X

Presionada por Cornejo, Bullrich avanzó en soledad. Reacción del ala dialoguista y mini "revancha" de la jefa amarilla.

Por 05/07/2020 21:36

El chat de los popes del PRO se activó instantáneamente tras la aparición del cadáver de Fabián Gutiérrez, el exsecretario de Cristina Kirchner, en una vivienda de Río Gallegos luego de un intensa búsqueda de más de 48 horas. Patricia Bullrich, como jefa partidaria, propuso firmar un comunicado de preocupación.

El tema ya llevaba intensas horas de debate en otro chat, el de las autoridades de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, que integran Bullrich y las principales autoridades de la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica. En cuestión de minutos hubo un texto preliminar, redactado por el radicalismo, que hasta la exministra de Seguridad calificó de "muy duro". Bullrich pidió tiempo y siguió la conversación en el chat de las autoridades del PRO, donde están exfuncionarios como Guillermo Dietrich y Fernando De Andreis, intendentes como Jorge Macri (Vicente López) y Néstor Grindetti (Lanús) y el jefe del bloque amarillo en La Cámara de Diputados, Cristian Ritondo, entre otros.

 

 

Uno de los miembros del Consejo PRO sugirió armar una videoconferencia para acordar un texto y luego negociar con la UCR y la CC. El presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo, le pisaba los talones a Bullrich y amenazaba con un mensaje propio de la UCR si el PRO seguía demorando una definición. La Coalición Cívica cerró filas tan rápido como el radicalismo y Bullrich aún esperaba. Cornejo, que, como contó Letra P, es un halcón opositor que juega en tándem con Bullrich, insistió y la jefa del PRO clausuró el debate interno y estampó la firma en el texto final.

Finalmente, el comunicado se publicó el mismo sábado y arrancaron los cruces en la oposición. El mensaje pasó sin pena ni gloria por las filas de la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, pero generó un tsunami en el PRO.

ENOJO DIALOGUISTA. En el chat de WhatsApp que reúne a las autoridades del partido amarillo había cuórum para hacer una manifestación pública, pero sobraban dudas en torno a cuándo darla a conocer. El sector PRO que se abroquela con el dúo Horacio Rodríguez Larreta - Maria Eugenia Vidal y cuestiona a Bullrich pidió aguardar hasta que se aclareciera el hecho. Bullrich se cansó de esperar, avanzó y, a menos de una hora de su publicación, pegó en el chat PRO la versión final del texto titulado "Un crimen de extrema gravedad institucional".

Juntos por el Cambio subraya en el texto que Gutiérrez declaró en 2018 en la Causa de los Cuadernos, aunque su testimonio aportó poco a los fines de la causa, y reclama que la investigación sobre su asesinato pase a la justicia federal y “no haya familiares de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el proceso”.

Los popes PRO leyeron el texto antes de que llegase a los medios de comunicación, pero no pudieron opinar. Cuando empezaron a proponer ideas, el mensaje ya estaba en los portales de noticias con las firmas de los presidentes y vicepresidentes del PRO, la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica. El ala dialoguista del PRO hubiese preferido no comunicar nada, específicamente el jefe de Gobierno porteño, que gestiona la crisis sanitaria del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) junto a Alberto Fernández y Axel Kicillof y hace malabares para no quedar envuelto en los cortocircuitos opositores con el peronismo.

 

 

DEFENSA DE LOS HALCONES. Bullrich respalda el comunicado a capa y espada, pero dice que ella no lo diseñó. Al primer boceto de la UCR se le sumó una versión macrista. El texto lo ideó el exsubsecretario de Comunicación Estratégica Hernán Iglesias Illa, que, como contó Letra P, sigue trabajando junto a Macri y colabora en la redacción de las memorias del expresidente.

En rigor, se discutió entre los integrantes de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio y cada uno de los partidos puso el gancho de su sello y sus autoridades. “No es un comunicado del PRO”, refuta cuando la acusan por el mensaje inconsulto. Es cierto que es un texto conjunto de la alianza opositora, pero involucra a los tres partidos y sus miembros por igual. Ahí residen las quejas de Rodríguez Larreta y Vidal, que sienten que el texto los perjudica en su faceta dialoguista y dicen que es "oportunismo político". Además, criticaron la “premura” del mensaje, que salió apenas tres horas después de que la Policía de Santa Cruz encontrara el cuerpo de Gutiérrez.

 

 

FURIA BONAERENSE. Al enojo de Rodríguez Larreta y Vidal se sumaron Ritondo, Grindetti y Jorge Macri. Los dos primeros integran el Consejo Nacional PRO, que preside Bullrich, y el último es el presidente del PRO bonaerense. Los tres afirman que no participaron de la redacción del comunicado. El jefe comunal de Lanús pidió explicaciones en el chat de WhatsApp del PRO porque esperaba conocer el texto antes de que llegara a los medios. Aún espera respuesta.

 

 

DEVOLUCIÓN DE GENTILEZAS. Bullrich no acusa recibo cuando desde el PRO le cuestionan no haber esperado la aprobación de todos los miembros al texto sobre Gutiérrez. La jefa partidaria insiste en que fue un posicionamiento de Juntos por el Cambio y que no todo el PRO tenía por qué saber los detalles con antelación. "No iba a permitir que la pasaran por encima otra vez", dicen en su entorno.

En el comunicado de repudio por el allanamiento al exsecretario privado Darío Nieto todos los popes de Juntos por el Cambio fueron notificados antes del mensaje. Discutieron el texto por horas y llegaron a un acuerdo que rubricaron Mauricio Macri, Rodríguez Larreta, intendentes y legisladores nacionales. A pocos minutos de comunicarse con el consenso de halcones y palomas, se filtraron las internas que demoraron la publicación del texto y obligaron a hacer dos comunicados e incorporar la firma de Vidal, por ejemplo. La jefa PRO estalló de furia. Esta vez, Bullrich intentó adelantarse a esa jugada y no esperó la aprobación de todo el Consejo para avanzar con la declaración sobre el crimen de Gutiérrez.