X

Endeudamiento: Kicillof cede a pedidos de intendentes y se acerca al acuerdo

Recursos y plazos de devolución para jefes comunales son la clave. Rosca frenética a horas de la sesión. 500 M de dólares y 28.000 M de pesos en juego.

Por 30/07/2020 12:04

Oficialismo y oposición negocian contrarreloj las condiciones del proyecto de endeudamiento por 500 millones de dólares y 28.000 millones de pesos que el gobernador Axel Kicillof giró a la Legislatura y que podría tratarse este jueves en ambas cámaras. Los recursos económicos para los distritos y los modos y plazos de su devolución son algunas de las claves para destrabar la negociación. El mandatario, que mandó a su ministro de Hacienda a dar detalles de la iniciativa ante un centenar de legisladores, cede ante pedidos de jefes comunales. Así, lima diferencias y avanza hacia un acuerdo. Con todo, el vidalismo está decidido a usar su poder en el Senado y los intendentes de Juntos por el Cambio, jugar sus propias cartas. Son horas de rosca frenética.

 

 

Según reconstruyó Letra P, el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, destacó ante diputados y senadores de todas las fuerzas que el pedido de la administración provincial es necesario para hacer frente al período de emergencia económica, sanitaria y social producto de la pandemia, a la vez que hizo referencia a la caída de la actividad económica que se observa en los principales países del mundo y a la fuerte caída de la recaudación tributaria provincial.

También destacó la asistencia financiera a los municipios, a la que catalogó como “inédita” en Buenos Aires. Fue del orden de los 13.800 millones de pesos. De acuerdo a su exposición, una parte de esos fondos se otorgaron en concepto de préstamo con tres meses de gracia, a tasa cero, en condiciones “muy razonables”. Sobre este punto López explicó que el proyecto de Ley de Financiamiento es importante porque en uno de sus artículos incluye la autorización para que el plazo de devolución de ese préstamo se extienda a 18 meses. Así, no se convertiría en una carga para los municipios.

 

 

Lo dicho: el plazo de devolución es una de las llaves que abre la posibilidad de un acuerdo. Dijo López que la aprobación de la iniciativa servirá para financiar inversiones urgentes de infraestructura vial y educativa y fortalecer programas destinados a los sectores de la población más vulnerables, específicamente en lo que hace al acceso a la vivienda y a servicios básicos como el agua potable, todos ellos guiños políticos directos a los intendentes, actores protagónicos para destrabar el tratamiento del proyecto. 

En los artículos 4 y 5 de la iniciativa se plantean herramientas para que la Tesorería de la Provincia pueda seguir administrando los recursos en este contexto de emergencia por coronavirus. Uno es un bono a proveedores que permitirá administrar la deuda heredada por la gestión de María Eugenia Vidal y agilizar los pagos a proveedores que brindan servicios esenciales, por ejemplo, los vinculados a la salud pública. 

 


Maximiliano Abad, jefe de bloque de diputados de JxC.

 

La oposición reitera exigencias: quiere tener precisiones sobre el destino del financiamiento. No obstante, en las filas de Juntos por el Cambio reconocen que a horas del posible tratamiento están “más cerca de un acuerdo” y que “el rol de los intendentes fue clave”. “Lo que acercó las posiciones fue sobrevivir”, dijo a Letra P un diputado de peso en las filas cambiemistas. 

Dentro del PRO analizan además las contraindicaciones de extender la presión sobre el oficialismo: podría tener un costo más alto que ceder en algunas pretensiones y avanzar en un acuerdo. Eso sí, se muestran intransigentes a la hora de pedir detalles sobre el destino de los fondos y una suerte de claúsula de seguridad. Es que, aunque en voz baja, se quejan porque aseguran que los $ 2.000 millones del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que anunció Kicillof en mayo no llegaron en su totalidad a los distritos. Por eso será clave el rol de los intendentes durante toda la jornada, atentos al desenlace final.

 

 

Centrados en estos puntos, oficialismo y oposición continúan una discusión frenética con la idea de llegar a un acuerdo al momento de sentarse en sus bancas. La sesión está prevista para las 14 en Diputados y para las 20 en el Senado. En la primera, los 45 diputados y diputadas del Frente de Todos apelarán a imponer su peso en el recinto sobre Juntos por el Cambio (38) y a negociar con los bloques más chicos. En la Cámara alta deberán lidiar una nueva batalla desde una posición de minoría: los y las senadoras comandadas por Roberto Costa y que en su mayoría reportan a la exgobernadora Vidal suman 26 de los 46 escaños.