LETRA P EN EUROPA

Final de gira: bono verde y regreso con un puñado de buenas noticias

En Glasgow, pidió canjear deuda por acción climática, entre otras medidas tendientes a aliviar a países en rojo. De ahí, a Buenos Aires con balance positivo.

GLASGOW (Enviada especial) Crear mecanismos de pago por servicios ecosistémicos, avanzar en el canje de deuda por acción climática, instalar el concepto de deuda ambiental y conformar "un comité político y técnico sobre financiamiento climático" para que "esta COP no quede en palabras" fueron las cuatro propuestas centrales que dejó el presidente Alberto Fernández en su intervención en la segunda jornada de la cumbre para el cambio climático, que se celebra en esta ciudad en medio de un fuerte operativo de seguridad y una gran agitación: participan 120 delegaciones de países, más organizaciones no gubernamentales y empresas privadas que han volcado en sus calles cerca de 80 mil personas. Fue la última parada de su tercera gira europea, que arroja un saldo positivo según un primer balance que hace la delegación argentina.   

 

"Para avanzar con la agenda de transformaciones necesarias debemos crear fuentes de financiamiento innovadoras y nuevas reglas e incentivos globales", señaló el Presidente en su intervención, al tiempo que pidió "crear mecanismos de pagos por servicios ecosistémicos, canje de deuda por acción climática e instalar el concepto de deuda ambiental".

 

Asimismo, en línea con lo que viene sosteniendo en esta gira, que comenzó en Roma en la cumbra del G20, advirtió que "es necesario aplicar la emisión de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional a un gran pacto de solidaridad ambiental, que incluya a los países de bajos ingresos y renta media, y que sirva para extender los plazos de las deudas y la aplicación de menores tasas".

 

"Se trata -dijo- de instrumentos y decisiones importantes en las actuales circunstancias de estrés sanitario y ecológico y para fortalecer el multilateralismo ambiental e impulsar la capitalización de los Bancos Regionales de Desarrollo".

 

Fernández llamó a "las economías desarrolladas" a "cumplir los compromisos y obligaciones asumidas" y, sobre todo, a "garantizar el acceso a los 100 mil millones destinados a impulsar la acción climática".

 

"La Argentina no tiene intención de que esta COP quede solo en palabras", dijo el Presidente y, en ese sentido, propuso "la creación de un comité político y técnico sobre financiamiento climático, con representación equitativa de países desarrollados y países en desarrollo, que trabaje en la definición de una hoja de ruta sobre cómo movilizar los fondos necesarios, que reconozca el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y que tenga en cuenta el endeudamiento y las limitaciones estructurales, así como las necesidades de bienestar social".

 

Es la deuda

El discurso estuvo marcado por el objetivo central de esta y de las dos anteriores giras que realizó el Presidente por Europa: renegociar el pago de la deuda colosal que contrajo con el Fondo Monetario Internacional el gobierno de Mauricio Macri, que Fernández calificó en numerosas ocasiones como "impagable" en sus términos originales. 

 

En Roma, el mandatario consiguió que el G20 incluyera sus dos principales demandas en el documento final de la cumbre que se desarrolló entre el sábado y el domingo: una recomendación para que el FMI revise su política de sobretasas que aplica a países sobreendeudados y la creación de un fondo de resiliencia que signifique una nueva línea de financiamiento para enfrentar los desafíos de la pospandemia.

 

Con su presentación de este martes ante la cumbre ambiental, el Presidente cerró esta tercera gira europea con balance que la comitiva nacional evalúa como positivo.

 

Del centro de convenciones donde se desarrolla la COP en esta ciudad, Fernández se dirigía al aeropuerto para volver a Buenos Aires -un escenario mucho menos amable que estos foros internacionales- con un puñado de buenas noticias en el sprint final de la campaña para las elecciones del 14 de noviembre, en las que el oficialismo debe remontar el revés de las PASO: el documento final de la cumbre del G20, que atendió sus dos requerimientos centrales y -si bien no allana definitivamente- mejora las condiciones para la ardua negociación con el FMI, y el anuncio de una megainversión privada en energías limpias que producirá divisas vitales para sostener un proceso de crecimiento de la economía.

 

Ariel Lijo, candidato a juez de la Corte Suprema. 
Victoria Villarruel. 

También te puede interesar