X

Borrón y pacto nuevo

La pirueta de un vínculo que se picó en campaña pero sentó sus bases 2020-2023 en una reunión secreta que reveló Letra P. Massa, puente. CFK, palo en la rueda.

Por 25/06/2020 15:53

En julio del año pasado, Marcelo Mindlin le pidió a Alberto Fernández, en el departamento de Puerto Madero que habitaba el entonces candidato a presidente, que hiciera lo que quisiera con las tarifas, pero que por favor no lo nombrase más en la lista pública de los empresarios amigos de Mauricio Macri. Casi un año después, el zar de la energía acaba de inaugurar, con la palabra del Presidente, la ampliación de la Central Termoeléctrica Genelba en la localidad bonaerense de Marcos Paz. En el medio, comenzó el proceso hacia una nueva convivencia, como la que el empresario mantuvo durante por lo menos 9 de los 12 años del kirchnerismo en el poder. El Frente de Todos ganó las elecciones y congeló las tarifas en dos oportunidades, pero no revisó los aumentos descomunales que ordenó Cambiemos durante cuatro años. Tampoco impulsó investigación alguna sobre la adquisición de IECSA, la empresa del clan Macri, que el dueño de Pampa Energía le compró a Angelo Calcaterra en el arranque del ciclo amarillo. 

Desde Marcos Paz y junto al intendente Ricardo Curutchet, Mindlin fue el maestro de ceremonia y remarcó que la suya es “la empresa número 1 del país” y “provee energía a dos millones y medio de personas”. Destacó que, “a pesar de la pandemia y las dificultades, Pampa siguió invirtiendo” y presentó un cuadro con el detalle de las inversiones y con el cambio en la ecuación que llevó a que hoy el 70% del negocio de la generación de energía haya quedado en manos nacionales.

Desde Olivos por videoconferencia, Fernández lamentó no haber estado presente en Marcos Paz, puso a Mindlin como contraejemplo de Vicentin y mencionó la deuda de la cerealera con el Banco Nación: “Por mucho que me critiquen, me pone muy contento que lo hagan capitales argentinos radicados en el país que apuestan, que sufren y que se quedan en el país. Uno allí ganó soberanía”, dijo. Además, reveló: “Con Marcelo fue con el primero que hablé de la necesidad de no aumentar tarifas en ese momento complejo y acompañaron. Ya habrá tiempo para discutirlo”, agregó.

 


ADAPTACIONES. El intendente Curutchet citó a Néstor Kirchner y dijo que hacen falta 20 años para poner en marcha las grandes transformaciones y recordó que, en 2009, Cristina Fernández inauguró la planta que ahora acaba de pasar de fase en generación. El cierre de ciclo se proyectó con Axel Kicillof como ministro y se puso en marcha con Macri, a quien Mindlin le agradeció también (¿cómo no hacerlo?), aunque sin nombrarlo. 

Desde Olivos por videoconferencia, Fernández lamentó no haber estado presente en Marcos Paz y puso a Mindlin como contraejemplo de Vicentin y mencionó la deuda de la cerealera con el Banco Nación.

Nadie la mencionó, pero sobrevolaba una vieja idea que el kirchnerismo incubó en su amanecer, hace 16 años, cuando Mindlin, según recordó, conoció a Fernández. Es la argentinización de las empresas o, en palabras de un hombre de Pampa, la marca de la “burguesía nacional” que llevó a cotizar alto pero terminó mal con CFK como presidente.  

Muy lejos quedó la frase que el candidato Fernández le dijo a Roberto Navarro hace casi un año: “El otro día vino a verme uno de esos empresarios, que estaba muy molesto porque yo lo había nombrado públicamente. Y lo que más me impresionó es que es que me dijo: ‘Si querés pesificar (las tarifas), no hay ningún problema’. Con lo cual pensé en el acto, lo que habrán ganado. Si el problema de este tipo es que yo no lo nombre y no que le quite la dolarización, ¡lo que habrán ganado! No tengo más ganas de que se rían de la gente”, dijo. Tal vez no lo recuerde.

Iniciado como financista junto a Eduardo Elsztain en los años noventa, sentado a la mesa del poder permanente y con una inversión destinada a conservar el perfil bajo, Mindlin acaba de dar muestras de su fortaleza en un contexto de parálisis y sequía extrema de buenas noticias. Ese justamente es, como dicen cerca suyo, el activo diferencial del accionista principal de Edenor, Transener y Petrobras: hacerse grande en la crisis. 

 

 

La empresa destaca que el cierre del segundo Ciclo Combinado de la central demandó una inversión de 350 millones de dólares y que la obra -en la trabajaron más de 1500 personas- va a “permitir ahorrar mucho en combustible y en gas para producir energía”. Con la ampliación, Genelba aumenta su potencia instalada en 380 MW y, con un total de 1237 MW, se convierte en la central más grande del país en Ciclo Combinado. Además, Pampa llega casi a 5000 MW de capacidad instalada de generación eléctrica, lo que equivale al 12% de toda la energía del país.

Mindlin tiene más de una terminal para llegar a Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el economista Emmanuel Álvarez Agis y su primo financista Javier Timerman. Sin embargo, hoy el nexo principal con el Frente de Todos es Sergio Massa

TOCÓ CON TODOS. Primo del fallecido Héctor Timerman, Mindlin tiene más de una terminal para llegar a Fernández. En primer lugar, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, viejo conocido de la compañía; después, el economista Emmanuel Alvarez Agis y, finalmente, otro primo suyo, el financista Javier Timerman. Sin embargo, hoy el nexo principal con el Frente de Todos es Sergio Massa.

Vecinos distinguidos de Tigre, el presidente de la Cámara de Diputados y el comprador de IECSA se conocen desde hace tiempo y afinaron su sintonía cuando Massa rompió con Cristina y formó el Frente Renovador. El exintendente es habitué de los encuentros que organiza el presidente del Museo del Holocausto y tuvieron un acercamiento más intenso desde que el peronismo volvió al poder. Cerca de Mindlin agradecen el comportamiento que tuvo Massa en 2018, cuando los Cuadernos de Centeno arrastraron por unos días a la cárcel a parte del establishment y llegó por vía del Frente Renovador la noticia de que el buen amigo Claudio Bonadio había decidido su sobreseimiento en la causa. Ahora, Massa es el puente que conecta al empresario con Máximo Kirchner, aunque sus oficios no alcanzan para redimirlo de viejos pecados ante Cristina Fernández. 

Mucha agua pasó debajo del puente, pero Mindlin siempre supo adaptarse. Enfrentado con su viejo amigo Julio De Vido, a partir de 2013 comenzó a tejer un vínculo de lo más fluido con los enviados de Axel Kicillof, entre los que se destacaba el joven Álvarez Agis como director de Edenor. El proyecto El Mangrullo entre YPF y Pampa Energía fue objetado entonces desde el Ministerio de Planificación y la UIF abrió una causa judicial por lavado de activos.

 


LA DOCTORA. Aunque no pudieron hablar, las imágenes de la empresa mostraron que, para la foto, se habían peinado dos aliados de Mindlin en la nueva etapa, primero Massa y segundo, el ministro de la Producción, Matías Kulfas. Los dos estaban conectados en sus despachos y tienen contacto permanente con el dueño de Pampa. Sin embargo, el obstáculo para una armonía plena sigue siendo CFK, la vicepresidenta que no suele pararse demasiado cerca de los dos mencionados.

 

 

Cristina tiene en su círculo de confianza al secretario de Energía, Sergio Lanziani -enfrentado feo con Kulfas- y tal, vez más importante, al dueño de Vista y exceo de YPF Miguel Galuccio. Sus leales hoy están sentados en los Entes Reguladores que deben controlar a Mindlin: Federico Bernal en el Enargas, Federico Basualdo en el Enre y Andrés Cirnigliano en Enarsa. A este último en especial le prestan atención en Pampa Energía; lo ven como un discípulo del director institucional del Senado, Mariano Lovelli, un cristinista al que le reconocen conocimientos de energía. Dicen al lado de Mindlin que la consigna de Cristina para todos parece haber sido que, por el momento, no molesten demasiado a uno de los grandes responsables del apagón masivo de hace un año, cuando en el Día del Padre se quedaron sin luz 50 millones de usuarios. El mayor, dicen los privados, es Cammesa, la compañía con control estatal encargada del despacho de energía, que no recibió ninguna sanción.

Rápido como nadie, en 2019 Mindlin ya tenía pensado su calendario de inauguraciones para arrimarse al ganador de las elecciones. Genelba era la primera escala y la próxima será, como se mencionó en Marcos Paz, la inauguración de la Central de Ensenada de Barragán, otra inversión que demandó 350 millones de dólares, “permitirá ahorrar gas y divisas” y será inaugurada tal vez para la campaña de 2021. Por la construcción de esa central y la de Brigadier López, hace dos meses el juez Sebastián Casanello procesó a dos exfuncionarios kirchneristas y cinco directivos de la UTE que habían formado IECSA e Isolux, entre ellos, la mano derecha de Calcaterra, Héctor Sánchez Caballero. Pero a Ensenada de Barragán la empuja también un soldado de Cristina, el intendente Mario Secco, con el que el dueño de Pampa ya aceitó una relación inmejorable.