23|1|2021

Fernández vs. Larreta, Episodio I

29 de noviembre de 2020

29 de noviembre de 2020

En un anticipo de la pelea que viene, el Presidente y el alcalde porteño convirtieron a Río Cuarto, un padrón de 136.000 votos, en una contienda nacional. 

La postergada elección municipal de Río Cuarto de este domingo tuvo la campaña más extensa de los últimos años. Estaba prevista para el 29 de marzo y fue postergada dos veces por la pandemia. Los cambios del cronograma no frenaron la competencia que comenzó hace ocho meses, pero el comicio de 136.000 electores se nacionalizó sobre el final, por dos factores inesperados: el involucramiento del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para respaldar al candidato radical Gabriel Abrile, que quedó segundo, y la decisión del presidente Alberto Fernández de sumarse en forma virtual al festejo y enviar al sur cordobés a tres de sus ministros para respaldar al reelecto intendente Juan Manuel Llamosas

 

"Hay allá tres compañeros que integran mi gabinete, que expresan nuestro compromiso con Río Cuarto y con Córdoba de cara al futuro. Estamos integrando y siendo parte de este triunfo que ha tenido hoy Juan Manuel", dijo Fernández en forma virtual este domingo por la noche. Lo hizo conectado desde la residencia de Olivos para participar del acto realizado en el búnker riocuartense donde estaban el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros del Interior, Eduardo de Pedro, y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. "Lo que quiero es que tengan la certeza de estar unidos, porque es la unidad la que nos llevó al triunfo del año pasado y es la unidad lo que le peritió a Juan Manuel resultar victorioso", arengó el Presidente en el primer gesto electoral que realiza desde que asumió. 

 

 

 

En el escenario montado en el club Estudiantes de Río Cuarto, junto a los tres ministros estaba la primera plana del schiarettismo: Llamosas, el vicegobernador Manuel Calvo y una diputada y un diputado nacionales de Córdoba Federal que juegan de locales en esa ciudad: Claudia Márquez y Carlos Gutiérrez, dos delegados del gobernador Juan Schiaretti, el único que no participó del acto de festejo nisiquiera en forma virtual. "El Gringo" se iba a conectar en forma remota, pero eligió llamar al jefe comunal reelecto apenas Abrile reconoció la derrota. 

 

Hasta el sábado, en el equipo de campaña de Hacemos por Córdoba, sólo esperaban a De Pedro. La conexión presidencial y los tres ministros busca sellar el acercamiento con Schiaretti, que comenzó el año pasado y es atendido en forma cotidiana por el jefe de la cartera de Interior. A principios de año, esa elección comunal aparecía en marzo y justificaba la continuidad de la cercanía que habían experimentado antes de las PASO de agosto y las generales de octubre. Con la movida de este domingo y la reelección de Llamosas, en la Casa Rosada apuestan a formalizar el vínculo y proyectarlo para el año que viene. 

 

 

 

Para Juntos por el Cambio, la derrota de Abrile no fue tan amarga. Tuvo una desventaja cercana a los siete puntos. Es la mitad de la que sufrió el radicalismo en 2016, cuando perdió el control hegemónico de ese distrito por primera vez en 12 años y por segunda vez desde la recuperación democrática de 1983.

 

La coalición opositora viene de un 2019 difícil en Córdoba: en octubre logró un amplio respaldo para la candidatura de Maricio Macri, que no alcanzó para sacarlo de la derrota nacional, pero, en mayo, sus socios no pudieron consensuar un candidato a gobernador, en una durísima interna entre los radicales Mario Negri y el entonces intendente de la Córdoba Capital, Ramón Mestre

 

La interminable campaña electoral de Río Cuarto también significó un experimento de unidad para radicales y macristas. El PRO cordobés es conducido por la senadora nacional Laura Rodríguez Machado y el video de Rodríguez Larreta para respaldar a Abrile es más que su intervención como referente nacional. El resultado de las urnas le quitó fuerza al mensaje que grabó desde la sede del Gobierno porteño y genera interrogantes sobre la necesidad de involucrarse en un territorio perdidoso. También es un tributo a ese proceso de armonización electoral en Córdoba que acordaron los socios de la alianza para controlar las internas feroces antes de que empeoren el año que viene. 

 

Como parte de ese gesto, también viajó Negri a respaldar a Abrile. Celebró que redujeron una desventaja que a principios de año era mucho más empinada. Al cierre de esta nota, en el búnker opositor también hablaban de la presencia de la titular del PRO, Patricia Bullrich, que, según pudo saber este portal, siguió de cerca la elección junto a Rodríguez Machado.