28|11|2022

Del silencio a la euforia: Macri ya habla de transición

14 de noviembre de 2021

14 de noviembre de 2021

En una escena muy distinta a la de las PASO, el expresidente votó con hinchada en Palermo. "Nueva era", "dos años difíciles" y otra agresión a un periodista.

El expresidente Mauricio Macri llegó a la escuela de Juncal 3131 minutos antes de las 11, como en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO), con una bolsa con facturas, pero esta vez la escena era otra: si en septiembre lo hizo en un clima de silencio y escasa repercusión entre votantes y la gente del barrio, esta vez la concurrencia fue más alta e incluyó gritos de apoyo y fotos robadas con celulares. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Acompañado por su esposa, la empresaria Juliana Awada, el dirigente ingresó a la escuela caminando y rodeado por más custodios y colaboradores que en la votación anterior, pero se detuvo para sacarse una foto con el chancho PRO que esperaba en la puerta desde hacía rato después de haber acompañado al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la emisión de su voto en la Facultad de Derecho. Con fuerte cordón de custodia, Macri se acercó a hablar con los medios presentes y la escena se desbordó porque era imposible acercar los micrófonos de manera ordenada como estaba previsto. Uno de ellos, Emanuel Herrera, de AM750, recibió golpes en el estómago mientras hacía su trabajo. 

 

Este hecho se suma a lo sucedido en la puerta del juzgado de Dolores, cuando Macri fue a declarar en la causa por el espionaje ilegal a familiares de la tripulación del submarino ARA San Juan: ese día, le arrebató el micrófono al cronista de C5N Nicolás Munafó y se lo arrojó al piso. Ni los custodios ni los eufóricos canticos de "Mauricio, Mauricio" impidieron que se escuchara a un Macri entusiasmado con la elección que hasta se animó a hablar de transición en el medio de la jornada de elecciones de medio término. 

 

El expresidente describió los años que vienen como "difíciles" y aseveró que "Juntos por el Cambio va a estar con mucha tranquilidad y hará todo para que haya una transición ordenada y el país vuelva a transitar el rumbo correcto". Ante la pregunta por el rol que ocupa en la alianza, evitó contestar y pidió que vayan "todos a votar con tranquilidad y calma". Más temprano, la primera candidata de Juntos por el Cambio (JxC) a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y Rodríguez Larreta habían desayunado con las principales figuras de la lista. Como en las PASO, Macri no participó. 

 

Sin embargo, a lo largo de la campaña fue ganando protagonismo con charlas a través de redes sociales como Facebook, Tik Tok Instagram y con presencia en distritos como Mar del Plata y Córdoba. También estuvo en el cierre de campaña de la alianza opositora en la plaza Naciones Unidas, ubicada junto a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), alrededor del monumento Floralis Genérica, y compartió espacio con Larreta, Patricia Bullrich y Martín Lousteau, entre otros. 

 

Al igual que en las PASO, se espera que Macri se acerque al búnker de Costa Salguero al finalizar la jornada de votación y comparta escenario con la plana mayor de una alianza que no solo no le había dado protagónico después de su salida del poder. De hecho, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, llegó a decir que no lo volvería a apoyar como eventual candidato a presidente y Larreta redujo al máximo posible su participación en el diseño original de la campaña. En el acto de cierre de septiembre, le dedicó apenas un saludo fugaz en el escenario. 

 

En los últimos tiempos, el fundador del PRO fue haciéndose lugar en la campaña. De las PASO a las generales de este domingos, la escena cambió. Eso quedó en evidencia en la misma escuela de siempre, la “Wenceslao Posse”, donde se lo vio eufórico y con una hinchada impensable en septiembre, cuando no hubo muestras de respaldo ni pedidos de fotos ni declaraciones acerca del futuro. "Estamos en una nueva era que va a ser guiada por la verdad y la sensatez, que va a llevar a que cada argentino tenga trabajo", esbozó en su breve y accidentado intercambio con la prensa a las 11.10 de la mañana, después de emitir su voto en la mesa 6584.

 

En las horas previas a su llegada, en la institución de Juncal y Coronel Díaz se pudo ver al fundador de la Coalición Cívica y candidato de JxC a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Fernando Sánchez, que pasó a coordinar tareas con los fiscales, pero también al señor que acudió a votar igual que en las PASO con traje y sombrero con los colores de la bandera argentina. Él y el joven con traje y careta de Chancho que bailaba para las cámaras y repartía boletas que lo presentaban como el candidato Chancho Blanco aportaban otro tono a una jornada que comenzó a registrar movimiento pasadas las 9.30. Muchas de las personas que se acercaban a emitir sus votos se enteraban que llegaría Macri y, después de cumplir con la responsabilidad electoral, se disponían a esperarlo con sus celulares listos para la foto. Otros, al enterarse, lo cuestionaban por "ladrón, evasor" o "por lo que nos endeudó" y pasaban raudamente a votar.