23|1|2021

¿Cómo sale Fernández de la pandemia?

23 de noviembre de 2020

23 de noviembre de 2020

Cinco analistas evalúan con Letra P el impacto en la imagen presidencial de las medidas que el Gobierno tomó para administrar la crisis sanitaria y económica. 

A menos de cuatro meses de asumir la Presidencia, Alberto Fernández debió tomar una decisión difícil ante el avance imparable del coronavirus: un aislamiento estricto para evitar el colapso sanitario. Si bien en un principio la medida fue apoyada por una gran parte de la población, las críticas y el malestar social no tardaron en llegar. A ocho meses del inicio de la cuarentena, cinco analistas evaluaron con Letra P cómo sale el jefe de Estado de la pandemia y el impacto que tuvieron en su imagen las medidas adoptadas. 

 

La consultora Martha Reale advirtió que la imagen de Presidente está en "una pendiente descendente" y aseguró que su figura terminó "debilitada" como consecuencia de una cuarentena prolongada. "No sale bien parado y así lo reflejan las encuestas", señaló.

 

 

 

No obstante, la mendocina reconoció que, a fines de marzo, el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) fue valorado por gran parte de la población, dato que también se reflejó en varios sondeos de opinión pública. De hecho, marcó un récord de imagen positiva al superar ampliamente el 70% de aprobación.

 

"En un principio, (la cuarentena) lo favoreció y tuvo niveles de credibilidad inéditos para un gobernante, pero hoy se le critica la extensión de la medida. A eso se le suma la crisis económica, que también golpeó su imagen", explicó la consultora.

 

En la misma sintonía, el politólogo Lucas Romero consideró que la pandemia fue "un obstáculo" para "la consolidación del liderazgo" de Alberto Fernández y opinó que su figura quedó "golpeada" luego de una cuarentena extensa.  A su entender, eso ocurrió por dos motivos: los malos resultados sanitarios y la crisis económica. 

 

"El Gobierno no tuvo éxito en la gestión sanitaria y encima tomó una medida tan restrictiva, como el aislamiento, que terminó impactando en la economía. El Estado tuvo que aumentar el gasto, con el ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) y el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), y ahora se ve obligado a ajustar", remarcó el director de la consultora Synopsis. 

 

Para Romero, el Gobierno sostuvo "con mucha épica el encierro" y terminó "abrazado" a una medida que "irremediablemente" la gente iba a cuestionar. "¿Para qué estuvimos tanto tiempo encerrados si, al final, los resultados no fueron buenos?", se preguntó.

 

 

 

En contraposición, la analista de opinión pública Analía Del Franco opinó que el balance de la gestión de Fernández en la pandemia es "positivo" y destacó la "velocidad" del Gobierno para asistir a los sectores más vulnerables. 

 

"Pese a las críticas que pueden hacerse sobre la extensión de la cuarentena, hay que destacar que el Gobierno evitó el desborde del sistema de salud y eso es un punto a favor muy fuerte para Fernández", analizó.

 

Asimismo, consideró que "hubo una reacción muy rápida" para asistir a los sectores más vulnerables de la sociedad y a las empresas, en referencia a los programas de ATP e IFE, y valoró el perfil "dialoguista y conciliador" de Fernández.

 

El consultor Gustavo Córdoba marcó un "cambio en el estilo de gestión" del Presidente desde que comenzó la pandemia hasta ahora. "En las últimas semanas, el Gobierno comenzó a buscar consensos antes de maniobrar para un lado o para el otro. Eso es una buena señal, porque genera un contexto de menos tensión política", evaluó. 

 

En este sentido, el director de la consultora Zuban-Córdoba celebró el diálogo entre el Gobierno y el Círculo Rojo para alcanzar acuerdos en medio de la crisis económica y ponderó el protagonismo que ganó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

 

"En las últimas semanas, el gabinete comenzó a tener una presencia mucho más dinámica. Ese es un cambio fundamental, porque le da otro volumen político al Gobierno. El Presidente es el director de esa maniobra", agregó. 

 

 

 

Por su parte, la consultora Florencia Filadoro también remarcó la "reacción rápida" del Gobierno para decretar una cuarentena que "permitiera fortalecer el sistema sanitario" ante el avance del virus y consideró que esa decisión "fortaleció" al Presidente.

 

"En abril, Fernández tenía una imagen positiva del 70% y mucha gente respaldó las medidas del Gobierno. El problema estuvo en la extensión del aislamiento. Eso provocó la caída en su imagen, aunque sigue teniendo un nivel alto de apoyo", marcó.

 

Pese al desgaste de la gestión de la pandemia y a los problemas económicos, Filadoro aseguró que el Presidente "conserva el respaldo" de una gran parte de la sociedad.