SEMANA SANTA FE

Unido, movilizado y paritario

El PJ resolvió su puzzle antes de la elección interna. Primó la unión para fortalecerse y apuntalar a Perotti. Cobraron todos y todas. Ganan Rossi y Rodenas.

Un rompecabezas de ocho piezas de diversos tamaños y formas resolvió el Partido Justicialista de Santa Fe para darle continuidad a su eslogan preferido: “La unidad en la diversidad”. El PJ quedará sin fisuras en el nuevo proceso electoral interno y el 20 de diciembre volverá a coronar al diputado provincial Ricardo Olivera como líder. Nadie quedó afuera en la arquitectura de la lista. Algunos sectores tuvieron más reconocimiento que otros, pero todos fueron contenidos.
 

 

Por Olivera pidió expresamente Omar Perotti. El gobernador no quiso ser ungido; dio un paso al costado, pero jugó su ficha por el legislador amante del rock. Respetado por todos los sectores, cultor al mango del diálogo, renovará la permanencia en el sillón por otro período.

 

Las tribus respetaron el pedido del rafaelino y dijeron “hasta acá”. Perotti conduce la gestión, pero el partido es otra cosa y requiere amplitud. Ese fue el análisis. Pese a intentos de última hora de la Casa Gris, el armado se propuso contener a todos y a todas.

 

 

 

La “alianza táctica” que ensayaron la Corriente de la Militancia, el espacio que lidera el ministro Agustín Rossi, y Nuevo Espacio Santafesino (NES), conducido por la vicegobernadora Alejandra Rodenas y el senador Armando Traferri, convirtió a ambos en ganadores del cierre de lista.

 

El rossismo se quedó con la vicepresidencia de la mano de la concejala rosarina Norma López y el NES tomó la vicepresidencia primera en la figura del senador Rubén Pirola. Más abajo, se anotó el sector que conduce la ministra nacional María Eugenia Bielsa, que coló la vicepresidencia segunda de la mano de la ministra provincial Silvina Frana. El Movimiento Evita también tomó vuelo y uno de sus referentes, el edil de Rosario Eduardo Toniolli, se alzó con la secretaría general.

 

 

 

Para evitar la diáspora de otras tribus, tal como adelantó Letra P, se crearon tres secretarías, una suerte de mesa de acción política. En ese trío, la senadora María de los Ángeles Sacnun, enrolada en el Instituto Patria, metió a la concejala de Villa Cañás Mery Criado; el diputado provincial Luis Rubeo tendrá su lugar y cierra La Cámpora, de la mano de la concejala rosarina Marina Magnani.

 

Ordenado, prolijo y respetuoso de la Ley de Paridad que ya rige en Santa Fe, el peronismo encontró un equilibrio político que no abunda en la gestión. Ahora, el objetivo será delinear un partido movilizado, que cobije a todas las miradas y apuntale a Perotti; que se haga cargo, en parte, del principal reproche puertas adentro que recibe el gobernador.

 

 

 

Hacia adelante, el PJ mirará con atención los movimientos ministeriales que adelantó el mandatario. Ante este esquema de unidad sólida, ¿el gobernador se recostará más sobre el partido? ¿Abrirá el juego, tal como le demandan los diversos sectores? ¿Consultará?

 

Más allá en el tiempo, ¿cuán envalentonados estarán Rossi y Rodenas, en principio, de cara al cierre electoral del año que viene? ¿Se pondrán más exigentes dentro de la coalición de gobierno? Preguntas sin respuestas, por ahora.

 

Martín Yeza y Gabriel Vega luego de la asamblea del PRO.
El gobernador Maximiliano Pullaro y el funcionario Julián Galdeano en épocas de campaña, antes de asumir al mando de la Casa Gris.

También te puede interesar