X

El Congreso trabaja en un agosto light y prepara un septiembre caliente

Mientras se acuerdan los mecanismos virtuales, la agenda inmediata viene sin tanques. Presupuesto, reforma judicial e impuesto a ricos, recién el mes próximo.

Por 09/08/2020 10:01

Con los tiempos vencidos del protocolo para sesionar en forma remota, la Cámara de Diputados transitará agosto con más reuniones de comisión que sesiones en el recinto. El tratamiento de los temas más calientes, que encierran los principales disensos entre oficialismo y oposición, dependerá de las negociaciones que comenzaron este viernes para que el recinto vuelva a funcionar en forma telemática, con una presencia física reducida. 

En la hoja de ruta que baraja el oficialismo resta dirimir las discusiones sobre la emergencia del sector turístico que quedaron empantandas en la última sesión que preveía el protocolo, cuando Juntos por el Cambio intentó aprobar en el recinto un proyecto que no tenía dictamen. Los diputados del Frente de Todos (FdT) se negaron porque hay otra iniciativa que ya tiene dictamen favorable, pero que es muy resistida por la oposición, que los acusó perjudicar al sector. Ahora será la primera parte del pliego de condiciones que desplegarán macristas, radicales y lilitos en una agenda que la semana próxima incluirá ocho reuniones de comisión y la visita del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, para dar informes.

 

 

Mientras tanto, comenzarán las negociaciones de las autoridades de bloque para actualizar los acuerdos para sesionar en forma virtual, aunque el titular del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, ya anticipó su negativa a renovarlo, ante la posibilidad de que el Senado apruebe el proyecto de reforma judicial que envió el Ejecutivo y pese pronto a la Cámara baja. Dentro del FdT aseguran que esa norma llevará tiempo por los debates que implica y, si llega, será recién en septiembre. 

 

 

Esos cálculos no impedirán que el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, presente el postergado proyecto de creación de un "aporte solidario extraordinario", que buscará gravar por única vez a las fortunas declaradas superiores a los 200 millones de pesos. El texto podría comenzar a ser debatido en esa comisión mientras continúan los intercambios para renovar el protocolo. 

En los dos mayores conglomerados del recinto admiten que frenar el funcionamiento de la Cámara de Diputados por mucho tiempo podría transformarse en un búmeran. Por esa razón, el trabajo de comisiones de agosto prefigurará la agenda caliente de septiembre, cuando el Ejecutivo envíe el Presupuesto 2021, otro de los temas que la oposición considera que no puede ser debatido en forma remota, al menos por ahora. En ese juego también podría insertarse la reforma impositiva, aunque todavía no hay definiciones sobre su fecha de presentación, porque hay un acuerdo con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para que ambos poderes trabajen en forma combinada los temas tributarios mientras continua la negociación de los próximos tramos de la deuda externa argentina. Eso podría implicar que el impuesto a los ricos llegue al recinto en septiembre, luego de un debate en comisiones que dependerá de los acuerdos que definan oficialismo y oposición. 

 

 

Además, en el FdT aseguran que hay una agenda consensuada con la Casa Rosada para avanzar en beneficios e incentivos para actividades comerciales e industriales y modificaciones en materia crediticia para pymes. La elección de los temas no es menor, porque en la oposición hay menos resistencias a debatir y sancionar respuestas legislativas ante la crisis económicas, que abordar cuestiones que consideran "ajenas a la pandemia".

La batería de temas económicos podría configurar una salida para renovar el protocolo, pero el oficialismo cuenta con un plan para los próximos 90 días que incluirá la presentación del proyecto que busca crear un Consejo Económico y Social y la creación de una Agencia Metropolitana de Seguridad.