13|6|2022

Gestión, elecciones y rosca legislativa, tres riesgos sobre la mesa para Perotti

15 de diciembre de 2020

15 de diciembre de 2020

La Casa Gris admite que no saldrá "indemne" del escándalo que persigue a Traferri. El senador conserva la llave del poroteo en el Senado y dispara fuego amigo. 

El Traferrigate empieza a poner en negro sobre blanco los riesgos que supone para el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti. Riesgos políticos, legislativos y de gestión. El gabinete que lo rodea ya tiene claro que será imposible salir “indemne” del asunto, como admitió un funcionario de primera línea. Por otra parte, el rafaelino se somete a otra dificultad, que es política, y es la de embarrar aún más su malograda agenda legislativa. Aún con tres bloques peronistas en el Senado, la Casa Gris tendrá que sostener un vínculo con Armando Traferri para avanzar en su programa de gobierno pese a las acusaciones en su contra de formar parte de una red de juego clandestino.

 

“No le estamos metiendo fuego a esto, estamos hipertranquilos”, le juró y perjuró a Letra P un integrante de la mesa chica de Perotti. El gobernador ya dijo escuetamente lo que pensaba y la estrategia del Ejecutivo de ahora en más es correrse y dejar en el centro de la escena a los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra en su avance judicial contra Traferri.

 

Tiene sentido. Aún con el pedido presentado este martes por los fiscales para que el Senado lo aparte de su inmunidad parlamentaria, el legislador sanlorencino sigue teniendo la llave para anudar los acuerdos que permitan sumar los votos necesarios para conseguir leyes en la Cámara Alta.

 

Fuego, amigo

La Casa Gris admite off the record que se verá salpicada por el escándalo. “Nos va a pegar donde más nos duele, en la gestión”, dijo la fuente consultada por este medio. Con una pandemia en el lomo y encuestas que dan cuenta de una caída en su imagen positiva, el gobernador no puede darse el lujo de seguir perdiendo fortaleza. En este sentido, Traferri no contribuyó demasiado.

 

Este lunes, en rueda de prensa, el senador peronista rechazó las imputaciones de la fiscalía, y apuntó al ministro de Seguridad Marcelo Sain, no solo como autor intelectual de la causa judicial sino como responsable de “una operación de inteligencia”. Pero también se hizo tiempo para hablar del gobernador y de poner en duda en vísperas de un año electoral el futuro del justicialismo en la provincia, cuya unidad demandó años zurcir hasta 2019.

 

“A Perotti lo subimos nosotros”, lanzó Traferri y dejó en claro que se siente accionista mayoritario del arribo del gobernador a la Casa Gris. “Lo llevamos a caminar por nuestros departamentos. Alcides Calvo en Rafaela sacó 15.000 votos más que Omar. En general, Perotti sacó menos votos que todos nosotros", agregó.

 

Como si fuera poco, planteó sus dudas sobre el horizonte de la gestión provincial en seguridad, en obra pública, en medio ambiente y en trabajo y, por encima de todo, clavó una espina en el nervio electoral del oficialismo: “Así el peronismo no tiene destino en 2021”.

 

Fracturados

Perotti ya tiene su presupuesto 2021 bajo el brazo y espera que la Legislatura avance con un plan de conectividad para toda la provincia y, en menor medida, con la reforma policial que ideó Sain. Pero ahora, en el medio del embrollo, la cosa se le complicará. ¿Cómo se retomará la agenda legislativa? Es una pregunta que no tiene respuestas por estas horas.

 

Si bien Perotti tiene su cuaterno de senadores más oficialistas (Lewandoski, Calvo, Castelló y Kaufmann), lo cierto es que para todos los proyectos de su interés la Casa Gris tuvo que verse las caras con Traferri y compañía. Así pasó con el presupuesto, donde hasta último momento el senador hizo parir al secretario Marcos Corach y los ministros Walter Agosto y Rubén Michlig.

 

Y esa situación, pese al desmembramiento del bloque, no va a cambiar mucho en términos de rosca. Los integrantes de “Lealtad” no definieron autoridades, pero se mostrarán como espadas de Perotti. Por otro lado, como reveló Letra P, Eduardo Rosconi y Cristina Berra (la única mujer del Senado) armaron un tercer bloque, pero pueden acoplarse a los mosqueteros antes de fin de año.

 

Poroteemos

De ahora en más, Perotti necesitará de una eventual mayoría de diez de 19 senadores para ver aprobadas leyes de su interés. Con el voto fiel de los seis mencionados, no le va a quedar otra que salir a buscar bondades afuera.

 

Los radicales Hugo Rasetto y Leonardo Diana conforman un bloque de dos  que no querrá enfrentar a ciegas al Ejecutivo. Pero tampoco alcanzan y Perotti se verá obligado a negociar con el bloque de Traferri. O eventualmente con el grupo de cinco que conduce el cacique UCR Felipe Michlig,  quien de todos modos tiene un entendimiento más que sólido con su par de San Lorenzo. Cuando Letra P le consultó al oficialista Kaufmann sobre las eventuales dificultades, el norteño admitió: "Va a ser complejo".