X

Pasaron dos meses desde que se anunció el proyecto de Kirchner y Heller. Con el Congreso funcionando, ahora esperan el acuerdo de la deuda y certezas de Olivos.

Por 03/06/2020 19:06

El diputado del Frente de Todos y titular del banco Credicoop, Carlos Salomón Heller, asegura que el proyecto de ley para aplicar un impuesto extraordinario a las grandes fortunas ya está terminado. Se trata del principal autor de una iniciativa que, por ahora, no tiene una fecha concreta de presentación. Según explicó, los autores del texto aguardan certezas técnicas sobre la eficacia de las sesiones virtuales para avanzar en su tratamiento. Sin embargo, fuentes del bloque oficialista y del Ejecutivo confiaron a Letra P que la propuesta recién ingresará cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, haya concluido la renegociación de la deuda soberana con los tenedores de bonos argentinos bajo legislación extranjera. 

En el Gobierno consideran que, sin un desenlace para el tramo más urgente de la deuda externa, el debate sobre un "aporte solidario por única vez" podría diluirse en un debate mucho más complejo que licuaría su impacto fiscal. 

También hay inquietudes tributarias y políticas que aportan a la demora. El presidente Alberto Fernández dio un indicio de esa tensión durante la semana pasada, cuando habló de la necesidad de impulsar una reforma tributaria. No fue al azar. Estuvo orientado a instalar la serie de iniciativas que diseña el Gobierno para acompañar el impuesto por única vez.

 

 

El texto que concluyó Heller ingresará a la Cámara baja acompañado por incentivos especialmente orientados a las clases medias urbanas, el universo socioeconómico que, según evalúan en la bancada del Frente de Todos, registra el menor alcance de las medidas anunciadas por el Presidente. 

"No es viable que presentemos el proyecto de Heller sin definiciones sobre el futuro de la deuda externa. Si las negociaciones con los acreedores se estiran, se extenderá el tiempo para presentarlo, pero, cuando se haya definido esa paritaria, acompañaremos la propuesta con señales fiscales para la clase media, a la que todavía no hemos llegado lo suficiente", detalló una alta fuente del Frente de Todos en el Congreso.

El bloque oficialista en Diputados es una coalición de fuerzas y los dos meses de postergación para presentar el proyecto sirvieron para ordenar a las tribus internas de la alianza. Con el proyecto oficialmente terminado, todos los sectores del panperonismo apoyan el texto que coordina el titular de la bancada, Máximo Kirchner, junto a Heller.  Pero los representantes de las provincias le reclaman al Ejecutivo respuestas fiscales más urgentes para atender a las empresas en crisis, con más medidas o con menos obstáculos para acceder al pago estatal del 50% de los salarios. 

 

 

La batería de incentivos fiscales estará concentrada en la promoción de exenciones del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores esenciales y para las pymes. También discuten un plan de la Nación para acompañar, respaldar y facilitar la renegociación de las deudas provinciales, el segundo capítulo de la saga que Guzmán ahora protagoniza con los tenedores de bonos locales bajo ley extranjera. La atención que requieren las deudas dolarizadas de algunas provincias es clave y parte de su derrotero estará determinado por el desenlace del tramo actual de la negociación internacional.

Para los gobernadores, la cuestión es tan acuciante como la coparticipación federal que reciben y, por eso, Heller analizó que el impuesto extra sea coparticipable. Finalmente, no tendrá esa característica, pero tendrá un criterio de "distribución federal" que le permitirá al Estado Nacional una afectación específica para la pandemia y los trabajadores esenciales, aunque con la obligación de repartirlo entre las provincias, como hace con los Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

 

 

En ese mapa de arena se inserta la propuesta que presentó este viernes el diputado lavagnista Alejandro "Topo" Rodríguez, del bloque Consenso Federal, que propone un régimen para ese sector con un punto insignia: la exención de Ganancias por tres años para esas firmas que, según reza el texto, generan el 80% del empleo del país. La propuesta lleva la firma de todos los diputados que integran el interbloque del lavagnismo y busca llenar un vacío conceptual del Gobierno para ese sector. Esa letra aliada prosperará en la medida en que avancen los acercamientos del oficalismo con los legisladores que se referencian en el exministro de Economía y excandidato presidencial,Roberto Lavagna.

Desde el comienzo de la pandemia, la Casa Rosada ha buscado administrar las tensiones con su bloque dentro del Congreso. También, con los conglomerados opositores y con los aliados esquivos. En algunos casos, trasformó en decretos y resoluciones algunos proyectos presentados en Diputados y, en otros, ha buscado estirar los tiempos hasta diseñar planes más integrales que contuvieran esas propuestas. 

 

 

La iniciativa lavagnista para las pymes podría insertarse en esa danza de negociaciones, pero el impuesto por única vez para las personas que posean más de tres millones de dólares no será absorbido por la reforma fiscal que prepara el Ejecutivo, sino que estará rodeado por proyectos que, además de distintas exenciones en Ganancias, alcanzarían cambios en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), además de regímenes de promoción fiscal para quienes inviertan parte de sus fortunas dentro de la economía nacional y la saquen de sus colchones y cajas de seguridad o las traigan del exterior.