Elecciones 2021 | Legislatura BA

Intendentes del FdT y las urnas: el riesgo más grande y el plan para no perder

Pondrán en juego la mayoría de las bancas que controlan. Proyectan equilibrio con el massismo y La Cámpora en el armado de listas para mantener poder.

Los intendentes del Frente de Todos controlan no sólo la mayoría de los distritos de la provincia de Buenos Aires sino también buen porcentaje de bancas en la Legislatura. Protagonistas de la unidad y artífices complementarios del regreso al poder del peronismo, arriesgarán mucho en las elecciones de 2021 y esperan no perder nada. En la Cámara baja controlan 15 bancas, de las cuáles pondrán en juego 10; mientras que en el Senado cuentan con 8 escaños, de los cuales arriesgan la mitad el año próximo. Trabajan para mantener la cuota de poder, para lo que proyectan repetir la distribución de lugares en las listas con el massismo y La Cámpora.

 

De las 46 bancas que se renovarán en Diputados, 22 responden al oficialismo, de los cuáles a su vez 10 tienen vínculos estrechos con los jefes comunales o exmandatarios que mantienen una buena cuota de poder territorial; de los 23 escaños que se pondrán en juego en la Cámara alta, 8 son del Frente de Todos, 4 de los cuales reportan de manera directa a jefes comunales.

 

Entre las y los diputados a quienes se les vence mandato hay importantes referentes de la territorialidad: el presidente de la Cámara, Federico Otermín, quien reporta a Martín Insaurralde (Lomas de Zamora); Susana González, espada clave en la gestión de Mario Secco (Ensenada); María Laura Ramírez, quien responde a Fernando Espinoza (La Matanza), y Julio Pereyra, histórico del justicialismo que gobernó Florencio Varela por siete mandatos consecutivos y conduce a su actual intendente, Andrés Watson. Otro que termina mandato es Oscar Ostoich, quien gobernó el distrito de Capitán Sarmiento durante 20 años (ganó en 1995, 1999, 2007, 2011 y 2015). También ponen en juego sus bancas Fabiana Bertino, Guillermo Escudero (responde al exintendente de La Plata Pablo Bruera), Patricia Moyano, María Cristina Vilota y Marisol Merquel, ahijada política del exintendente Hugo Corvatta que por transferencia reporta a la comandancia del jefe comunal lomense.

 

Por el peso político de Otermín y el de su jefe político, todo indica que será número puesto para renovar banca por la poderosa Tercera sección electoral, aunque debe tenerse en cuenta que los jefes comunales del justicialismo buscarán lugares en la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, donde su nombre podría volverse una pieza clave. En tanto, Merquel, sin posibilidad de renovar si es que finalmente se aplica en su totalidad la ley que pone fin a las reelecciones indefinidas, está enfocada en 2023: ya comenzó a caminar Saavedra junto a funcionarios provinciales con el objetivo de pelear la recuperación política de su ciudad, hoy en manos de Juntos por el Cambio luego del batacazo de Gustavo Notararigo que relegó a Corvatta, padrino político de la diputada con paso por la presidencia de la Cámara tras el alejamiento de Manuel Mosca. Por su parte, González se convirtió en una de las acérrimas defensoras del oficialismo y tras once años al frente de la Secretaría de Seguridad de Ensenada hoy parece convencida de que encontró su lugar en la Legislatura. 

 

 

 

De los 8 senadores y senadores del Frente de Todos que arriesgarán sus escaños el año próximo hay cuatro delegados y delegadas casi directas de intendentes: Marta Alicia Pérez, dirigente del peronismo y esposa de Alberto Descalzo (Ituzaingó); Gabriela de María, cercana a Juan Pablo de Jesús (ex jefe comunal de La Costa); Gustavo Soos, que reporta a Gustavo Menéndez (Merlo); y Luis Vivona, que logró su ingreso al Senado gracias a Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas).

 

En público, dirigentes del peronismo toman distancia de la disputa electoral; aseguran que no es momento de hablar de candidaturas y que la pandemia impide siquiera la posibilidad de discutirlo este año. Pero, en privado, la rosca sigue su curso. Fuentes que comparten una mesa chica de trabajo con los intendentes bonaerenses aseguraron a Letra P que pretenden repetir la estrategia del armado de listas de 2019 en el que ellos, el Frente Renovador y La Cámpora lograron un equilibrio necesario para la unidad. “Queremos mantener el esquema de la últimas elecciones con todos adentro. Que cada uno tenga su cuota de representación”, adelantaron. Las mismas voces aclaran que “es muy importante que los legisladores estén vinculados a los territorios porque las mejores leyes salen de ahí”, por lo que esperan que en los próximos comicios se vuelvan a tener en cuenta sus intereses legislativos.

 

Nicolás Posse, detrás del saludo de Javier Milei y Guillermo Francos.
milei relanzo el pacto de mayo y volvio a convocar a los gobernadores

También te puede interesar