28|11|2021

La CGT moviliza y busca su lugar en el Frente de Todos

17 de octubre de 2021

17 de octubre de 2021

Aliado con los movimientos sociales, el sindicalismo cegetista quiere jugar con perfil propio en el arco oficialista con una demostración de fuerza callejera. 

No hay mal que por bien no venga parece ser la muletilla a la que se aferró el mundo sindical tras la derrota electoral del oficialismo en las primarias. Cuando ya casi no les quedaba ninguna esperanza de ser actores protagónicos en la batalla por la orientación del segundo tramo del Gobierno, la pobrísima cosecha de votos del Frente de Todos arrojó a los sindicatos, casi de manera forzada, al centro de la escena política.

 

Ni lerda ni perezosa, la cúpula de la CGT apuró los contactos con el presidente Alberto Fernández, se fortaleció con el desembarco en la Jefatura de Gabinete de Juan Manzur, uno de sus principales aliados en el proyecto de antaño de construir un albertismo para pechear con el kirchnerismo, y ya aparece públicamente como parte de la constelación de tribus que integran al oficialismo.

 

Ahora, el desafío de la central obrera es mantener un perfil propio y administrar los equilibrios internos para jugar en un espacio político herido que, hoy por hoy, le ofrece más dolores de cabeza que satisfacciones.

 

En ese marco se inscribe la movilización de este lunes por el Día de la Lealtad peronista, que logró sostenerse pese a la presión oficial para unificarla con la que finalmente, de manera errática, convocó el mandatario para este domingo. 

 

Más allá de las chicanas sobre el Día de la Madre que buscaron bajarle el precio a la jornada, la CGT se resguardó de participar de una movida el mismo 17 de octubre amparada en uno de los mandamientos del sindicalismo peronista que dicta no hacer actividades los domingos, pero, sobre todo, apuntó a que la del lunes sea una jornada con identidad sindical, exclusiva del movimiento obrero organizado, que esta vez se amplió para incluir a los gremios combativos que integran la Corriente Federal y los movimientos sociales organizados en la UTEP, con los que coinciden en la mirada crítica sobre la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

La movilización, que está convocada para las 14 en la intersección de la avenida Independencia y la calle Defensa, como punto de partida de una marcha hacia el monumento al Trabajo que culminará en el cruce de las avenidas Belgrano y Paseo Colón, con seguridad va a desbordar el centro porteño. Será entonces la primera convocatoria importante desde abril de 2019, cuando en pleno macrismo y empujados por los gremios de la industria, movilizaron junto a la Confederación General Empresaria (CGERA) por "el Trabajo y la Producción". Esta vez, la consigna es muy similar: Desarrollo, Producción y Trabajo, pero el clima social es muy distinto. A nivel político, deberá renovar las credenciales de representación y movilización callejera que caracterizaron a la CGT, en un contexto de escepticismo.

 

En el plano doméstico de la vida interna del sindicalismo, la marcha oficiará como un primer ejercicio de unidad de cara a las elecciones de renovación del Consejo Directivo, que se realizarán el 11 de noviembre. Otra vez, la fecha para elegir la nueva cúpula de la CGT fue definida para unos días antes de las elecciones generales, de manera tal que, sea cual fuere el resultado, las rencillas internas del Gobierno no incidan en su conformación.