X

El malestar presidencial por las críticas de un gigante de la CGT le allana el camino a un sindicato que buscar disputarle representación al de Comercio.

Por 15/08/2020 13:59

Los bloqueos a los centros de distribución de Mercado Libre que hizo el sindicato de Camioneros a mediados de julio distan mucho de ser la única disputa intersindical por el encuadramiento de trabajadores. Con escasa trascendencia pública, empieza a tomar volumen un conflicto que amenaza con mermar las filas del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), uno de los pesos pesados de la CGT.

En los próximos días, el Ministerio de Trabajo publicará una resolución que le otorga la personería plena a la Asociación Gremial de la Computación. Si bien se trata de una organización menor -cuenta con algunos miles de afiliados en siete provincias del país, frente a los casi dos millones de los mercantiles-, la resolución ampliará sus márgenes de actuación, algo que genera preocupación en la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS), que conduce Armando Cavalieri.

El reconocimiento de la AGC abre la posibilidad de una migración masiva de empleados de empresas informáticas y compañías de software y hardware, en momentos en que las compras virtuales se convirtieron en un nuevo desafío para "El Gitano" Cavalieri

El reconocimiento de la AGC abre la posibilidad de una migración masiva de empleados de empresas informáticas y compañías de software y hardware, en momentos en que las compras virtuales se convirtieron en un nuevo desafío para "El Gitano" Cavalieri, que deberá revalidar su hegemonía gremial ante el trabaja deslocalizado.

Sin embargo, la movida también podría desgajar la representación de la Unión Informática, el sindicato con simple inscripción que orbita en la constelación moyanista.

Cerca del histórico líder de Comercio evalúan presentar una impugnación a la futura decisión oficial, a través de recursos y acciones judiciales que, aseguran, tendrán efectos suspensivos sobre la resolución que otorga las personería. Ese movimiento, dejaría sin efectos la vigencia de la personería gremial hasta tanto la justicia se expida.

La decisión oficial, que promete agitar el mapa de las pujas por encuadramientos y anticipa nuevos rounds de judicialización, puede leerse, también, en el marco del pico de tensión entre la FAECYS y el Ejecutivo. Como anticipó LetraP, en la Casa de Gobierno recibieron con "malestar y desagrado" las declaraciones de Cavalieri con las que cuestionó la situación económica y, sobre todo, su presión pública para que se reabra la actividad comercial en uno de los sectores más afectados por las medidas de aislamiento.

En las últimas semanas, Cavalieri participó en diferentes programas de televisión en los que no ahorró en críticas por la continuidad del aislamiento social y resaltó las modificaciones en las condiciones de trabajo del sector reclamadas por los empresarios.

 

 

La respuesta oficial fue casi automática. A través de un video, el propio Alberto Fernández saludó al secretario general de la AGC, Ezequiel Tosco, y a todos los afiliados. Además de lo poco habitual, el gesto de Fernández no se encendió las alertas en el SEC, ya que no hubo una reelección del Consejo Directivo de la AGC ni se celebraba el día del informático, algunas de las efemérides por las que suelen hacerse esos videos.

Por eso, el mensaje presidencial fue recibido en Comercio como la confirmación del visto bueno oficial para la publicación de la resolución que habilita a la AGC y, a la vez, la ineficacia de la estrategia de lobby desplegado en la cartera laboral en estos años.

El volumen del gremio mercantil le facilitó desde siempre a Cavalieri el poder de influencia en el ministerio que ahora conduce Claudio Moroni. Durante la gestión Cambiemos, el histórico abogado del Gitano, Alberto Tomassone, se incorporó junto a un puñado de especialistas del mundo laboral al Consejo Asesor del Trabajo, creado por Dante Sica.

Tras el triunfo del Frente de Todos y la llegada de Moroni, se conformó un nuevo cuerpo de asesores en el que Tomassone ocupa un lugar destacado junto a Miguel Ángel de Virgiliis. Este último, además de ser uno de los técnicos más destacados del laboralismo empresario, supo asesorar años atrás a la Federación de Empleados de Comercio.

Sin embargo, los funcionarios no pudieron volver a obturar el ya de por sí intrincado camino de la AGC hacia su personería gremial que consiguieron inicialmente en 2018 como acto final del entonces ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Después fue refrendada por Sica, pero la presión de Cavalieri logró impugnarla y derivó en una disputa judicial que terminó desestimando la impugnación. Ahora, sin margen por los fallos judiciales y con la venia presidencial, se abre un nuevo capítulo por la disputa de afiliados.