10|10|2021

El acuerdo prenupcial de Máximo y Massa para la convivencia en Buenos Aires

29 de abril de 2021

29 de abril de 2021

Kirchner arma en la provincia y su socio se enfoca en su construcción nacional. Las cláusulas Tigre y Lanús. Sintonía fina y algunas internas distritales.

En la previa de la discusión por el armado de las listas de candidatos y candidatas del Frente de Todos (FdT), Sergio Massa y Máximo Kirchner ya trazaron el primer acuerdo marco para la convivencia en la provincia de Buenos Aires. Enfocado en una construcción nacional que refuerce su posicionamiento como presidenciable, el titular de la Cámara de Diputados de la Nación dejará el grueso del armado en la madre de todas las batallas en manos del hijo de la expresidenta, que llega robustecido con el desembarco en el PJ bonaerense y el acompañamiento de los intendentes. El tigrense conservará los lugares que tiene en la Legislatura y centra su mirada en los distritos de Lanús y Tigre, pero su objetivo no pasa hoy por disputar las bases en el territorio provincial. Sin embargo, en el Frente Renovador (FR) aclaran: “Llegado el momento, Sergio no va a dejar nada sin conversar”.

 

“La sociedad entre Sergio y Máximo está más sólida que nunca”, repiten fuentes del FR y explican que la estrategia política de Massa tiene el norte puesto en el armado nacional -incluso, internacional- y que, en este equilibrio que transitan ambos dirigentes, el armado en Buenos Aires pasará básicamente por la lapicera del jefe del bloque del FdT en la Cámara baja nacional. Massa acompañará y le aportará a Kirchner su experiencia, pero su objetivo no es potenciar su armado territorial allí. La decisión robustece la sociedad y los acuerdos superestructurales.

 

Entre 2015 y 2019, el FR perdió volumen en la Tercera sección, donde se redujo el número de referentes massistas. Fuentes distritales consuladas por este medio estiman que los acuerdos vendrán “por arriba” y no por el peso propio del espacio en el territorio. “Los concejales estamos de acuerdo con esta mirada y sabemos que Sergio hace todo de una manera inteligente y estratégica; nadie va a salir a patalear si no renueva una banca”, afirmó a Letra P un edil del conurbano cercano al tigrense. Luego de la elección de 2015, Massa sufrió la fuga de dirigentes en la provincia de Buenos Aires, algunos concejales comenzaron a tejer acuerdos con los intendentes de sus distritos (fueran de Cambiemos o del kirchnerismo) y muchos de ellos terminaron pegando el salto. En todo este tiempo, no hubo un decidido trabajo de reconstrucción.

 

“Cuando llegue la oportunidad, todos vamos a discutir; Massa maneja los tiempos y ahora no es el momento, pero no va a dejar nada sin conversar”, dijo a Letra P uno de los principales armadores de Massa en Buenos Aires, quien además destacó el “buen momento” del vínculo político y personal que une a su jefe político con MK. Además, estimó lógico el protagonismo de Kirchner en el armado provincial en momentos en que hace su debut al frente del PJ. “Massa hoy tiene otra función”, afirma.

 

Hay dos distritos que se guarda el líder del FR: Tigre y Lanús. En el de la Primera, tras el alejamiento con Julio Zamora, Massa buscará la candidatura a intendente de alguien propio en 2023. Podría ser Malena Galmarini. La titular de Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA) suena también para encabezar la lista de aspirantes a la Cámara de Diputados en el Congreso por Buenos Aires. Que el matrimonio Galmarini-Massa se quede con ese lugar será parte de la negociación con Máximo K. Pese a rebeldías pasajeras, otros intendentes peronistas heridos del conurbano norte terminan subordinados a la estrategia del tigrense. En el distrito de la Tercera sección que gobierna Juntos por el Cambio de la mano de Néstor Grindetti, el exjefe de Gabinete busca imponer al presidente del Club Lanús y actual diputado, Nicolás Russo, quien ya avisó que buscará el sillón principal del distrito. La Cámpora tiene a Julián Álvarez como principal espada en ese terruño opositor. Con la mirada puesta en 2023, ambos sectores buscan que sus candidatos encabecen la boleta legislativa local para posicionarse hacia la elección de 2023.

 

En la mesa chica de Massa afirman que, en esta ocasión, las conversaciones fluirán con menos presión y sobre la base de una mirada estratégica, aunque no descartan internas en algunos distritos. “Lo más probable es que no haya internas a nivel nacional, tampoco provincial, pero, si hay que ir a una interna en algún distrito, no es un drama”, afirman.

 

En la Legislatura tampoco se esperan tensiones, aunque a cuatro diputados massistas se les termina el mandato: Jorge D’Onofrio (entró por la Tercera pero es de la Primera), Russo (Tercera), Micaela Morán (Segunda) y Pablo Garate (Sexta), con acciones en baja dentro del armado renovador luego de sus amagos con sacar los pies del plato. El principal punto de negociación estará determinado por la interna de Lanús. Si Russo encabeza la lista para el Concejo Deliberante, Massa pedirá por la renovación de D’Onofrio por la disputada lista de la Tercera sección electoral; si La Cámpora se queda con la lista distrital, deberán encontrar un lugar para el presidente de Lanús, a quien impulsan como candidato a intendente en 2023. En ese caso, será más difícil que el FR ponga dos candidatos en lugares expectantes por la Tercera. Sin embrago, no descartan que Massa empuje para que D’Onofrio vuelva al Senado por la Primera sección, en una nómina por la que pelearán fuertemente los intendentes.