09|10|2021

Lejos del PJ, Massa ofrece al Frente Renovador como imán para disidentes

08 de octubre de 2020

08 de octubre de 2020

El presidente de la Cámara de Diputados rechaza la oferta para volver al partido y prefiere fortalecer su propio espacio. El 17 canta la marcha en la CGT.

Un “aeropuerto” en el que puedan aterrizar referentes de distintas expresiones políticas que no se sientan identificados con el peronismo pero que puedan adherir al gobierno del Frente de Todos (FdT). Con ese concepto trabaja Sergio Massa para ampliar el Frente Renovador y disputarle el centro moderado a Horacio Rodríguez Larreta de cara a las elecciones 2023.

 

Aunque el 17 cantará la marcha peronista junto al presidente Alberto Fernández en el acto que se celebrará en la Confederación General del Trabajo (CGT) por el Día de la Lealtad, Massa seguirá manteniendo distancia de la estructura orgánica del Partido Justicialista (PJ). “Voy a seguir con el Frente Renovador”, dice cuando le consultan si hay posibilidades de que acepte formar parte de la nueva conducción del PJ, que encabezará Fernández.

 

 

La invitación del PJ a Massa viene de larga data. La Mesa de Acción Política del partido le tendió puentes una y otra vez durante 2018 y 2019, mientras el peronismo ya conversaba por la unidad. Pero el ahora presidente de la Cámara de Diputados nunca aceptó el convite y se resistió a enviar representantes del Frente Renovador a los encuentros partidarios. Cuando, en 2018, Felipe Solá y Daniel Arroyo, todavía miembros del bloque massista en el Congreso, empezaron a participar de eventos que incluían al kirchnerismo, Massa se encargó de remarcar que lo hacían a título personal y no como enviados de él. Ya en mayo de 2019, cuando el acuerdo con el kirchnerismo estaba casi cerrado, Massa reunió al Frente Renovador en Parque Norte para mostrar volumen político.

 

“Nosotros tenemos nuestro propio partido”, es el mantra que repite el massismo, que se resiste a ser fagocitado por la estructura pejotista. Massa entiende que ese es su principal capital político y se encarga de alimentarlo. En la historia de desencuentros que tuvo con Cristina Fernández de Kirchner, el kirchnerismo aprendió a valorarle la decisión que tomó en 2013 de romper con el gobierno nacional, armar un partido propio, cerrar una lista y ganarle al oficialismo en la provincia de Buenos Aires.

 

Desde entonces, el Frente Renovador se deslizó por la avenida del medio con el aporte de peronistas, radicales, vecinalistas y dirigentes de partidos provinciales. Aunque reivindica su identidad justicialista, a ese esquema quiere volver. Ya asociado al kirchnerismo dentro del FdT, Massa cree que ese espacio debe salir a disputarle el centro a Rodríguez Larreta de cara a las elecciones 2023 y quién mejor que el Frente Renovador para hacerlo.

 

Aunque juega en tándem permanente con Máximo Kirchner y La Cámpora, Massa apuesta al juego moderado cada vez que tiene oportunidad. Agita el discurso más duro en materia de seguridad, enfrió el tratamiento de la reforma judicial que Cristina sacó con velocidad del Senado, reúne con frecuencia a la dirigencia propia y busca enfocarse en la agenda económica en lugar de sumergirse en disputas políticas más identificadas con el kirchnerismo.  

 

 

 

El objetivo es doble. Al convertir al Frente Renovador en una “pista de aterrizaje” para dirigentes que no tienen afinidad con el kirchnerismo, Massa busca ampliar el FdT y aumentar el volumen de su espacio en la coalición, donde se mide la relación de fuerzas con otros sectores que pisan fuerte, como el cristinismo, encarnado en La Cámpora.

 

El crecimiento interno servirá a la hora de disputar lugares en las listas legislativas, en 2021, pero también en 2023, cuando el espacio empiece a discutir si apuesta por la reelección de Fernández o busca otro candidato entre sus filas. Siguiendo esa línea, el retorno a la estructura del PJ no es buen negocio.

 

El 17, Massa participará de la celebración por el Día de la Lealtad, como lo hizo en 2018 en Tucumán, en aquel acto organizado por Juan Manzur para tratar de impulsar la unidad peronista. Como contó Letra P, el presidente de la Cámara de Diputados sentó a dos hombres de su confianza, Juan Manuel Cheppi y Raúl Pérez, a la mesa del FdT que planifica el evento. Habrá marcha y fervor peronista, pero, cuando el 20 de diciembre haya una nueva conformación del Consejo Nacional del partido, no habrá casilleros reservados para el massismo.