X

Habilitará esa modalidad para el Casino Flotante y el Hipódromo. Internas por la publicidad de las apuestas. La cláusula “Cristóbal” y las dudas de Lousteau.

Por 22/09/2020 17:17

Horacio Rodríguez Larreta se dispone a habilitar el juego online en la Ciudad de Buenos Aires, una actividad que es legal desde 2019, pero aún queda pendiente su puesta en marcha. El jefe de Gobierno prevé ponerlo en funciones en octubre y sumar al Hipódromo y al Casino Flotante de Puerto Madero, pero en el camino debió ceder ante un reclamo recurrente de Elisa Carrió y Graciela Ocaña, que le exigieron que quedara por escrito que ningún operador de estas licencias podía estar comprometido judicialmente.

En 2019, la regulación del juego online que aprobó la Legislatura porteña excluía a las salas físicas. Por ese entonces, Carrió y Ocaña le reclamaron ese requisito a Rodríguez Larreta como un freno al empresario Cristóbal López. Ahora, producto de la pandemia, esas casas de juego permanecen cerradas desde el 19 de marzo y, por lo tanto, sin recibir ganancias ni tributar impuestos. Ante el reclamo de las compañías que administran ambas salas, con más de tres mil salarios a su cargo y dificultades para abonar sueldos, el larretismo avanza para modificar la legislación e incorporarlas al lote de habilitadas para entrar al juego online.

 

 

El término “ficha limpia” que impusieron Carrió y Ocaña implica que quedan inhabilitadas para tener un permiso de explotación de juego online “las personas con procesamiento firme o elevación a juicio por delitos como la trata de personas, extremismo o tráfico de drogas, personas o armas, o lavado de activos o por delitos comprendidos en la Convención Interamericana contra la Corrupción o aquellos delitos donde el sujeto pasivo sea la Administración Pública”.

En la Coalición Cívica la denominan la "cláusula Cristóbal", en obvia alusión al empresario patagónico. El CEO del Grupo Indalo está en guerra con Mauricio Macri, pero lleva una relación cordial con Rodríguez Larreta y mantuvo una convivencia sin tensiones durante su dominio en el Hipódromo de Palermo. Con el horizonte fijo en su expansión política y su aspiración presidencial, el jefe de Gobierno no tiene ánimos de romper puentes con el dueño de C5N, una de las principales señales de noticias de todo el país.

Convencidas de que es el símbolo, junto a Lázaro Baéz, del empresariado kirchnerista que denuncian desde hace años, Carrió y Ocaña le marcaron la cancha al jefe de Gobierno y le exigieron públicamente que dejara afuera a López del loteo de licencias para operar las apuestas online. Rodríguez Larreta cedió, quizás, a sabiendas de que, a priori, no le generará ningún conflicto directo con López.

 

 

Según admite el gobierno porteño, el empresario de medios, petrolero y del juego no figura como dueño ni accionista de la firma HAPSA, hoy en manos del intendente de Pilar, Federico Achával. Lo mismo pasa con el Casino Flotante. La propiedad de la sala de juegos de azar de Puerto Madero está dividida en dos. El 50% pertenece a Nortia, una firma del español Manuel Lao que reemplazó a la histórica Cirsa. El 50% restante es propiedad de los empresarios Ricardo Benedicto (Casino Club) y Achával (HAPSA) que, a su vez, se reparten la mitad de ese porcentaje.

Según estima Rodríguez Larreta, el juego online tributaría 600 millones de pesos. De ese total, el 70% debe ser destinado para programas de desarrollo social y vivienda. Con un presupuesto de 480 mil millones, la suma no es significativa, pero llega como un bálsamo ante la pérdida de recursos por el recorte de la coparticipación que recibe la Ciudad. De acuerdo a la reglamentación que propone la Lotería porteña, las empresas que compiten por explotar el juego online no pagarán canon, pero el Gobierno busca quedarse con el 15% de cada apuesta. Las compañías quieren que esa retención sea por debajo del 10%. Además, la administración porteña cobrará Ingresos Brutos.

 

 

Bajo este marco, la Legislatura porteña votará el jueves tres proyectos vinculados a esta temática: se autorizará la resolución de la Lotería de la Ciudad que permite a las salas de apuestas físicas mudarse a las plataformas online; se incorporará una cláusula de “ficha limpia” y se avanzará con modificaciones la ley de ludopatía.

Al margen de la cláusula López, Carrió y Ocaña aún insisten con modificar la normativa de juegos de apuestas (Ley N°538) para que el concepto "ficha limpia" se mantenga para futuros operadores. De esta manera, hacen pesar sus nueve bancas para que Rodríguez Larreta acceda la mayoría simple para sancionar la regulación.