X

Perotti, conducción y centralidad en la pandemia

El desastre le cambió el tono al gobernador de Santa Fe. Modificó rutina y agenda. Lidera todas las reuniones, encabeza operativos, reúne expertos y convoca a opositores. Hace base en La Casa Gris.

El desastre le cambió el tono al gobernador de Santa Fe. Modificó rutina y agenda. Lidera todas las reuniones, encabeza operativos, reúne expertos y convoca a opositores. Hace base en La Casa Gris.

Por 18/03/2020 12:51

“¿Arranca o no arranca?”. Los opositores al gobernador Omar Perotti, y algunos oficialistas también, se permitían recordar off the record aquella publicidad de bujías para analizar el inicio de gestión del rafaelino. Lo notaban timorato, dubitativo, con falta de impronta. Pero la crisis que desató la pandemia de coronavirus puso al exsenador nacional en otro lugar. Visiblemente más cómodo, el titular de la Casa Gris se puso al frente del operativo, conduce, abre el juego a sus adversarios socialistas y mantiene línea directa con la Casa Rosada.

 

 

Crisis, sinónimo de oportunidad. Ese parece ser el mantra del mandatario santafesino. Perotti alteró sus rutinas y modificó la agenda desde que la enfermedad se transformó en pandemia. Subsumió todas las actividades de su gobierno al coronavirus y alcanzó una centralidad que no tenía o directamente esquivaba. “Un problema así te come la agenda”, resumió a Letra P un funcionario de primera línea.

Aun así, con las dificultades del caso, Perotti concentró toda la respuesta del Estado provincial. “Esto es una ola, o la pasás por arriba o te pasa por encima”, grafica la misma fuente. Dosifica lo específico entre el ministro de Salud Carlos Parola y la secretaria del área Sonia Martorano y hace base en Santa Fe, la ciudad capital, donde cada día arranca con una conferencia de prensa bien tempranera. En las últimas horas, reasignó personal y robusteció, tras unas primeras fallas, el área de Comunicación.

 

 

No descuida Rosario, pero allí hace base principalmente la vicegobernadora Alejandra Rodenas. No obstante, mantiene una comunicación permanente con Pablo Javkin, el intendente de la ciudad más grande de la provincia. Le respeta y reconoce al Frente Progresista su largamente elogiada Salud Pública y confía en ella, tanto como para convocar este lunes a exministros socialistas de las gestiones Bonfatti y Lifschitz. Lidera todas las reuniones que se hacen en la Casa Gris, su base de operaciones, y trata, una vez que Nación anuncia nuevas medidas, de bajarlas y adaptarlas rápidamente al territorio santafesino.

La diaria de todos los ministerios quedó subsumida al coronavirus. “Sí o sí, por un lado u otro, nos pega a todos”, blanquea un funcionario nacido en Rosario. Gobierno, Salud, Transporte, Hacienda, Seguridad, todas las áreas del Ejecutivo están afectadas por la pandemia. El único que cometió un error no forzado fue Marcelo Sain, que se ganó el rechazo del arco opositor tras chicanear y agredir a la intendenta de Ceres Alejandra Dupouy, quien le había pedido que envié policías a la localidad a fin de garantizar la cuarentena total que dispuso el gobierno provincial.

 

 

Santa Fe, tercera provincia del país, tiene un sector productivo muy fuerte y una clase media alta considerable. El gobernador, estimó en ese sentido, que unas 12 mil personas volvieron del exterior solo en marzo. Con la misma dureza que evidenció Fernández, Perotti exhortó a los santafesinos a denunciar a quienes violen la cuarentena obligatoria.

Por otro lado, el rafaelino espera que Nación le entregue a la provincia una suma considerable de los 1.700 millones de pesos correspondientes a un fondo especial. En ese sentido, Perotti pretende establecer a la brevedad dos centros de identificación de muestras, uno en Santa Fe y otro en Rosario, para que el Instituto Malbrán no se vea desbordado.

 

 

No le da la trascendencia de la semana pasada, pero Perotti todavía espera un gesto de la Legislatura, de la Cámara de Diputados que lidera el socialista Miguel Lifschitz. Su tan ansiada Ley de Necesidad y Urgencia tuvo media sanción del Senado y, de no mediar inconvenientes, será tratada este jueves por la mayoría progresista. “Para nosotros es urgente, pero ya no hay que poner todos los esfuerzos, hicimos todo lo que teníamos que hacer”, pondera el perottismo. Con la agenda en otro lado y las necesidades en extremo, el Ejecutivo apuesta a la “responsabilidad política” de radicales y socialistas. Como reveló Letra P, el mandatario y su antecesor retomaron el contacto tras semanas de tensión. En las últimas horas Perotti dio otro paso clave: habló por teléfono con su antecesor y le pidió que lo acompañe en la sanción del proyecto de emergencia que –sostiene– es una herramienta clave para hacer frente a la pandemia.