X
La central obrera le propuso al Gobierno que se liberen colectivos, trenes y subtes para quienes continúan activos pese al aislamiento obligatorio. Impacto fiscal y alcance de la medida.
Por 25/03/2020 10:13

La incorporación de la Confederación General del Trabajo (CGT) a la mesa de consultas y decisiones para afrontar la crisis abierta por la pandemia de coronavirus activó a los sindicalistas no solo por lo que los involucra sectorialemente sino también porque saben que ahora tienen más capacidad de ser escuchados. Al mismo tiempo, el Gobierno capitaliza el diálogo con la central a través de los posicionamientos públicos de los sindicalistas. En este marco, la central sindical le pidió al Gobierno la gratuidad del transporte para todos aquellos trabajadores de servicios esenciales que, aun en cuarentena obligatoria, continúan con sus tareas.

“Valoramos positivamente el plan de acción y los protocolos desarrollados por el Ministerio de Salud para contener la epidemia”, sostuvo el Consejo Directivo de la CGT en un comunicado difundido esta semana con el que se comprometió a facilitar la infraestructura sanitaria, incluidas unas 4.100 camas en hoteles sindicales, la segunda en importancia detrás de la estatal.

Los gestos de la central encontraron un ida y vuelta al calor de la crisis y se fijaron interlocutores para coordinar los movimientos durante los próximos días. José Luis Lingeri, el principal cerebro de las obras sociales, y el propio ministro de Salud, Ginés González García, personifican el acuerdo pero no son el único canal de contacto.

 

 

En los últimos días, la cúpula de la CGT les llevó a los ministros Claudio Moroni (Trabajo) y Mario Meoni (Transporte) la propuesta de que todos los trabajadores que integran los servicios esenciales, aquellos que continúan prestando servicios pese a la cuarentena ordenada por el Gobierno, no paguen boletos en el transporte público.

“La realidad es que los colectivos están circulando con muy pocas personas, así que estamos hablando de un monto insignificante para las empresas y para lo que debería solventar el Estado”, señaló Daer a LetraP. El dirigente resaltó el impacto que tendría en los sectores que siguen funcionando y que, en su mayoría, están vinculados a la atención de la emergencia.

“Imagínese que para los compañeros que siguen trabajando sería un alivio importante, además de un gesto de reconocimiento”, señaló el secretario general de la CGT.

Los detalles y alcances de la medida todavía están en discusión, dado que no está claro si se aplicaría en la zona metropolitana, donde se concentra la mayor cantidad de trabajadores del país, o en todo el país, lo que implicaría una negociación con los gobernadores y podría demorar la aplicación.

De concretarse, la medida se incorporaría a la batería de anuncios oficiales tendientes a alivianar la situación frente a la incógnita sobre cuánto impactará el parate económico producto de la pandemia, y que este lunes incluyó la decisión de pagar un bono de 10.000 pesos a más de 3,6 millones de monotributistas.