18|1|2022

Fernández explora el plan "Vicentin para Todos" para romper la muralla opositora

19 de junio de 2020

19 de junio de 2020

En el Ejecutivo hablan de un “rescate” con acreedores nacionales y aval del agro, que evitaría la extranjerización y rompería la explotación política del PRO.

Hace unos días, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo una reunión por Zoom con la cúpula de la Bolsa de Rosario y un grupo nutrido de acopiadores. Allí le expresaron que al sector no le gusta la palabra “expropiación”, pero que están alineados con la idea oficial de que el management de Vicentin no puede seguir y que se debe incorporar a los acreedores. En el Gobierno se debate por estas horas cómo salir de la encerrona que la misma decisión creó, que además puso a Cambiemos aglutinado y pidiendo una “126” y generó levantamientos en el interior de Santa Fe y Córdoba.

 

El jueves por la tarde, el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, se reunió con el presidente Alberto Fernández y el interventor -ahora veedor luego de un fallo judicial-, Gabriel Delgado. El viernes a primera hora, volvieron a charlar y se sumaron otros actores. Aclarando que “aún no hay nada definido”, en esos mitines, Iannizzotto le contó al Presidente los problemas que hay en el interior, pero le aclaró que todos están de acuerdo con la idea de refundar Vicentin.

 

En el Ejecutivo, el concepto mutó de “expropiación” a “rescate”. En realidad, aclaran, nunca fue "expropiación o nada", sino que siempre la puerta estuvo abierta a nuevos modelos. Lo que se especula es un esquema 100% nacional, que evite la extranjerización -argumento fundacional de Fernández- y que contenga a las cooperativas, productores, bancos nacionales y el Estado santafesino, mientras que el nacional quedaría incluido vía YPF Agro.

 

Delgado, Kulfas y Fernández.

 

 

Según supo Letra P, la demora en una posición de este estilo es política. Como en una alianza de partidos, el Frente de Todos necesita conformar a algunos cuadros más que al Presidente. Hacia adentro del Gobierno, la discusión también es por las formas, pero aplicadas a la contención de la armonía con aliados clave, como la Santa Fe de Omar Perotti.

 

Ni el propio ministro de Agricultura, Luis Basterra, comulga demasiado con expropiar. En esa línea se agrupan, también, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. El massismo aparece en esa misma columna y es una de las fuerzas que trabajan con reuniones para sumar adeptos. De ir por ese lado, hasta los exportadores de cereales, todas firmas multinacionales, estarían de acuerdo en la creación de una empresa testigo y nacional. Algunos ministros con llegada al lavagnismo aseguran que la diferencia de Roberto Lavagna con el proyecto de Fernández también empujó y que ambos charlaron del tema en los últimos días. Se espera una definición de parte el kirchnerismo más duro, que no está tan duro en el asunto.

 

 

 

Este viernes, el juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini, que lleva adelante el concurso de acreedores de Vicentin, dispuso que el directorio nombrado por los accionistas conduzca la empresa y dejó como veedores a los interventores del Gobierno. El fallo, que en la ciudad y entre los que están en el caso consideran apalancado por la compañía, no fue un golpe para el Gobierno. Según dicen, ya sabían que Delgado y el vice, Luciano Zarich, quedarían como veedores, pero sí sorprendió la restitución del management. La decisión tuvo el rechazo, incluso, de los interesados en el rescate, como Coninagro. De todos modos, la decisión de fondo, la resolución, no parece pasar ni por ese fallo ni por la Justicia.

 

 

 

 

Algunos cuadros de peso dentro del Gobierno entienden que una posición de consenso, sin expropiación pero 100% nacional, no sólo le evitaría dolores de cabeza al Presidente en plena pandemia, sino que volvería a partir a Juntos por el Cambio. Patricia Bullrich, la líder del PRO, compartió una videoconferencia via Zoom con productores agropecuarios, en la que avisó que transformarían el caso Vicentin en "la 126” y anunció una guerra para evitar la expropiación que se libraría en la calle, en la Justicia y en el Congreso. La línea más blanda, el frigerismo en el parlamento, sugirió que lo mejor es no expropiar, pero no le cerró la puerta a un saneamiento. Un mar de distancia.

 

Mientras el Gobierno tarda en definirse, la oposición puede por el momento dejar las internas en segundo plano y consolidar su alianza aferrada al caso Vicentin. El sábado, habrá marchas y banderazos importantes en distintas localidades de Santa Fe. Los armó la organización Campo y Ciudad, encabezada por el ruralista David Lacroze, quien saltó a la fama por increpar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en un avión. Lacroze es el principal financista del candidato que el ex ministro Luis Miguel Etchevere puso a jugar contra Daniel Pelegrina en La Rural. Desde hace tres días, Etchevehere viene llamando uno por uno a empresarios para plegarlos a los banderazos por Vicentin.