X

Cooperativas eléctricas piden auxilio: la recaudación cayó 27,6% en cuarentena

En un estudio con foco bonaerense, el resultado financiero del primer trimestre exhibe pérdidas por más de $2.300 millones. Reclaman medidas al Estado.

Por 15/08/2020 11:45

Un estudio reciente realizado en el ámbito de la mesa nacional de cooperativas eléctricas da cuenta de un complejo panorama para estas entidades, las cuales acentúan sus reclamos por medidas estatales de “auxilio”. El relevamiento del que participaron 114 cooperativas –más del 80% radicadas en la provincia de Buenos Aires– detalla que durante el primer cuatrimestre del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) la recaudación cayó 27,6%, cuando en el mismo periodo del año anterior la incobrabilidad se mantuvo por debajo del -2%.

En el informe al que tuvo acceso Letra P se remarca que no solo necesitan ser auxiliadas aquellas empresas que no tuvieron actividad durante este periodo, “sino también las esenciales que nunca dejaron de trabajar pero que, pese a que en la mayoría la facturación no ha decaído, su resultado económico y/o financiero ha sido negativo, enfrentando quebrantos que nadie ha considerado ni reparado a la fecha”.



Fuente: Informe de estado operativo de las cooperativas eléctricas de Argentina.


“Claramente se observa que en periodo de emergencia sanitaria el resultado bruto de la cooperativa se convirtió rápidamente en negativo”, enfatiza el documento. Y describe que ello deviene de factores tales como “el congelamiento tarifario, el incremento del costo laboral, el aumento de los insumos básicos para prestar el servicio y la adecuación de los mismos a los protocolos establecidos”, además de una “caída de las ventas”.

Ante eso, los cooperativistas reclamaron “adoptar urgentes acciones tendientes a garantizar la continuidad y normal prestación del servicio esencial”. En ese punto, concretamente, peticionaron por un “aporte del Estado para atender el quebranto global del sector que, en tan solo un trimestre de estudio y para la muestra considerada de 114 cooperativas, asciende a -$2.324.917.556 y en el periodo anual considerado el quebranto asciende a -$8.134.853.026”.

 

 

Según voces del sector abordadas, este informe ya fue girado a la cartera de Desarrollo Productivo nacional, a cargo de Matías Kulfas, mientras tienen previsto hacerlo llegar a despachos bonaerenses. A raíz de este informe, se deslizó la posibilidad de una moratoria para quienes tienen deudas con Cammesa –compañía proveedora de energía– mientras que en la provincia fuentes de la Federación de Cooperativas de Electricidad bonaerense (Fedecoba) señalaron a Letra P la intención de discutir cómo se puede llegar a replicar una estrategia similar para afrontar las deudas que el grueso de las cooperativas eléctricas provinciales mantienen con sus proveedoras, las cuales, en general, son alguna de las cuatro empresas distribuidoras de peso sobre suelo bonaerense (EDEN, EDES, EDEA y Edelap), todas pertenecientes al Grupo DESA, al mando de Rogelio Pagano.

Las deudas de las cooperativas con el rey de la energía se acumulan, preocupación sobre la que ya había dado cuenta Letra P y que, según consignan cooperativistas, aún no tiene visos de resolución.

 

El 69% de las empresas cooperativas distribuidoras de energía eléctrica consideradas prestan servicios en comunidades con menos de 5.000 usuarios, lo que implica una baja densidad de usuarios con grandes extensiones de redes para abastecerlos. Esto genera una gran deseconomía de escala frente a otros prestadores con usuarios concentrados en grandes ciudades”, enfatiza el informe de la mesa nacional de cooperativas eléctricas desarrollado por el gerente de Fedecoba, ingeniero Mario Vitale.

 

Más allá de esto, el informe exhibe que el 53% de lo que ingresa a las cooperativas se destina a pagar la factura de compra de la energía eléctrica distribuida, sea a Cammesa o a alguna de las empresas de Pagano. Luego, del 47% de ingresos restante, el 68% se destina al pago de los salarios, “resultando el saldo insuficiente para hacer frente a la prestación del servicio sin absorber quebrantos que, sin dudas, se compensan con endeudamiento”, señala el relevamiento que, al mismo tiempo, observa un atraso del VAD (Valor Agregado de Distribución) del orden del 38%.



Fuente: Informe de estado operativo de las cooperativas eléctricas de Argentina.

 


“Es un muestreo que pone una luz de alerta sobre un sector de la economía social que está comenzando a resentirse”, destacaron a este medio desde Fedecoba, donde admiten que, a partir de la implementación de sistemas electrónicos de pago y el acento en campañas para el pago del servicio, se logró levantar levemente la recaudación, comparado al preocupante arranque del aislamiento que mostraba derrumbes en la cobrabilidad del orden del 50%.

Amén de esto, no dejan de marcar que “la situación es compleja en varias cooperativas”. De todos modos, aunque el informe subraya el “atraso tarifario”, en la federación bonaerense solicitan analizar la manera de destrabar esta situación sin que termine redundando en un incremento tarifario.

La intención de las cooperativas es poner en números un contexto deficitario en el que pretenden que el Gobierno los diferencie de las grandes empresas distribuidoras. “Nosotros tenemos un contenido social que ellos no tienen”, ponderan a la hora de requerir herramientas de auxilio financiero.