X

Pese a que nunca abundó el feeling, designaron interlocutores y armaron una mesa de diálogo. Buscan sostener la receta de unidad en la diversidad.

Por 13/10/2020 19:20

Con el objetivo de delinear un PJ “participativo y movilizado” en 2021, el Nuevo Espacio Santafesino (NES), que lidera la vicegobernadora Alejandra Rodenas, y la Corriente de la Militancia, que conduce el ministro Agustín Rossi, arrancaron una ronda de diálogo. Las charlas entre ambos espacios empezaron hace unas semanas. Del lado del “Chivo”, encabeza su hermano Alejandro, exprecandidato a intendente de Santa Fe, mientras que del otro lado tributa el senador Armando Traferri.

 

 

Según pudo reconstruir Letra P, el objetivo de ambas corrientes es meramente político. Ponen la mirada fina en las elecciones del año que viene y en la necesidad de que el peronismo santafesino no pierda de vista la receta de “unidad en la diversidad” que tanto buenos resultados le dio a la hora de ponerlo a Omar Perotti en la poltrona más pesada de la Casa Gris.

Por lo pronto, el diálogo no es sobre el Ejecutivo que conduce el rafaelino. Los rossistas se definen “defensores del gobierno, pase lo que pase”, pero leen –entre los dos sectores– que hay que “agarrar las cosas a tiempo” y evitar fracturas internas indeseadas. Se encontraron con miradas similares sobre la coyuntura, de Santa Fe y también del mapa político nacional.

 

 

Rossi y Rodenas forjaron una relación personal muy sólida en 2017. En aquella PASO que los enfrentó, el “Chivo” le ganó con claridad a la exjueza. Pese a haber perdido la general ante la -por ese entonces- tromba Cambiemos, el dúo puso una piedra basal para el después.

El ministro fue jefe de bloque del Frente para la Victoria en el Congreso y Rodenas eligió armar un monobloque del NES, pero ambos mantuvieron un vínculo fluido y sólido durante el tiempo que compartieron en la Cámara baja.

 

 

En términos de sectores, en cambio, nunca abundó el feeling entre los y las laderas de Rossi y el bloque de senadores que rodea a Rodenas. Pero la cosa se modificó a raíz de cónclaves recientes.

Fuentes de ambas tribus le aseguraron a Letra P que “no es cuestión de excluir a nadie”, sino de dar el “primer paso” para fortalecer las relaciones internas dentro del PJ provincial. “Abrir un espacio de debate y discusión”.

 

 

El presidente actual del PJ es el diputado Ricardo Olivera, quien tomó las riendas cuando las papas quemaban, en 2016. Con sello de orfebre, unió todas las piezas de un rompecabezas difícil de ensamblar. El cierre de listas para un nuevo mandato será el 6 de noviembre y las elecciones internas están previstas para el 20 de diciembre.