09|8|2022

"El país está más parado de lo que debería estar"

ENTREVISTAS

ENTREVISTAS

17 de abril de 2020

17 de abril de 2020

El diputado radical pide que el Gobierno "abra la cabeza" sobre la economía y destrabar actividades "con cuidados sanitarios". Considera "ridículo" el impuesto a las fortunas y lo compara con la 125.

Pocos minutos después de la oferta para la renegociación de la deuda externa que realizó el ministro de Economía, Martín Guzmán, el diputado radical Facundo Suárez Lastra anticipó el ánimo que tiene el interbloque de Juntos por el Cambio sobre las medidas que implementa el presidente Alberto Fernández para afrontar la pandemia. En diálogo con Letra P, el vicepresidente de la comisión de Relaciones Exteriores ratificó el apoyo al anuncio oficial sobre la deuda, pero advierte que la oposición no tendrá el mismo espíritu cuando el Frente de Todos presente el proyecto que busca crear un impuesto extraordinario a las grandes riquezas

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

-¿Qué opina sobre la oferta a los bonistas?

 

-El Gobierno contaba con el apoyo y la facultad legal para hacerlo. Hablo de apoyo, porque el radicalismo se lo dio, para que el Ejecutivo pueda renegociar la deuda en el marco de las leyes vigentes. En ese aspecto le dimos las facultades que necesitaban y empoderamos al Presidente para que tuviera las mejores posibilidades de avanzar con esto. Hoy hizo su apuesta y le deseamos que tenga el nivel de aceptación para evitar el default, que perjudicaría a todos los argentinos. 

 

-¿Qué posición tienen sobre la un impuesto a las grandes fortunas?

 

-Todavía no sabemos de qué se trata, pero en este caso no empoderamos al Gobierno de ninguna manera. Necesitamos que funcione el Congreso para debatir esto.

 

-Pero sin conocer el proyecto, ¿la idea les parece interesante?

 

-No nos gustó la impronta porque es anticapital y antiempresa, cuando el capital y la empresa tienen un papel muy importante en este proceso. Vamos a actuar de un modo totalmente contrario a como actuamos con la deuda. Si bien empoderamos al Presidente para renegociar la deuda, para este tema no lo empoderamos para nada. 

 

 

-¿De qué modo van a plantear su posición?

 

-Lo queremos analizar en el Congreso y vamos a pedir un presupuesto básico. No vamos a tratar cambios tributarios si no van acompañados de una idea sobre cómo se van a gastar los recursos públicos, a donde irán, qué actividades piensan estimular y, por sobre todo, qué ahorro piensan hacer en el sector público. Vemos una impronta muy demagógica y muy atada al relato del kirchnerismo. 

 

-¿Qué condiciones debería reunir el proyecto para que lo acompañen?

 

-Han empezado hablando de cosas ridículas. Sostienen que afectaría a las grandes fortunas y que gravaría a mil personas que tienen por encima de tres millones de dólares. No sé donde estaría el país si sólo tuviera mil personas que tienen más de tres millones de dólares. Ese argumento es tan inconsistente y tan improvisado que nos preocupa. Por eso, hasta que no veamos el texto y no tengamos un borrador mínimo, no podemos discutir ninguna iniciativa de este tipo, menos con un elenco que ya se equivocó con una reacción parecida en 2008, con el aumento de las retenciones para las exportaciones del agro.

 

-¿Por qué lo compara con el campo?

 

-Esa vez buscaron equilibrar la pérdida de recaudación y decidieron que el dinero saliera del sector más dinámico de la Economía. Cerraron la economía, fueron por los dólares de quienes los producen y quitaron la producción. 

 

 

 

"(El Gobierno) Tiene que cambiar un chip de razonamiento: el motor de la recuperación es la empresa y el trabajador. El Estado no es el motor sino el que le pone el gasoil."

-¿Qué medidas imagina para el fin de la cuarentena?

 

-Las medidas estuvieron bien inspiradas y los resultados son buenos, pero creemos que tienen que empezar a pensar de otro modo. Cuentan con un equipo técnico muy solvente en términos sanitarios, pero tienen que abrir la cabeza sobre las actividades de la economía, sin perder la prudencia. Hay trabajos que se tienen que volver a desarrollar porque hay argentinos que los necesitan y porque es un perjuicio enorme para ellos y también para un Estado que no tiene ahorros, no tiene recursos y esta emitiendo para pagarle a gente que está parada por la cuarentena.

 

-¿Por qué hace hincapié en el aspecto económico?

 

-Nos estamos acercado al peligro de que se dispare la inflación. El país está más parado de lo que debería estar. En el interior hay actividades que se están desarrollando con cuidados sanitarios. En la situación en la que estamos, con la curva aplanada, el Gobierno cuenta con una sociedad solidaria y cooperativa y una oposición responsable que le permitirá dar algunos pasos en ese sentido. 

 

-Cambiemos pidió aumentar la ayuda social. ¿Cómo debería hacerlo?

 

-Tiene que cambiar un chip de razonamiento: el motor de la recuperación es la empresa y el trabajador. El Estado no es el motor sino el que le pone el gasoil. El Estado tiene que ser muy preciso en dónde va el dinero para recuperar el nivel de actividad y pagar los salarios que hay que pagar y mantener los puestos de trabajo. Yo diría que el eje tiene que ser invertir fortunas y partes sustanciales de su producto bruto interno en inyectarle plata a los que generan trabajo, para que se sigan generando actividades productivas. 

 

 

 

-¿Por qué le reclaman al Gobierno un cronograma de repatriación?

 

-El Gobierno hace un esfuerzo importante pero no suficiente. Tanto por tierra como por los puertos aéreos de Buenos Aires se podría ampliar el tráfico aéreo. Puede ser desde Santa Fe o Córdoba, porque también hay gente del interior que quiere volver. Hay que hacer algo más de lo que se está haciendo. Lo digo sin ánimo condenatorio y sin perder de vista la dificultad sanitaria.

 

-La repatriación no está frenada, sino en términos muy progresivos.

 

-Estamos de acuerdo con la progresividad: se tiene que aumentar la cuota de ingresos diarios y tienen que implementar un cronograma que le dé certidumbre a los viajeros. Esa información no la están dando y la ausencia de cronogramas aumentan la ansiedad y la angustia de los compatriotas que todavía no pudieron regresar.