X

La oposición pedirá abrir nuevamente esa discusión. El Ejecutivo aclara que no hay negociación paralela. Hay cuatro lugares vacíos y sectores en pugna.

Por 18/11/2020 13:43

El envío del proyecto de Presupuesto 2021 que la administración de Axel Kicillof giró hace diez días a la Legislatura abre para la oposición una instancia de negociaciones paralelas durante las que espera un gesto del Ejecutivo. Puntualmente, Juntos por el Cambio (JxC) busca desde principio de año tener el control de cuatro bancas que están vacías en el directorio del Banco Provincia. A un lado y otro de la grieta se esmeran por aclarar que las designaciones no están atadas a la aprobación de la ley de leyes, pero el tema resurge con la envío del cálculo a la Legislatura, mientras las proyecciones de unos y otros para terminar de integrar el directorio de la banca pública provincial que desde principio de año funciona con el quórum mínimo son algo disímiles.

El directorio del Banco Provincia tiene ocho lugares, de los cuales cuatro están vacíos desde que Kicillof inició su gestión. Actualmente, forman parte del directorio Sebastián Galmarini, Juliana Di Tullio y Humberto Vivaldo por el oficialismo y Diego Rodrigo, por la oposición. Con el cambio de gobierno, dejaron el directorio los vidalistas Felipe Hughes, Carlos Pérez y Mario Biondi y el massista y hoy ministro de Transporte Mario Meoni.
 

 

Uno de los problemas por los que el directorio está incompleto radica en que Meoni había tomado su banca por la oposición, en un acuerdo que la entonces gobernadora María Eugenia Vidal había tejido con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Como no hubo un punto en común para determinar si el lugar de Meoni debería ser de la oposición o del oficialismo bajo el sello de Massa, las designaciones para 2020 quedaron en stand by. Pero esa duda ya fue superada: no habría un massista en las próximas designaciones, esa cuota está paga con Galmarini. Ahora, JxC vuelve a la carga aprovechando el envión que otorga la discusión por el presupuesto y ley fiscal provincial

“Nosotros queremos darle la herramienta -es decir, presupuesto- al gobernador, pero también queremos que se nos reconozca como oposición y en nuestro rol de contralor. El directorio del Banco Provincia hace un año que no tiene el control necesario”, dijo a Letra P un legislador de la oposición que estará al frente de la negociación con el Ejecutivo, haciendo tambalear aquella máxima de que Presupuesto y directorio del Bapro van por cuerdas separadas. 

Cerca de Kicillof aseguraron a Letra P que la ecuación del reparto de cargos debe ser igual a la de 2016, cuatro y cuatro. Y desestimaron vincular esa negociación con la de la ley de leyes: el presupuesto se discute técnica y políticamente en los términos del propio presupuesto y no hay otra discusión abierta, dijeron las fuentes. 

En el debut de la gestión Vidal había cuatro sillas del directorio del Bapro para el oficialismo y cuatro para la oposición. En el FdT emerge un problema: hay más aspirantes que lugares a repartir. Además, las designaciones se aprueban con acuerdo del Senado, donde Cambiemos tiene mayoría, lo que obliga al oficialismo a sentarse a negociar.

 



PARA TODOS.  Di Tullio, Galmarini y Vivaldo todavía tienen mandato. La renuncia de Meoni abriría un lugar para el oficialismo. Pero la administración de Kicillof ya tendría pedidos de intendentes y anota además algunos nombres más propios para suplir la vacancia que produjo el hoy ministro de Transporte de la Nación. 

El pedido de los intendentes peronistas podría ser evacuado con una designación en el directorio del Grupo Provincia, la entidad financiera de las empresas del banco. En la oposición sospechan que el Ejecutivo querrá otorgarles solo tres lugares (el del radical Diego Rodrigo y dos que defina el espacio) y quedarse con cinco sillas a repartir entre La Cámpora, el propio mandatario provincial y Massa. Eso parece difícil en virtud de la correlación de fuerzas en al Cámara que preside Verónica Magario

SILLA CON PODER. El directorio del Banco Provincia es quien autoriza o no las acciones que realiza el Banco, que van desde el otorgamiento de créditos a la Provincia, a municipios u otras dependencias, hasta el establecimiento de filiales tanto en el país como en el extranjero. Todo debe tener el visto bueno del directorio. Existe un acuerdo tácito y basado en la tradición de que la oposición debe tener la misma cantidad de directores o directoras que el oficialismo. En caso de empate en la aprobación de resoluciones, es el presidente del Banco (hoy Juan Quattromo) quien resuelve. 

Una silla en el directorio otorga mucho poder político. Es un reservorio para intendentes, en lo que significan, por ejemplo, cuestiones tangibles como instalar una sucursal del banco en el distrito que gobierna o un cajero móvil; o facilidades para la adquisición de créditos para programas de gobierno. Fundado en 1822, es el banco más antiguo del continente y en su página web se presenta como el más grande del país.