X

El sanisidrense formalizó su candidatura instando a un partido “sin servilismos”. Lousteau, históricos e intendentes del interior, entre los respaldos.

Por 05/09/2020 18:33

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, formalizó su candidatura a la presidencia del Comité bonaerense de la UCR, por la que competirá con el postulante del oficialismo partidario, el diputado provincial Maximiliano Abad. En un Zoom donde exhibió el caudal político de dirigentes y sectores del radicalismo que lo respaldan, el sanisidrense instó a la construcción de un partido “sin servilismos ni seguidismos ciegos”, un dardo directo hacia la saliente conducción de Daniel Salvador.

Así, se materializa la propuesta unificada de diversas corrientes de la vida interna boinablanca, desde Evolución Radical –espacio referenciado en Martín Lousteau, de reciente desembarco en terreno bonaerense- hasta sectores conducidos por históricos como Federico Storani y Juan Manuel Casella.

Posse llamó a "tomar decisiones sin interferencias de partidos aliados, con autonomía", para que el radicalismo no sea "un mero espectador de políticas ajenas". La dependencia del socio PRO es un aspecto central de la retórica de este bloque opositor interno al salvadorismo, que viene aceitando sus movimientos desde la derrota de Cambiemos el año pasado y fue tomando forma ya en los días previos al inicio del aislamiento.

De cara a la contienda interna, las expectativas del armado possista se diversifican en el volumen político del sanisidrense en la Primera sección electoral, como en la creciente construcción de Evolución en la Tercera y otras regiones clave del interior bonaerense, donde el possismo cuenta, además, con respaldos de la dirigencia cercana al alfonsinismo y de un grupo de intendentes, algunos de los cuales pusieron de manifiesto su respaldo en la reciente actividad.
 


Entre esos jefes comunales aparecen Franco Flexas (Los Toldos), Miguel Gargaglione (San Cayetano), Matías Rappallini (Maipú), José Rodríguez Ponte (General Lavalle) y Facundo Castelli (Puán), quien había señalado a Letra P días atrás: “Hay que posicionar fuerte al radicalismo dentro de Juntos por el Cambio”.

En esa línea fue, también, el exdiputado nacional Alejandro Echegaray en declaraciones a Letra P. "Esperamos una centralidad del partido en el futuro armado de coalición, pensando ampliar mucho más esta coalición política que, hoy por hoy, es insuficiente pero que, además, tuvo al radicalismo en un rol de furgón de cola”, señaló. El dirigente cercano a Storani bregó por “un cambio en cuanto a la forma de considerar a los afiliados, los distritos y pueblos que no tuvieron posibilidad de ir a las PASO anteriormente porque la actual conducción no les garantizó su derecho democrático”.
 


Con “grandes expectativas alrededor de la candidatura de Posse”, Echegaray también hizo votos "por un radicalismo que vuelva a tener un proyecto nacional con la figura emergente de Martín Lousteau”.

Desde el casellismo, enfatizaron a este medio que “el camino pasa por impulsar una nueva integración, una nueva conducción, un método claro y abierto de toma de decisiones y la elaboración de un programa de políticas públicas de signo progresista”.

Así se remarcó que, en terreno bonaerense, “la sumisión no reconoció excepciones en el oficialismo partidario”. “El resultado está a la vista: la UCR desapareció del escenario provincial y hoy está contaminada por prácticas inaceptables como el nepotismo y el reelecionismo permanente, legitimadas por su reiteración”, enfatizó Casella para argumentar: “Nuestro objetivo consiste en recuperar la identidad y la autonomía de la UCR para reinstalarla como protagonista en la política nacional”.
 


En tanto, el diputado provincial de Cambio Federal Walter Carusso definió a Letra P la identidad del espacio referenciado con Posse. "Somos interna, amnistía partidaria, unidad del radicalismo y PASO contra todas las fuerzas que integren Juntos por el Cambio", dijo y agregó: "Se terminó el servilismo de la UCR al PRO. Vamos por un radicalismo de pie y por que se termine el radicalismo de rodillas de los últimos cuatro años".

Durante el Zoom, la dirigencia volvió a cuestionar que, en el presente contexto de pandemia, Salvador haya ratificado el 11 de octubre como fecha para la elección interna. “No entiendo al oficialismo partidario en la provincia de Buenos Aires”, dijo Lousteau, para añadir: “No entiendo la fecha en la que insistieron en poner esta elección interna. El jueves hubo 6.990 contagios de coronavirus en la provincia, pero no escuchan”.

En cuanto al perfil del partido a futuro, Lousteau subrayó: “Sin un radicalismo bonaerense con ideas y peso propio, no vamos a construir una idea y un partido nacionales”.