09|1|2022

Perotti aísla a Traferri y traza la línea: "Corrupción o decencia"

08 de diciembre de 2020

08 de diciembre de 2020

Una denuncia liga al senador del PJ con una red de juego ilegal. El gobernador defiende el trabajo de los fiscales, que puede resetear el mapa político. 

El ámbito político en Santa Fe arde, pero el gobernador Omar Perotti quiere ir a fondo. No le preocupa verse envuelto en una interna del PJ que se lleve puesto a cualquiera. Avala con los ojos cerrados la investigación judicial que compromete al senador Armando Traferri como presunto organizador de una red de casinos clandestinos en la provincia que alimentaba el financiamiento de campañas políticas. Tampoco le inquieta que el legislador sanlorencino haya puesto a la vicegobernadora Alejandra Rodenas como su compañera de fórmula.

 

La bomba detonó el viernes. Gustavo Ponce Asahad es un exfiscal rosarino que se reconoció corrupto en el marco de una causa por juego ilegal. Recibía coimas del capitalista del juego Leonardo Peiti. Junto a él, en la misma investigación, cayó el jefe de los fiscales de Rosario, Patricio Serjal. En el filo del fin de semana largo, Ponce, que está preso desde agosto, aseguró que quien lideraba la organización era el propio Traferri.

 

En medio de la tormenta política, el rafaelino le dio este lunes a Infobae un on the record de alto voltaje. Solapado, en el medio de una columna de opinión, la periodista y exdirigenta del PJ María Herminia Grande coló la opinión de Perotti sobre el escándalo que sacude a la política santafesina.

 

“Que le toque a quien le toque”, defiende Perotti, aún a riesgo de que se genere un tembladeral en el PJ de Santa Fe. El gobernador fundó su gestión el día que denunció un “pacto de gobernabilidad” del gobierno con el delito. No dio nombres en ese momento, los análisis apuntaron al socialismo, nadie pensó que parte del PJ se vería alcanzado.

 

“Ahora tal vez entiendan el sentido del discurso que expresé al asumir en diciembre del año pasado. Duermo tranquilo. Santa Fe tiene una historia de calidad institucional que merece recuperarse. Esto no es una interna del justicialismo. Es corrupción versus decencia”, sostuvo el mandatario.

 

Ni siquiera hizo falta que mencionara a Traferri. Para Perotti lo que testimonió el exfiscal Gustavo Ponce Asahad es “corrupción”. Le sirve al gobernador para crear un relato, para ponerse del lado de la “decencia” y enviar a la vereda de enfrente a todo aquel que piense lo contrario.

 

Luego de la victoria electoral, la relación de Perotti y Traferri fue tormentosa desde el vamos. Incluso desde antes de la asunción del gobernador. Hay desconfianza mutua y formas distintas de entender la política. Dos semanas antes del bombazo de Ponce, el senador le asestó, junto a legisladores de diversos partidos, un golpe de gracia al ministro de Seguridad Marcelo Sain. Ahí empezaron las versiones de ruptura de bloque en el Senado peronista, entre los oficialistas y los traferristas. Y ahora esto.

 

“Para lograr seguridad hay que cortar los vínculos con el delito. Esto será una divisoria de aguas brava y dura, entre propios y extraños. No vine para que las cosas queden igual. Voy hasta el hueso”, prometió Perotti, en un tono que pocas veces se le vio en la gestión.

 

Perotti, con sus dichos, también se sube al discurso de Sain. Desde el vamos, el criminólogo se enfrentó a Traferri, que quería otra persona en el área más caliente de la provincia. Para Sain, el senador es parte de la “derecha conservadora vinculada al narcotráfico” que operó en la provincia en los últimos años. Perotti banca a Sain sin chistar, por si hacía falta confirmarlo.

 

Párrafo aparte para la situación de Rodenas. La vicegobernadora no sale del silencio. Dio muy pocas entrevistas en el año, se esforzó por concentrarse en las virtudes de la gestión y evitó quedar en el medio del fuego cruzado entre su compañero de fórmula y su jefe político. ¿Cómo se moverá ahora?

 

Tras el feriado sinfín, la política santafesina se despertará este miércoles. El presidente de la Cámara de Diputados Miguel Lifschitz convocó para el mediodía a todos los presidentes de bloque, les entregará copias de la audiencia de Ponce Asahad, material que ya se filtró a medios vinculados al PJ. Después, se verá cómo proceden. Mismo caso para Rodenas, que recibió las copias más tarde que el socialista.

 

Traferri, en tanto, negó las acusaciones y prometió responder las durísimas acusaciones a través de un escrito.