PLAN 2023

Bienvenido a la jungla: Larreta, apuesta de riesgo y Operación Derrota

El porteño jugó una ficha en Río Cuarto. El Gobierno se coló en la victoria peronista y operó para mostrar el tropiezo del aspirante a presidenciable.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, respaldó al candidato de Juntos por el Cambio (JxC) en Río Cuarto, el radical Gabriel Abrile, en su pelea con el candidato oficialista, el peronista Juan Manuel Llamosas. Apostó, moderadamente, y perdió. El combo del peronismo unido y la maquinaria de la Casa Rosada para acompañar a Llamosas le dieron una victoria al Frente de Todos (FdT) de más de ocho puntos de ventaja sobre JxC. El primer test electoral de 2020 tuvo doble bautismo para la oposición: el de JxC en unidad tras la derrota de 2019 y el de Rodríguez Larreta jugando en terreno nacional.

 

La elección de Río Cuarto, con un padrón de 136 mil votos, se convirtió en una batalla nacional. El gobierno de Alberto Fernández trabajó para generar ese escenario y anotarse una victoria electoral en un año políticamente inestable para el oficialismo. En la previa, la Casa Rosada acompañó a Llamosas políticamente, como a nivel gestión. El Gobierno graficó ese respaldo explícito con la presencia en el festejo del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Eduardo de Pedro(Interior). Además, el Presidente coronó el apoyo mediante un saludo a Llamosas por videoconferencia.

 

En el larretismo le quitan dramatismo a la derrota de Abrile y se centran en la foto de unidad de Juntos por el Cambio, con el PRO, la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical (UCR) bajo una misma candidatura. También, hicieron llegar sus respaldos el senador nacional Martín Lousteau(UCR) y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich. El objetivo de la oposición -de mínima, conservador y escueto- era no aparecer dividida en la primera contienda. Mientras tanto, el Gobierno buscó recomponer lazos con Córdoba, tierra santa PRO en elecciones de cargos nacionales y el distrito que más sufrió el kirchnerismo, después de la Ciudad.

 

 

Bajo esa lógica se explica el respaldo oficial a Llamosas, a su vez aliado del gobernador Juan Schiaretti. "Hay allá tres compañeros que integran mi gabinete, que expresan nuestro compromiso con Río Cuarto y con Córdoba de cara al futuro. Estamos integrando y siendo parte de este triunfo que ha tenido hoy Juan Manuel", dijo Fernández en forma virtual este domingo por la noche.

 

Para Juntos por el Cambio, la derrota de Abrile no fue tan amarga. Tuvo una desventaja de más de ocho puntos. Es la mitad de la que sufrió el radicalismo en 2016, cuando perdió el control hegemónico de ese distrito por primera vez en 12 años y por segunda vez desde la recuperación democrática de 1983.

 

 

 

Rodríguez Larreta, como Bullrich y Lousteau, quedaron marcados como parte de la derrota y el Gobierno aprovechó el envión para enrostrarlo públicamente. Distintos miembros del Gobierno viralizaron el video que filmó el alcalde porteño en apoyo a radical Abrile. Fue una especie de bienvenida al terreno nacional: en plena disputa por la coparticipación y con las esquirlas del pase de responsabilidades por el velorio de Diego Armando Maradona aún flotando, asciende la tensión entre la Casa Rosada y la Jefatura de Gobierno.

 

El jefe de Gobierno no se recrimina el apoyo al candidato opositor de Rio Cuarto y sostiene que acompañará a cualquier candidato de Juntos por el Cambio "que exprese la unidad".

 

El gobernador Maximiliano Pullaro se esfuerza por seguir desde lejos el debate de la reforma constitucional.
El modelo de Javier Milei expulsa a las multinacionales

Las Más Leídas

También te puede interesar