18|1|2022

La UCR y la interna complican el aterrizaje de Vidal en el gobierno porteño

23 de octubre de 2021

23 de octubre de 2021

La exgobernadora quiere a Ferrari en un ministerio de Justicia. Resistencias PRO y alerta angelicista. Advertencia radical en la Legislatura.

Entre el debate porteño y su réplica bonaerense, el alcalde Horacio Rodríguez Larreta les mandó una advertencia a su tropa de aspirantes a puestos legislativos: faltan 20 días, ocúpense de la campaña y déjense de pensar en futuros cargos. El mensaje buscó frenar las especulaciones en torno al lugar que ocuparán diferentes referentes del PRO en el gobierno porteño a partir del 10 de diciembre. Los principales desembarcos incluyen el armado de un ministerio para el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y una nueva cartera de Justicia: quedaría en manos de Gustavo Ferrari, exministro de la exgobernadora y candidata a diputada nacional por la Ciudad María Eugenia Vidal. Su salto al gabinete larretista sellaría el desembarco del vidalismo en ese núcleo de poder, pero cada vez son más los obstáculos que ponen en peligro esa posibilidad.

 

Desde la llegada de Mauricio Macri al distrito existe un ministerio de Justicia y Seguridad porteño que inicialmente estuvo en manos del exjuez federal y actual intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro. Hasta que renunció a la vicejefatura para postularse como diputado nacional, Diego Santilli también estaba a cargo de esa cartera. Es una de las más sensibles y expuestas de la gestión porteña con una carga doble en tiempos de elecciones. Debajo suyo, como secretario de Seguridad estaba Marcelo D'Alessandro, actual ministro y jefe político de la policía de la Ciudad. El plan que Vidal pactó con Rodríguez Larreta implicaba el desdoblamiento de esa estructura en dos ministerios: uno de Seguridad, que seguiría en manos de D'Alessandro, y otro de Justicia, que iba a ser ocupado por Ferrari.

 

Apenas empezó a tomar cuerpo esa posibilidad, comenzaron a tronar los lamentos. En la sede de Uspallata susurran que el primero en quejarse fue el actual ministro, que ni siquiera cubrió la estratégica secretaría de Seguridad que ocupó hasta que reportaba a Santilli. D'Alessandro es una pieza clave en la gestión larretista. Dentro de la Legislatura algunos observadores de la controversia anticipan que dará pelea para evitar que le desdoblen el ministerio.

 

A ese frente se suma el radicalismo porteño y especialmente la dirigencia más vinculada a la Justicia federal y porteña: el empresario de los juegos de azar y extitular del club Boca Juniors, Daniel Angelici, y el exministro y miembro del Comité Capital de la UCR Enrique Nosiglia. Ante las consultas de este portal, en el partido insisten que un futuro ministerio de Justicia porteño podría ser ocupado por figuras del radicalismo, en vez de recibir a un recién llegado con una cartera de ese volumen político.

 

La UCR tiene una llave para hacer valer su posición. Un eventual desdoblamiento de la cartera actual implicaría una nueva ley de ministerios porteña que debería pasar por la Legislatura porteña. El cuerpo quedará a partir del 10 de diciembre en manos de Emmanuel Ferrario. Fue uno de los funcionarios más cercanos a Vidal y ahora encabeza la lista para el parlamento capitalino. Si Rodríguez Larreta envía una nueva ley de ministerios para crear la cartera de Justicia y no pondera los reclamos del radicalismo, el bloque UCR-Evolución, que preside Inés Gorbea, no sumaría sus nueve escaños a los 26 que forman parte de Vamos Juntos, actualmente conducido por Diego García Vilas.

 

En el vidalismo no se dan por enterados del malestar radical. “Si Angelici busca eso es porque no está dispuesto a contar con otro jugador en la relación con la Justicia”, especularon en ese espacio ante la posibilidad de que el radicalismo pase de los amagues a las presiones para evitar el desembarco de Ferrari. Es una forma también de condicionar el peso que tendrá Vidal después de las elecciones, ante la posibilidad de que Larreta logre posicionarla como sucesora en la Ciudad, algo que no entusiasma mucho a la exgobernadora, al menos por ahora.

 

Lejos de esa tensión avanza sin inconvenientes el nuevo ministerio porteño para el Área Metropolitana de Buenos Aires, que será ocupado por Jorge, el primo del expresidente y fundador del PRO. Dejaría el cargo en la Intendencia y se mudaría a la Capital como una manera de proyectarse a toda la provincia desde la gestión porteña y sin enterrar sus ambiciones de pelear la gobernación bonaerense, aun cuando la centralidad del armado en provincia ahora responde a Santilli.