27|9|2022

Vidal, en campaña: autocrítica con mensaje a los halcones del macrismo

26 de agosto de 2020

26 de agosto de 2020

En un Zoom con 600 radicales, dijo que “la confrontación es cómoda” y que “dialogar requiere más coraje”. El desafío de volver y “hacer un buen gobierno”.

María Eugenia Vidal sumó un nuevo acto político como parte de su gira nacional virtual que inició a mediados de mayo. Esta vez, junto a unos 600 militantes de la Unión Cívica Radical (UCR), comandados por el diputado nacional Fabio Quetglas, además del presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados de la Nación, Cristian Ritondo. Allí, aprovechó para bajar línea y flamear la bandera del dialoguismo proselitista con algo de autocrítica para correr por el pasillo que separa al peronismo gobernante y al ala dura PRO; todo, cuando la pelea mano a mano entre Mauricio Macri y Alberto Fernández ahonda la grieta.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“La confrontación es cómoda. Y es muy cómodo para hacer política definir a uno como malo y a otro como bueno”. Con esta frase, la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires se alejó nuevamente de los extremos que propone el tándem Mauricio MacriPatricia Bullrich y algunos sectores del oficialismo. Insistió a lo largo de los 52 minutos que duró la videoconferencia sobre la necesidad de construir consensos con otros espacios políticos, cerrar la grieta y pensar la gobernabilidad del país más allá de la representación propia del espacio político triunfante, aunque también reconoció que esta postura es “difícil cuando los extremos son muy ruidosos”.  

 

 

“La pregunta no es sólo si podemos volver a ganar, sino si podemos hacer un buen gobierno y para eso se necesita más del 50% de los votos, sino también a los otros, a los que no nos votaron”, instó Vidal en esta nueva edición del ciclo Política en vivo: conversaciones para pensar el hoy, que organiza el histórico partido cada domingo y del que participó también el exministro Jorge Elustondo y el senador provincial Agustín Maspoli, pero que se reprogramó en esta entrega para contar con la presencia de la exmandataria. 

 

 

 

La abanderada del dialoguismo opositor también aprovechó para hacer una autocrítica de sus cuatro años al frente de la Gobernación bonaerense. Remarcó que no logró resolver la problemática carcelaria, aunque aclaró que responde a una herencia histórica y, sobre todo, que no pudo resolver el conflicto docente, que por esos años estaban signados por salarios destruidos por la inflación, un sinnúmero de sumarios administrativos disciplinarios iniciados a maestros y maestras que adoptaron medidas de fuerza contra su gobierno e incluso las muertes de Sandra y Rubén

 

“El conflicto docente fue innecesariamente largo. Podríamos haber encontrado un mejor camino de diálogo con los sindicatos docentes. Ambos hubiésemos tenido mejores resultados con más consenso y diálogo mutuo”, remarcó Vidal, luego de destacar alguna de las gestiones vinculadas al sector como la incorporación de robótica en la pedagogía de los jardines de infantes, haber conectado instituciones a la red de internet y haber lanzado el programa Operativo Aprender. 

 

 

 

En ningún momento del encuentro, la exvicejefa de Gobierno porteño se refirió directamente a Macri, ni a su jefe político Horacio Rodríguez Larreta. De hecho, ante la consulta de Quetglas sobre quién era el hombre o mujer que tenía de referencia, respondió que “nadie que se haya convertido en un faro” durante su gestión, por lo que prefirió referirse a nombres de ciudadanos comunes. 

 

Con estas definiciones Vidal se metió de lleno nuevamente en la pelea interna por la conducción de Juntos por el Cambio, aun sin confrontar directamente con Bullrich, quien ya lanzó su precampaña presidencial con un tono mucho más confrontativo, sin concesiones al gobierno de Fernández e incluso con incitaciones a movilizar en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio.