14|10|2021

Un truco gallo caliente que define todo en el PRO

12 de mayo de 2021

12 de mayo de 2021

Para que juegue Bullrich, el expresidente quiere voltear el Plan C(ABA) de la exgobernadora. Tensión en la rosca presencial del triángulo equilátero de poder.

En la mesa más chica del PRO, a la que se sientan en círculo Mauricio MacriHoracio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, se discute desde hace semanas la estrategia a tomar para enfrentar al peronismo en el poder. Los tres persiguen intereses políticos disímiles, que no logran unificar en la antesala del cierre de listas. Sus diferencias obligan a los demás socios partidarios a especular con sus movimientos y ponen en stand by el pitazo de largada para la campaña. La plan electoral amarillo –y, en gran medida, el de la alianza Juntos por el Cambio (JxC)– depende exclusivamente de lo que decida esta sociedad de tres, cuyos integrantes juegan por estos días un truco gallo caliente.

 

El encuentro del sábado entre el expresidente y la exgobernadora en la quinta Los Abrojos, y la reunión previa del exmandatario con el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires expusieron las principales diferencias entre los líderes y, también, las tensiones entre sus socios minoritarios, como la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y los intendentes del Grupo Dorrego, actores estelares en las dos regiones que concentran el mayor número del padrón electoral: la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. 

 

Macri le pidió a Larreta que ordene la interna amarilla en la provincia de Buenos Aires. Y le dijo cómo: convenciendo a Vidal de que compita por la provincia y suspendiendo la campaña en tierra bonaerense que ya inició el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, lo que liberaría la boleta porteña a Patricia Bullrich.

 

El ex primer mandatario se reunió con Vidal el sábado. Fuentes cercanas a sus protagonistas aseguraron a Letra P que en ese encuentro no hubo charlas sobre política partidaria, pero que sirvió para distender la relación. Fue un encuentro familiar del que también participaron Juliana Awada y Enrique Sacco. Dicen que Macri le pide a Vidal razones por las que no quiere competir por la provincia.

 

En el entorno del fundador del PRO, creen que una candidatura de la exgobernadora en territorio bonaerense es el único camino para evitar una sangría interna en las elecciones de este año, instancia en la que ya hay varios anotados, como el intendentes Jorge Macri (Vicente López) y los aliados que pelean por regresar a Juntos por el Cambio, como el jefe comunal Gustavo Posse (San Isidro) y el exdiputado nacional Emilio Monzó. La propuesta –con tono de exigencia– de Macri cercena el Plan Canje de Larreta, que incluye el enroque entre Vidal y Santilli, y, consecuentemente, beneficia a Bullrich y los intendentes.      

 

Una fuente del entorno de la exmandataria negó a este medio que el expresidente le haya dicho a Vidal que una postulación suya en la Ciudad fuera una declaración de guerra que los tendría en bandos opuestos. “Al final del camino, Mauricio, Horacio y María Eugenia van definir qué es lo mejor para el espacio”, dijo la fuente. También analizó que un desembarco de la exmandataria en el ámbito porteño no encontraría mayores tensiones políticas. “No lo veo a Mauricio oponiéndose muy fuerte a algo así”, amplió sugerentemente. De todos modos, recordó que la incógnita sobre su futuro electoral todavía está vigente, y que aún se debate entre competir en uno de los dos distritos o quedarse dos años más en el llano.

 

Vidal no está dispuesta a soportar una tercera derrota consecutiva, por eso se rehusa a competir por la provincia. En su equipo tampoco descartan que busque un pase directo a la pelea mayor en 2023 sin candidaturas en el medio. En cualquier caso, insisten en que lo decidirá en el filo de la fecha de cierre de listas. Pese a los consultas de este medio, en el entorno del jefe de Gobierno porteño prefirieron el silencio.

 

El enigma y las múltiples variantes inquietan a varios de sus socios partidarios que corren con sus propias aspiraciones; las de Bullrich de encabezar la lista porteña este año y meterse en la pelea por la sucesión de Larreta en 2023 –incluso, ya avisó que quiere ser presidenta–, las del senador nacional Martín Lousteau, que había llegado a un principio de acuerdo con los porteños amarillos para también tener un lugar para competir en dos años; y las de Jorge Macri, que quiere ser el próximo gobernador bonaerense.