09|1|2022

“Con el dólar se intenta agitar el escenario, pero no veo un golpe blando”

08 de noviembre de 2021

08 de noviembre de 2021

A días de las elecciones, el ministro de Producción bonaerense analiza la economía y su impacto en las urnas. Control de precios y comercio con Brasil.

En la recta final camino a las elecciones del próximo domingo 14, en los equipos económicos del gobierno bonaerense hay optimismo con respecto al impacto que podría tener en las urnas el despliegue de medidas vinculadas al consumo y de control de precios. “Hay resultados”, dice Augusto Costa, ministro de Producción y cabeza de los equipos económicos del gobernador Axel Kicillof, cuando se le pregunta cuál es su mirada sobre el trabajo de Roberto Felleti al frente de la Secretaría de Comercio, después de la salida de una dirigente del redil axelista como Paula Español. “A muchos empresarios no les gusta que el Estado haga lo que tiene que hacer, pero hay resultados”, afirma en entrevista con Letra P.

 

A pocas horas de la vuelta a Argentina tras una minigira por San Pablo junto a Kicillof y el embajador Daniel Scioli, en la que buscaron convencer a empresarios brasileños para que inviertan en la provincia de Buenos Aires, Costa hace una lectura sobre los movimientos en torno al dólar y se despega de la teoría sobre un supuesto “golpe blando” en la economía argentina, manifestada por la candidata a diputada nacional Victoria Tolosa Paz.

 

-¿Cuál es su mirada sobre los movimientos del dólar paralelo de los últimos días?

 

-Es un fenómeno habitual en períodos preelectorales, donde la tendencia en Argentina es dolarizar las carteras. Vemos una sobreactuación en torno a esto. Hoy, muchos inversores o ahorristas están saliendo a comprar dólares a un valor que no tiene relación con la situación de Argentina. Pero es muy claro el ministro (Martín) Guzmán cuando dice que no se va a validar ningún salto devaluatorio. El Estado tiene herramientas para garantizar el tipo de cambio.

 

-¿Coincide con la mirada de Tolosa Paz de que hay en marcha un “golpe blando”?

 

-No. El dólar es una variable muy importante de la economía argentina, uno de los principales precios y cualquier salto genera desestabilidad. Ahora se empieza a ampliar la brecha, se intenta agitar una situación de imprevisibilidad y hay tensiones, pero no se ve un golpe blando. Pero cuando se recorren y analizan los períodos preelectorales siempre se ven situaciones así.

 

-¿Cómo evalúa el trabajo de Roberto Feletti?

 

-La política de Feletti en la Secretaría de Comercio apunta a atender una demanda social y una urgencia: dar estabilidad a los precios, sobre todo los que componen la canasta básica de consumo. En septiembre y octubre se vio una inflación muy acelerada. Eso ameritaba tomar medidas. Hay que garantizar que la recuperación sea más rápida.

 

-¿Ve resultados?

 

-Hay resultados. La verdad es que también hay lógicas resistencias porque muchos empresarios no se sienten cómodos cuando el Estado interviene y se hace cargo de los problemas. Las medidas tomadas son las adecuadas. En la medida que vayamos saliendo de esta coyuntura y la economía se vaya ordenando, la lógica de esta política va a tener otras características.

 

-¿Considera que esta política de control de precios va a tener impacto en las urnas el domingo 14? ¿El Frente de Todos va a poder dar vuelta la elección?

 

-De los mensajes que dieron los votantes en las urnas, un componente importante tiene que ver con la inflación y un pedido para que el Estado defienda el ingreso. Estamos mostrando que el mensaje llegó: tomamos las medidas que había que tomar. Después, las decisiones de la gente a la hora de ir a votar tienen muchos factores. Pero este, el del cuidado del bolsillo, es muy importante.

 

-¿Cuál es su balance del paso con el gobernador Kicillof por San Pablo y el encuentro con empresarios brasileños?

 

-El objetivo del viaje era encontrarnos con empresarios de San Pablo que ya tuvieran inversiones y con otros que forman parte de los principales sectores de la industria y el comercio de Brasil para charlar sobre oportunidades de ampliar comercio bilateral y nuevas radicaciones de empresas. Nos sorprendió mucho la buena respuesta: a la convocatoria iban a ir 25 empresarios y terminaron yendo más de 70 de todos los rubros. Esperamos tener una agenda de trabajo que nos permita intensificar relaciones.

 

-¿Pesan las diferencias políticas con el gobierno brasileño en esa agenda?

 

-Brasil es hoy el principal socio comercial de Argentina y Argentina es el tercer socio comercial de Brasil. Esa relación representa el 60% de las exportaciones del país. Más allá de las eventuales diferencias ideológicas y políticas, tenemos que apuntalar una relación a largo plazo y estructural que mejore nuestra economía.

 

-¿Cuál fue el saldo?

 

-El saldo es muy positivo. La marca Penalty, que ya está invirtiendo en Chivilcoy, hizo anuncios de que va ampliar su producción. Whirlpool va a abrir una nueva planta en Pilar. Hablamos con varias empresas que están pensando en radicarse en la Provincia. En los últimos dos meses, tuvimos superávit comercial con Brasil desde la Provincia. No es lo habitual.

 

-¿Qué le preguntaron los empresarios brasileños sobre la economía argentina?

 

-No hubo mayores inquietudes. El gobernador Kicillof habló de la negociación con el FMI, porque obviamente para cualquier potencial inversor es clave saber cómo va a ser el panorama de la macro. Habló del origen del endeudamiento y explicó cuál es la posición del gobierno argentino para llegar a ese acuerdo. Nos preguntaron sobre incentivos para la inversión en la provincia y sobre las perspectivas de la economía. Nosotros planteamos que estamos viendo una recuperación muy rápida y que hay mucho terreno para crecer.