X

Represión en Cresta Roja: “Fue una cacería humana”, denuncian los trabajadores

Infantería efectuó un violento desalojo del acampe frente a los portones de la avícola. Persecución en calles linderas. Heridos. Un operario y vecinos demorados dentro de la planta de E. Echeverría.
Por 14/12/2018 18:49

La represión volvió con fuerza este viernes por la tarde en la planta 2 de Cresta Roja ubicada en la localidad de El Jaguel, en Esteban Echeverría. Efectivos y personal de Infantería de la Policía bonaerense realizaron un violento desalojo –con detenciones y heridos- del acampe que los trabajadores despedidos vienen llevando a cabo desde hace varios días en reclamo de ser reincorporados o cobrar sus correspondientes indemnizaciones.

Con la orden de liberar los portones para el ingreso y egreso de camiones de la avícola, los uniformados lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes: “La primera represión fue alrededor de las 15, unos 15 o 20 efectivos. Después se reforzaron y eran más de 50, empezaron a juntarse con efectivos de infantería por toda la zona y policía de civil, andaban cazando trabajadores y vecinos, se metían en las casas ilegalmente, una locura”, detalló a Letra P Carlos Stasiuk, uno de los trabajadores de Cresta Roja.
 


“Hubo una persecución por todo el barrio, fue una cacería humana. Arrestaron a uno de nuestros compañeros y a dos o tres vecinos de la planta; los tienen metidos dentro de la planta. Es una locura lo que están haciendo”, remarcó.

Stasiuk hizo hincapié varias veces en la cantidad de policías de civil que intervinieron en el operativo, que se extendió por las inmediaciones de la planta: “Hay algunos compañeros que pudieron refugiarse en casas de vecinos, otros salimos corriendo como pudimos y uno de nuestros compañeros, que es un hombre mayor, al no poder correr demasiado, lo agarraron. Dentro de las casas los sacaban, llegaron hasta dos cuadras de la planta”.
 


Edmundo Godoy, con más de veinte años en Cresta Roja, es el trabajador que hasta las 18:30 de este viernes permanecía demorado dentro de la planta junto con algunos vecinos. “Balas de goma, gases lacrimógenos, tiraron a mansalva, había chicos, fue una locura, una batalla campal mal, terrible”, siguió comentando Stasiuk para graficar el tenor del operativo: “Uno de los vecinos venía de trabajar, lo agarraron y lo metieron dentro de la planta, por el sólo hecho de pasar por ahí”, relató.
 

CRESTA EN CRISIS. De los 3.300 trabajadores que tenía Cresta Roja en 2015, previo a la quiebra, actualmente se desempeñan alrededor de 500 entre ambas plantas, según informaron los propios operarios. El presente conflicto -por el que también fueron reprimidos los trabajadores el pasado jueves 6- radica en la última tanda de despidos, donde 180 personas recibieron sus respectivos telegramas, aunque sin percibir aún sus indemnizaciones. Además, persiste el reclamo por ser reincorporados de varios cesanteados en la primera tanda. "Son 1.400 personas sin definir su situación", expresó Stasiuk a Letra P. 


“Estábamos al costado de los portones haciendo un acampe pacífico. Ellos tenían la orden de liberar los portones para el ingreso y egreso de los camiones y empezaron con la represión, a darnos duro”, aseveró, al tiempo que sostuvo que el objetivo inmediato es que se logre la liberación del operario detenido, para luego decidir en asamblea los pasos a seguir.
 


Más allá de esto, Stasiuk no dejó de recordar las promesas realizadas años atrás por el Ejecutivo: “La negociación de la gobernadora Vidal nunca llegó, porque nosotros queríamos trabajar como ellos nos prometió que nos iba a cuidar”.

En el Ministerio de Seguridad detallaron a Letra P que fueron “cinco” los manifestantes detenidos. En la cartera conducida por Cristian Ritondo, señalaron que las detenciones se dieron “luego de agredir al personal policial que custodiaba el lugar”.
 


La versión del gobierno provincial añade: “Se trata de ex trabajadores cesanteados no reincorporados de la Planta de Procesamiento de Aves ‘Tres Arroyos’, dos de ellos, cabecillas del grupo, a quienes les secuestraron en su poder un cuchillo de 20 centímetros de hoja y tuercas que eran arrojadas al personal policial con hondas, además de producir graves daños con elementos contundentes en la garita de control de acceso al lugar. Como consecuencia de la agresión al personal policial el jefe del Distrito de Esteban Echeverría fue herido a la altura del ojo por uno de los manifestantes detenidos. El mismo fue derivado al Hospital de Monte Grande para ser atendido por personal médico y hay cuatro efectivos policiales heridos. En el lugar continúa el dispositivo de seguridad con Grupos de  Infantería, de Caballería, GAD y dependencias del distrito”.

Sin embargo, el Ministerio de Seguridad no precisó el número de manifestantes heridos, algunos de ellos que exhibieron en las redes sociales las marcas de las balas de goma disparadas por los efectivos policiales.
 


“Qué triste tener que usar las primeras ambulancias de SAME para socorrer a los trabajadores de Cresta Roja reprimidos por pedir trabajo”, señaló en su cuenta de Twitter el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien viene solicitándoles a las autoridades provinciales y nacionales “que resuelvan con diálogo, de manera pacífica y con responsabilidad esta situación”.

Según informaron fuentes del municipio a Letra P, Gray le envió el 2 de febrero de este año una carta al presidente Mauricio Macri pidiéndole una audiencia por este tema, “que nunca respondió”. Asimismo, afirmaron que el jefe comunal “se reúne muy seguido con los trabajadores y una vez por mes el municipio envía alimentos y materiales para los familiares de los despedidos”.