente y Georgieva. Desde que comenzó su mandato, Fernández y la titular del FMI mantuvieron muchas conversaciones telefónicas y vía Zoom, pero nunca de forma personal.  

 

El Presidente llegó a Europa con la tarea central de conseguir apoyo de los líderes de Portugal, España, Francia e Italia para las negociaciones con el Fondo y con el Club de París. Con esta última organización, como dijo el propio mandatario en esta ciudad en diálogo con la prensa argentina que cubre la gira, "las conversaciones están muy avanzadas". "Tenemos un principio de acuerdo", amplió después una fuente de la delegación.

 

El Presidente se muestra confiado en que las negociaciones llegarán a buen puerto. "Estamos tranquilos. Vamos muy bien", le dijo a Letra P un funcionario de primera línea.

 

El encuentro fue la puntada final de la gira internacional. Este jueves, en esta ciudad, sumó el respaldo del presidente del Consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi, quien le manifestó que su país apoyará todos los planteos que haga Argentina para la revisión de sobretasas y plazos.

 

La previa, Guzmán-Kozack

El discurso de apertura del seminario del que participará Georgieva en el Vaticano estará a cargo de la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, que asistirá de manera virtual, y de la propia jefa del FMI, que estará en el recinto. 

 

Del debate participarán, de manera presencial, el economista Jeffrey Sachs; el ministro de Economía de México, Arturo Herrera; el secretario del Ministerio de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schmidt; el ministro de Economía y Finanzas de Italia, Daniele Franco; el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y Guzmán. De manera virtual estará la ministra de Economía de España, Nadia Calviño. 

 

El miércoles, pocas horas después de que la delegación argentina aterrizó en Roma, Guzmán se reunió con Kozack, que ya estaba en la ciudad a la espera de la llegada de Georgieva. En ese encuentro, que transcurrió entre las 21 y las 22.50, siguieron delineando las negociaciones entre la Argentina y el organismo de crédito. El ministro de Economía volvió al hotel Sofitel, libreta roja en mano, con anotaciones sobre el trabajo y al día siguiente, el jueves por la tarde, Kozack y Guzmán volvieron a reunirse.

 

El clima en la delegación argentina respecto de las negociaciones es optimista y el Presidente es el encargado de bajarles la ansiedad a quienes apuran definiciones. "Hay que esperar el tiempo que haga falta para hacer el acuerdo que hace falta", repite en la intimidad y apela a las enseñanzas que le dejó el acuerdo de 2003, cuando, siendo jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, le tocó ser parte de las negociaciones con el FMI, en ese momento encabezado por el alemán Horst Köhler.

 

Sin embargo, en el equipo del Presidente ya piensan en el post acuerdo y en las posibilidades de inversiones que se abrirán después. En ese marco, planifican la visita masiva de empresarios españoles a Buenos Aires, anunciada por el presidente Pedro Sánchez para el 8 y el 9 de junio, y las posibilidades que, creen, se abrirán para futuras inversiones. "Una vez que se concrete el acuerdo con el Fondo, van a dispararse mecanismos de préstamos bilaterales desde los países a las empresas. Hay una carpeta grande y posibilidades de robustecer esos préstamos", confirmó ante la consulta de Letra P uno de los funcionarios de la delegación argentina.