X

Acusaron al macrismo de participar de “un proceso fraudulento de concurso, quiebra y apropiación” de la avícola. Alertan vaciamiento. El plan de recuperación.

Por 24/06/2020 7:51

Cresta Roja, la avícola que fue escenario para el veto macrista a la ley antidespidos y experimento frustrado de reactivación productiva bajo la liturgia amarilla del “Sí, se puede”, arrastra aún un cuadro crítico para los más de dos mil trabajadores que desde la pasada gestión –represión de la policía vidalista mediante– vienen reclamando un resolución del conflicto, que ya pasó por quiebras, administraciones fugaces con cheques rebotados y desembarcos de accionistas que aportaron financieramente a la campaña bonaerense de Cambiemos.

Ahora, el objetivo de los trabajadores es conformar una cooperativa administrada por ellos, con un gerenciamiento de los antiguos dueños de la empresa, los Rasic. Ese proyecto de recuperación de la avícola es el que presentaron este lunes a autoridades nacionales y bonaerenses.

“Creemos que es una propuesta inteligente y superadora. Esperemos que el Gobierno acompañe esta propuesta y necesitamos que la jueza Valeria Pérez Casado saque una resolución en favor de los trabajadores, que nos den la tenencia precaria para que podamos administrar la empresa”, resumió a Letra P Carlos Stasiuk, uno de los representantes de los trabajadores que estuvo presente en la audiencia realizada en una sede porteña del Ministerio de Seguridad.
 

VACIAMIENTO. “Estamos manifestándonos desde noviembre de 2018; cuando nos quisimos acercar a la empresa que está operando hoy, Wade -Granja Tres Arroyos-, lo único que recibimos fue represión”, denunció Stasiuk. Y más: “Están vaciando toda la cadena productiva, los molinos, las granjas. Desaparecieron maquinarias que son muy caras, como una inyectora. Se tendrá que hacer un balance cuando el síndico lo requiera pero ya está avisado para que tome nota de las faltantes. Todas estas irregularidades están siendo denunciadas, como así también todo el proceso desde 2015 por distintas estafas a los trabajadores”, puntualizó.


Además de funcionarios nacionales y bonaerenses de las carteras de Seguridad, Trabajo y Desarrollo, acompañó a los trabajadores Melento Rasic, exdirector de Cresta Roja y representante de la empresa fallida, a quien los trabajadores buscan reestablecer en la dirección.
 


En ese marco, la Dirección Nacional de Empresas Recuperadas (D.N.E.P.)  describió el proceso de quiebra (2014/2020) de Cresta Roja (Rasic Hnos. S.A.) mientras que los trabajadores denunciaron la participación del gobierno de Cambiemos “en un proceso fraudulento de concurso, quiebra y apropiación de la empresa”, según se detalló en el acto de reunión.
 

RAÍZ DEL CONFLICTO. Cresta Roja comenzó su crisis en 2014, cuando Rasic se presentó en concurso de acreedores y comenzaron los despidos. En 2016, con el desembarco de la firma Proteinsa, el salvataje de la avícola se promocionó por el macrismo como ícono de la reactivación laboral. Pero las reincorporaciones prometidas no se efectivizaron y, con cheques rebotados, Proteinsa se alejó, cediéndole el control a la familia De Grazia -propietarios de la avícola líder Granja Tres Arroyos-, que arribó con uno de los sellos del grupo: Wade S.A. Uno de sus directores, Ariel De Grazia, fue aportante a la campaña de Cambiemos. El arribo de Wade –a cargo actualmente– acentuó el escenario de conflictividad con episodios de represión en 2018 y 2019 a despedidos que reclamaban por la reincorporación prometida en las puertas de la planta ubicada en el distrito de Esteban Echeverría.


Bajo este cuadro, se hizo una propuesta de recuperación de la empresa en favor de los trabajadores, que apunta a incrementar el número de operarios y la productividad, bajo la dirección de los anteriores dueños de la empresa. En suma, una iniciativa autogestionada. En función de dicho proyecto, se requirió el apoyo del Ministerio de Trabajo nacional y bonaerense.

“Fuimos escuchados, se comprometieron a trabajar cada área en lo que pueda ayudar para que esto se resuelva cuanto antes. Calculamos que en el lapso de diez días vamos a tener más novedades. Se renuevan las esperanzas para que esto se resuelva cuanto antes”, expresó Stasiuk.
 


LA RESPUESTA DEL GOBIERNO. El Ministerio de Trabajo bonaerense indicó que no dispone de programas de transferencia dineraria para solventar iniciativas de recuperación de empresas pero que, de todas maneras, pone “a disposición su colaboración, junto a otros organismos, para la asistencia técnica, y considerará la situación de los trabajadores ante eventuales programas de ayuda a empresas en crisis”.

En el orden nacional, en tanto, la cartera laboral está transfiriendo subsidios en favor de trabajadores, a la vez que se pidió a los representantes de los operarios que aporten los listados de pares que no estén comprendidos en ningún mecanismo de asistencia de emergencia, para que sean incorporados.

“Los participantes de la reunión acuerdan en que el abordaje y la estrategia de una eventual recuperación de la empresa en favor de sus trabajadores debe tener dos sostenes fundamentales desde el Estado nacional: la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Desarrollo Productivo”, se remarca en el acta.