X

Dos senadores se abrieron del bloque mayoritario de la UCR para darle "gobernabilidad" al rafaelino. Se abren de los correligionarios que "juegan la interna del PJ". El rol de Traferri, el trasfondo.

Por 21/12/2019 10:24

La disputa entre el gobernador Omar Perotti y los senadores díscolos encabezados por Armando Traferri derivó por carácter transitivo en un quiebre en el bloque radical de la Cámara Alta santafesina. Los legisladores Hugo Rasetto y el debutante Leonardo Diana armaron el bloque UCR Unión Santafesina y se enfrentaron así con la postura de sus pares ucerreístas, liderados por Felipe Michlig, por considerar que afectan la “gobernabilidad” de la provincia.

 

 

En la sesión preparatoria del Senado, Michlig y Traferri fueron acusados por el PJ Marcelo Lewandowski de conformar una “sociedad” junto al exgobernador Miguel Lifschitz y ostentar una “mayoría automática” dispuesta a ponerle palos en la rueda al flamante gobierno de Perotti.

Por ese motivo, el bloque peronista quedó en efecto partido en dos, pese a que en los papeles, en lo formal, los doce justicialistas siguen todos bajo el ala del mismo bloque. Seis de un lado y seis del otro. Seis que se definen perottistas y seis que tienen cero diálogo con el mandatario rafaelino.

 

 

El enfrentamiento entre el gobernador y el cacique sanlorencino también detonó hacia dentro de las filas del radicalismo progresista.  “Tienen una actitud política que no nos representa”, les reprochó Rasetto en contacto con Letra P.

El senador oriundo del Departamento Iriondo renovó mandato bajo el sello Cambiemos y es ladero del diputado provincial Julián Galdeano. Diana, en tanto, proviene de otro sector de la UCR, Radicales Libres, vinculado al javkinismo.

 

 

“No quisiera opinar lo que hacen otros, pero hay que asegurar la gobernabilidad en una coyuntura económica financiera muy dramática”, planteó Rasetto, al tiempo que remarcó que el gobierno provincial están dando sus “primeros pasos”.

“No somos únicamente opositores, convivimos todos en este barco que es la provincia, sé que soy opositor, mi misión como radical es volver al gobierno, pero no tengo que combatir al gobierno para que tenga un mal gobierno, no es así”, ahondó Rasetto.

Para el senador de Iriondo, el radicalismo terminó “jugando la interna del PJ” y quedó “enganchado” a una pelea “que ni siquiera sabe cuál es”. Para Rasetto, Michlig y todos los senadores radicales deberían entablar un “puente de dialogo institucional” con Perotti. Lo planteé hace dos meses”, cerró.