19|5|2022

Los cinco distritos peronistas por los que va el PRO

01 de noviembre de 2021

01 de noviembre de 2021

Los números de las PASO en Quilmes, Hurlingham, Ituzaingó, Luján y Tigre entusiasman a la dirigencia amarilla. Nombres y estrategias.

En el comando de campaña del PRO bonaerense tienen en la mira a cinco distritos del área metropolitana gobernados por el peronismo donde, dicen, podrían cosechar triunfos el 14 de noviembre. El vaticinio está atado a resultados auspiciosos en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que posicionaron al partido con serias chances de ganar. En la Tercera, Quilmes; en la Primera, Hurlingham, Ituzaingó, Luján y Tigre. El plan desembarco de figuras nacionales y la planilla de reclamos del electorado local son parte de la estrategia para alcanzar el objetivo.

 

La ola amarilla y roja que incomodó al oficialismo entusiasmó a la dirigencia opositora que desde hace tiempo busca un lugar en los ejecutivos locales. En La Territorial se frotan las manos cuando repasan los números alcanzados en los cinco distritos mencionados, todos conducidos desde hace varios años por representantes del peronismo.

 

De rueda de consultas hecha por Letra P, surge que la dirigencia PRO está confiada en repetir los resultados y ve en la unidad de las distintas listas que se midieron en internas la clave para consolidar el caudal de votos. Repiten que no habrá cambios en la estrategia de campaña y que sólo reforzarán el trabajo en la calle. Admiten, no obstante, que la visita de figuras de la alianza representa un empujón. Los cinco distritos fueron visitados por el jefe de gobierno porteño y mentor de la propuesta electoral, Horacio Rodríguez Larreta, y por el candidato a primer diputado nacional Diego Santilli. La inseguridad es un eje central de la campaña, además de la economía.

 

Hurlingham

Si bien ganó el Frente de Todos (FdT), la exigua diferencia (0,4%) envalentona al candidato PRO Lucas Delfino, quien describe el resultado como “empate técnico”. En tierras del ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, el oficialismo atraviesa un proceso de doble comando. Es que, tras su partida al Ejecutivo nacional, el municipio quedó en manos de Damián Selci, un dirigente de La Cámpora, organización con la que el intendente alcanzó un acuerdo de convivencia tras un cierre de listas que dejó a los sectores al filo de un enfrentamiento en las PASO.

 

Delfino busca retener los 36.355 votos que juntó en la interna con la radical Andrea Giorgini y borrar la diferencia de 365 que le sacó de ventaja el oficialismo. “El gobierno está desorientado; vamos por el triunfo en Hurlingham”, dijo a Letra P el último candidato a intendente del PRO.

 

En lo que va del año, Rodríguez Larreta visitó el municipio en cuatro oportunidades. La última fue la semana pasada. Además, esperan que Santilli participe del cierre de la campaña local.

 

Si Juntos supera los 40 puntos, se queda con 10 bancas en el Concejo, número que la pone en igualdad con el oficialismo y la deja en posición de pelear la presidencia.

 

Ituzaingó

Como en las PASO de 2017, la propuesta de Alberto Descalzo fue derrotada. La lista de Pablo Piana cayó ante Juntos por 3.700 votos. A la oposición no le está resultando fácil ordenarse y otra vez se midió en internas para encontrar el candidato para las generales. Además de Gastón Di Castelnuovo, ganador de la PASO, compitió el concejal Gabriel Pozzuto, asociado en el pasado al exintendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, hoy cercano a Jorge Macri (Vicente López); y con la radical Myriam Ciorciano. El ganador espera que los resultados ordenen los liderazgos locales. “La diferencia en la interna fue muy grande y hubiese sido más grande sin la tracción de la boleta nacional. Sacamos el doble de votos que cada una de las listas por separado”, precisó Di Castelnuovo.

 

El referente de la agrupación La Generación indicó que no cambiará de estrategia. “No soy un extraterrestre de la política que anda con chofer y viaja en helicóptero de un lado a otro. Tengo contacto con la realidad, pero no solamente porque hago política y hablo con vecinos. Sino porque vivo en Ituzaingó y trabajo acá”, indicó. De repetirse los resultados, la oposición quedará con nueve concejales y el oficialismo, con 11.

 

Luján

Leonardo Boto no pudo repetir la victoria que le permitió quedarse con la conducción del distrito en 2019: cayó por 20 puntos ante la propuesta de la alianza cambiemista.

 

Luján fue el distrito de la Primera sección donde hubo más listas de Juntos. Fueron cinco: dos que se encolumnaron detrás de la figura de Facundo Manes y tres, a la de Santilli.

 

El triunfo se lo quedó la referente de La Territorial e integrante de la Unión Vecinal, Rita Sallaberry, exfuncionaria de la gestión de Oscar Luciani, que trabaja en consolidar los 51 puntos que obtuvieron las distintas líneas.

 

“El objetivo es conseguir entre 45 y 50. Sabemos que romper de nuevo la barrera de 50 es muy difícil porque siempre existe una fuga de votos y más aún con la campaña muy fuerte del Frente de Todos. La idea es obtener una diferencia del 10% que nos permita, además de ganar la elección, tener la mayoría en el concejo deliberante”, señaló a Letra P Agustín Musso, segundo candidato a concejal.

 

Oficialismo y oposición ponen en juego cinco bancas cada uno. Si se repiten los resultados de las PASO, Juntos obtendrá seis y el Frente de Todos, cuatro. En total, el cambiemismo se quedará con 11 bancas, lo que significaría mayoría y cuórum propio.

 

El empujón nacional tampoco se hizo esperar. Por primera vez desde que es jefe de Gobierno, Rodríguez Larreta visitó Luján en respaldo de la lista de Sallaberry. Además, Santilli visitará la ciudad el miércoles 3 de noviembre en compañía de Graciela Ocaña.

 

Tigre

La lista liderada por Gisela Zamora, esposa del intendente Julio Zamora, también fue derrotada por la propuesta unificada de la coalición Juntos. Si bien fue la nómina más votada, perdió por más de 3.700 ante la suma de las tres listas que se cruzaron en la interna cambiemista.

 

En noviembre se enfrentará al actor y concejal Segundo Cernadas, quien trabaja para dominar la elección juntando el respaldo que obtuvo la nómina radical y la de Nicolás Massot. Según supo Letra P, si bien militantes del espacio del exdiputado nacional colaboran en lo que resta de la campaña, el adversario interno aún no se ha sumado a recorridas ni a actos.

 

No sucede lo mismo con los representantes nacionales y provinciales de Juntos. El martes pasado visitó Pacheco el jefe del gobierno porteño y también estuvo presente en varias ocasiones el primer candidato a diputado nacional, Santilli. “Pacheco es la capital de la campaña PRO, cuando históricamente era territorio de Sergio Massa”, indicaron a este portal fuentes PRO del distrito en referencia al presidente de la Cámara de Diputados de la nación y exintendente.

 

En Tigre, el partido amarillo busca sostener el triunfo en todas las localidades que los respaldaron el 12 de septiembre y encontrar apoyo en Benavidez y Talar, lugares amigables para el peronismo y hostiles para la oposición. Para hacerlo, además de la presencia en mesas con voluntarios y jóvenes, hicieron una campaña por Whatsaap que apunta a los que no votaron y también salieron a buscar a los extranjeros que no se acercaron a las urnas, teniendo en cuenta el respaldo que ya tuvieron en las PASO.

 

Si los resultados se repiten, Juntos alcanzaría siete bancas y el oficialismo, cinco. Así, el reparto de bancas quedará igualado en 12. Durante su última visita, Larreta incitó a que trabajaran para quedarse con ocho lugares.

 

Quilmes

Como contó Letra P, en Quilmes la intendenta Mayra Mendoza ya trabaja para revertir los resultados de las PASO. La boleta del FdT liderada por la secretaria de Obras comunal, Cecilia Soler, cayó por siete puntos ante la suma de los votos alcanzados por las listas de Juntos de Ignacio Chiodo -ganador de la interna- y Fernando Pérez.

 

El desafío de la camporista es remontar los resultados para mantener una composición favorable en el Concejo Deliberante para los dos años de gobierno que le restan. En el primer tramo de su gestión, el recinto quedó divido con 12 concejales para la oposición y la misma cantidad para la el oficialismo, que además cuenta con la presidencia. Sin embargo, si el resultado de las PASO se repitiera, Juntos se quedaría a partir del 10 de diciembre con 13 ediles, lo que le daría mayoría y cuórum propio.

 

Enfrente, la jefa comunal tiene a una de las figuras más relevantes de Juntos en el conurbano, el exintendente Martiano Molina, cabeza de la lista de aspirantes a una banca en la Cámara de Diputados bonaerense por la Tercera sección electoral. Pese a haber perdido la intendencia en 2019, el mediático chef dejó la gestión con un respaldo del 41% de los votos y goza todavía de buena imagen en parte del electorado quilmeño. Cuenta, además, con todo el aparato de Juntos a su disposición y la presencia recurrente de los dirigentes de mayor peso como Rodríguez Larreta, Santilli y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.