X

Quieren que Kicillof les condone la deuda por los recursos que les giró. El planteo va en línea con las condiciones que impone JxC para acompañar el proyecto.

Por 30/07/2020 15:21

“No tenemos recursos para devolverlo”, dijo este jueves un intendente peronista ante la consulta de Letra P sobre los fondos que el gobierno de Axel Kicillof les giró a los municipios con carácter de reembolsables en el medio de la crisis sanitaria y económica. La advertencia camina de la mano de las exigencias de Juntos por el Cambio para respaldar el pedido de endeudamiento girado a la Legislatura por el Ejecutivo bonaerense y que por estas horas es objeto de frenéticas negociaciones.

Como indicó Letra P, los recursos económicos para los distritos y los modos y plazos de su devolución son algunas de las claves para destrabar las negociaciones por el proyecto de endeudamiento por 500 millones de dólares y 28 mil millones de pesos que pretende el mandatario.

 

 

Con la pretensión de lograr el acompañamiento de la oposición, imprescindible para poder tomar deuda, Kicillof mandó a su ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, a defender la iniciativa ante los legisladores. Destacó la asistencia financiera a los municipios (13.800 millones de pesos) y remarcó que una parte de esos fondos se otorgaron en concepto de préstamo con tres meses de gracia y a tasa cero. E intentó seducir: dijo que el proyecto de Ley de Financiamiento incluye la autorización para que el plazo de devolución de ese préstamo se extienda a 18 meses.

Pero la propuesta es insuficiente; según supo este portal, no solo para los jefes comunales de Juntos por el Cambio sino también para muchos del Frente de Todos: piden la condonación de la deuda, no devolver el préstamo. Festeja Cambiemos. El reclamo de los intendenes peronistas engorda el poder de negociación del vidalismo.

 

 

En efecto, un jefe comunal dijo a Letra P que los intendentes oficialistas “esperan” ese gesto de la Provincia. “No tenemos recursos para devolverlo”, indicó. Más aún: pretenden que el Ejecutivo tome la totalidad de los envíos como aportes no reintegrables.

Los fondos en cuestión fueron parte de una pulseada entre el gobernador y los intendentes que reclamaban asistencia económica ante la abrupta caída de la recaudación en sus comunas. Fue en ese marco que avanzó en la creación de un fondo conformado por recursos de Rentas Generales de la provincia y Aportes del Tesoro Nacional. Comenzó siendo de 8 mil millones y luego se amplió. En aquel momento se definió que los primeros mil millones serían girados por el Código Único de Distribución y el resto, a solicitud de los municipios, pero reembolsable a tasa cero.