18|1|2021

La sucesión de Ferraresi, detrás de la disputa por un predio universitario

21 de agosto de 2020

21 de agosto de 2020

El cruce entre el intendente y el rector de la UNDAV emerge de la pelea por el sillón de Avellaneda. Los primeros cuatro anotados en la carrera. ¿Una elegida?

En Avellaneda comenzó la carrera por instalar al próximo candidato a intendente del peronismo. Al calor de los cruces por un viejo edificio ubicado a la vera del Riachuelo, el intendente Jorge Ferraresi y el rector de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), Jorge Calzoni, sacaron a relucir sus diferencias políticas y archivaron su antigua sociedad política. El protagonismo para las próximas batallas electorales sacudió el escenario partidario silenciado por la crisis por coronavirus.

 

La evidencia de que el quiebre no tiene retorno llegó a principios de agosto cuando Ferraresi recibió al ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak. Juntos recorrieron el edificio “Beatriz Mendoza”, ubicado sobre la ribera del Riachuelo. Durante ese encuentro, la administración municipal propuso a la Provincia que evalúe si esas instalaciones cumplían los requerimientos de espacios necesarios para que allí puedan funcionar dependencias del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús.

 

 

 

La propuesta no cayó bien entre las autoridades del Consejo Superior de la UNDAV, dirigida por Calzoni. A través de un comunicado expresaron “su más amplio repudio ante las medidas tomadas por el gobierno municipal”, al que acusó de “apropiarse de la Sede Riachuelo, destinada desde 2012 a su Departamento de Ambiente y Turismo”.

 

El espacio en cuestión es un viejo edificio donde funcionó un hotel para inmigrantes, un predio histórico por donde pasaban quienes arribaban al país en el siglo XIX. En 2012, Cristina Fernández de Kirchner cedió esas tierras, entonces del Estado nacional, al municipio, para ubicar allí una sede de la facultad de Ciencias Ambientales, el museo del Riachuelo y un centro de monitoreo de ACUMAR, conducida en aquel momento por el propio Calzoni.

 

El edificio, que aún está en obras, fue usado academicamente y no fue eje de disputas hasta que Ferraresi y Calzoni se distanciaron políticamente.

 

 

 

SUCESIÓN. Los cruces por el uso del espacio están lejos de ser los motivos que torcieron el vínculo entre el intendente y el rector. Hasta principios de 2019, eran amigos y compañeros de militancia; compartieron cargos en el PJ distrital como presidente y vice.

 

Pero antes de las elecciones de octubre pasado las aspiraciones personales corrieron de eje la relación. Nadie lo dice abiertamente, pero la intención de Calzoni de participan en la contienda electoral habría sido el detonante de la ruptura.

 

La ley que puso fin a las relaciones indefinidas dejó sin chances a muchos intendentes para competir por el mismo cargo en 2023. Ferraresi es uno de ellos. Eso abre la puerta a muchos dirigentes peronistas del distrito entre los que se cuenta Calzoni.

 

 

 

“Puede ser un actor de lo que viene”, dijeron fuentes de Avellaneda consultadas por Letra P al analizar las aspiraciones del rector. De todos modos, en la fila de precandidatos su nombre no aparece primero: son varios los anotados y el académico no es quien cuenta con más avales.

 

En el espacio del intendente se sugieren dos nombres: la diputada provincial Magdalena Sierra y el Jefe de Gabinete municipal, Alejo Chornobroff. En la vereda opuesta infieren que el respaldo de Ferraresi a su funcionario es engañoso: “Lo quiere llevar a una interna con Sierra para posicionarla y que ella finalmente sea la candidata”.

 

La danza de nombres también incluye al senador Emanuel González Santalla. El dirigente de La Cámpora fue concejal y secretario de gestión ciudadana del distrito y tiene un amplio trabajo territorial también en Quilmes, acompañando la gestión de la intendenta Mayra Mendoza. Además, tiene el respaldo del diputado nacional Máximo Kirchner.

 

 

 

En la pulseada por el edificio, la organización kirchnerista evitó posicionarse públicamente, aunque el vínculo cercano con la gestión del vicepresidente del Instituo Patria lo inclinan a su favor. Mientras la universidad repudió el accionar municipal, desde el Ejecutivo municipal, vía un comunicado de la Agrupación Eva Perón, que responde al intendente, desempolvaron una nota firmada en 2018 por el vicerrector y decano, Ricardo Serra, en la que desestimaba la posibilidad de trasladar el Departamento de Ambiente y Turismo a esa zona.

 

La aspiración de Calzoni parecería débil. El rector se recuesta en el diálogo que ha comenzado a construir con sectores críticos a la gestión de Ferraresi. Por un lado, el Sindicato de Trabajadores Municipales, liderado por el exdiputado Hernán Doval, y por el otro, con referentes del Frente Renovador, encolumnados hoy en el Frente de Todos.