X

Apuntado por los propios, Fernández usó la cuarentena para enfriar la interna

Habló de "diálogo" y "trabajo en conjunto" al cierre de una semana que lo tuvo en la mira del fuego amigo. Aprovechó el anuncio para bajar un mensaje de unidad.

Habló de "diálogo" y "trabajo en conjunto" al cierre de una semana que lo tuvo en la mira del fuego amigo. Aprovechó el anuncio para bajar un mensaje de unidad.

Por 17/07/2020 17:56

El mensaje de Alberto Fernández junto a los gobernadores por la nueva fase de la cuarentena dejó también definiciones del Presidente orientadas hacia la interna del Frente de Todos, que se tensó estos días con cuestionamientos de diferentes sectores de la coalición de gobierno. Sentado entre Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, el primer mandatario ratificó su predisposición al diálogo y anunció que convocará a los gobernadores de la oposición para trabajar en un plan de la pospandemia.

"Para mí el diálogo es un camino y nunca voy a ceder en ese camino. Lo saben todos. Siempre me acusaron de ser dialoguista y esa una acusación que me encanta que me hagan", respondió el Presidente en conferencia de prensa ante la consulta del portal Infobae sobre las internas que envolvieron en los últimos días al Frente de Todos.

Uno de los puntos de la disputa fue disparado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien el 12 de julio elogió desde su cuenta de Twitter una nota publicada por el diario Página/12 en la que el periodista Alfredo Zaiat advertía sobre "la resistencia del establishment a un proyecto económico de desarrollo nacional" en relación a los empresarios del G-6 que fueron convocados a Olivos por Fernández para la celebración del 9 de julio. "El mejor análisis que he leído en mucho tiempo. Sin subjetividades, sin anécdotas. En tiempos de pandemia, de lectura imprescindible para entender y no equivocarse", dijo la vicepresidenta.

 

 

La declaración de Cristina "abrió la caja de Pandora", al decir de un dirigente que fue parte del Grupo Callao -que armó Fernández en 2018- e invitó, aún sin pretenderlo, a otros repudios. Enseguida se sumaron, por ejemplo, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini -a quien el Presidente contuvo con una cálida carta- y el ex ministro de Planificación Julio de Vido.

 

 

En Olivos lamentaron el episodio que, según una versión en la que coincidieron dos fuentes del Frente de Todos, se habría originado en el "olvido" de Presidencia a la hora de extender las invitaciones para la celebración patria, en la que debían haber estado incluidos el titular de la CTA y diputado del Frente de Todos, Hugo Yasky, y representantes de la Federación Agraria Argentina (FAA). La vicepresidenta tampoco formó parte del acto.

 

 

Pocos días antes, Fernández había recibido cuestionamientos por sus elogios al empresario Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía, por parte de un sector del cristinismo. Eso, pese a que el presidente del bloque del Frente de Todos e hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner, había participado él mismo de una cena con Mildlin, de la que también formaron parte Eduardo "Wado" de Pedro y Sergio Massa. Tras el affaire G-6, llegó la crítica del periodista Víctor Hugo Morales por la posición argentina sobre Venezuela, que el Presidente también salió a responder.

Los cuestionamientos que tensaron la interna no hicieron, sin embargo, que el Presidente cambiara de posición. Mucho menos aún después del espaldarazo que recibió por parte del ex mandatario brasileño Luis Inácio "Lula" Da Silva, quien en diálogo con Radio Con Vos afirmó que Fernández "no puede dejar de conversar con los empresarios que tenga que conversar: ese es el papel de un presidente". Al respaldo también se sumó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

 

 

"Ayer lo escuchaba a Lula, que tuvo palabras muy generosas, que dijo que quien gobierna es algo así como un director de orquesta y no puede dejar de dialogar con el que toca el clarinete, el que toca el piano, el que toca el oboe. Tiene que dialogar con todos. El diálogo hay que tenerlo con todos", afirmó Fernández este viernes. Y agregó: "A mí me gusta mucho estar en el Frente de Todos y me encanta que el Frente de Todos no tenga un discurso único y que tenga opiniones distintas, porque en la diversidad somos mucho más fuertes".

 

 

Pero además de responder sobre las internas, el Presidente fue un paso más allá y anunció que el trabajo conjunto con los gobernadores de otros sectores políticos seguirá luego de la pandemia. "Quiero que construyamos un plan de salida, región por región, porque me interesa atender a la particularidad de cada región. A Horacio y a Axel los he invitado a que hagamos juntos un plan pospandemia para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que tiene su particularidad. Quiero que hagamos lo mismo con los gobernadores del NOA, del NEA, de Cuyo, la región Centro y la Patagonia. Ya que nos salió bien esto de trabajar juntos en la enfermedad, trabajemos juntos cuando estemos sanos", dijo.